Las Pymes certificadas podrán tener importantes beneficios impositivos durante 2020

ECONOMÍA Por Heretz Nivel
Entre los beneficios más importantes que se han agregado se destacan el no pago de contribuciones patronales sobre el incremento salarial incorporado por el decreto 14/2020 y la aplicación de la alícuota reducida del 18% para ciertos casos.
PYMES

Este año se inició con muchas novedades para las Pymes que cuentan con el certificado vigente y aquellas que puedan ponerse al día para solicitarlo.

Entre los beneficios más importantes que se han agregado, se destacan el no pago de contribuciones patronales sobre el incremento salarial incorporado por el decreto 14/2020 y la aplicación de la alícuota reducida del 18% para los empleadores y en el caso de aquellos encuadrados en los rubros Servicios o Comercio, cuando no superen el límite de ventas anuales para ser empresas categorizadas como medianas del Tramo II.

Las microempresas podrán gozar de la eximición de retenciones de IVA y Ganancias a los pagos electrónicos. Por otra parte, al igual que las pequeñas, tampoco pagarán sobretasa de impuestos a los débitos y créditos bancarios para retiro de efectivo por caja.

Así, las potenciales micro pymes y pequeñas empresas deberán realizar por sistema registral la caracterización, dado que solo será automática en caso de contar con el certificado vigente.

Entre los beneficios impositivos también se cuenta la suspensión de los embargos hasta el 31 de marzo, la Moratoria Fiscal para impuestos nacionales 2020, con posibilidad de entrar condicionalmente y sacar certificado PyMe hasta el 30 de abril.

Además habrá Moratorias Provinciales para PyMes certificadas. Por ejemplo, en Neuquén y Buenos Aires, entre otras. También gozarán alícuotas reducidas y estabilidad fiscal en distintas provincias, como Santa Fe, y se brindará acceso al financiamiento a través del Banco Provincia, a través del programa RePyME, de 4 líneas de créditos blandos. En la provincia de Buenos Aires, además, se impulsará el programa Arriba PyMes.

Cabe destacar que se continuará con beneficios que aún están vigentes desde el origen para aquellas empresas que cuenten con el Certificado Pyme. Entre ellos, diferimiento en el pago del Impuesto al Valor Agregado por 90 días (solo para micro y pequeñas); desgravación del derecho de exportación de servicios en el caso de micro y pequeñas empresas con un acumulado de 600 mil dólares anuales; Certificado de no retención de IVA con condiciones especiales; compensación del 100% de Impuesto a los débitos y créditos para micro y pequeñas, y del 60% para medianas tramo I del rubro industria. Asimismo, seguirán el acceso al financiamiento a través de SGR (sociedades de garantía recíproca) y los beneficios del BCRA para comercios, en acreditación de los montos de venta con tarjeta en un plazo menor al usual.

Pero, para acceder a todas estas ventajas, las firmas deben tramitar el Certificado Pyme. Sin embargo, hasta 2019, menos de la mitad contaban con esta documentación, según datos del Ministerio de Producción de la Nación.

A su vez, para poder gozar de los beneficios, deben encuadrarse dentro de los diferentes parámetros que el certificado establece por rubro de actividad, con el promedio de ventas de los últimos 3 ejercicios fiscales, detrayendo el 75% de las exportaciones.

De esta forma, dentro del ámbito de la construcción, son consideradas micro empresas aquellas que cuenten con ventas de hasta 15.230.000 pesos. En tanto, el tope para las pequeñas se ubica en 90.310.000. Mientras que en Mediana Tramo 1 el límite se encuentra en los 503.880.000 y en Mediana Tramo 2 ronda los 755.740.000.

En el sector de servicios, de acuerdo a sus ventas de los últimos 3 años, las categorías se consideran de la siguiente forma: Micro (8.500.000), Pequeña (50.950.000), Mediana Tramo 1 (425.170.000) y Mediana Tramo 2 (607.210.000).

En comercio, son evaluadas como Micro hasta 29.740.000 pesos. Pequeñas en 178.860.000, Mediana Tramo 1 en 1.502.750.000 y Mediana Tramo 2 en 2.146.810.000.

Mientras que en industria y minería la clasificación queda de la siguiente manera: Micro (26.540.000), Pequeña (190.410.000), Mediana tramo 1 (1.190.330.000) y Mediana tramo 2 (1.739.590.000).

Por último, en la actividad agropecuaria son Micro hasta 12.890.000, Pequeña en 48.480.000, Mediana tramo 1 en 345.430.000 y Mediana tramo 2 hasta 547.890.000 pesos.

La tabla de personal no ha sufrido modificaciones para 2020, así como tampoco el tope de los activos (193 millones de pesos).

Así las cosas, es muy importante que las pequeñas y medianas empresas tengan el certificado vigente antes del 30 de abril en forma definitiva para poder ingresar a la moratoria y no perderse de todos estos beneficios y los que puedan sumarse a futuro con una nueva Ley PyMe, que seguramente saldrá durante este año.

Para aquellas que aún no lo tienen, el 2020 será una gran oportunidad de hacer borrón y cuenta nueva, y poder entrar a la moratoria en forma condicional, que abrió el 17 de febrero y ponerse al dia con los incumplimientos que en muchos casos fueron el origen de la pérdida del certificado y/o la traba para la obtención.

Con información de www.ambito.com sobre una nota de Silvia Andrea Tedin

Te puede interesar