Llaryora empieza a jugar su propio mundial

POLÍTICA 19 de noviembre de 2022 Por Agencia de Noticias del Interior
Fd7PH7-WYAIZ0Bt?format=jpg&name=large

Después de su gira por los Estados Unidos, Martín Llaryora regresó este jueves a la ciudad de Córdoba y se metió de lleno en la etapa en la que deberá combinar la gestión capitalina con la campaña con la que buscará convertirse en el sucesor de Juan Schiaretti. Con la cabeza puesta en ese doble objetivo, el intendente solamente tendrá un parate alternado para ver los partidos del seleccionado argentino en el Mundial de Qatar, mientras centralizará su atención en su actividad como intendente y activará una serie de recorridos provinciales que arrancarán por el Área Metropolitana de Córdoba.

En la estrategia Llaryora Gobernador hay una parte que se empezará a desplegar a partir del año próximo. Sin embargo, habrá un trabajo sobre el territorio que Schiaretti irá preparando mientras transcurre el campeonato en el mundo de Qatar. El equipo que tiene como jefe al vicegobernador Manuel Calvo comenzará el rastrillaje sobre las 25 ciudades más importantes de la provincia que, incluyendo a Córdoba Capital, concentran al 70% de la población cordobesa. ¿Cuándo irá el intendente que quiere ser gobernador? Posiblemente durante febrero, luego de un recorrido veraniego por los festivales y las sierras cordobesas, que esperan un número récord de turistas en la primera temporada sin restricciones sanitarias desde 2020. Sin embargo, las obligaciones impuestas de la gestión evitan asegurar plazos y fechas. Serán momentos de aceitar la ingeniería y esperar que ningún otro error no forzado aparezca en el camino.

De la ciudad al Gran Córdoba y de las grandes ciudades a toda la provincia. Esa es la receta con la que el hombre elegido por Schiaretti buscará fortalecerse hasta convertirse en el nuevo inquilino de la oficina más importante del Centro Cívico mediterráneo.

En medio de todo, la mesa chica que rodea al gobernador y su candidato tiene una serie de ítems para resolver y el transcurrir del Mundial también ofrecerá los espacios para hacerlo. El más importante es fijar la fecha de las elecciones. “Lo van a decidir en diciembre”, aseguran en el círculo más chico del cordobesismo, a pesar de que ya existe un consenso para alejarla lo máximo posible de la contienda nacional. En primer lugar, para continuar con una tradición del peronismo cordobés que, como receta, busca privilegiar la discusión provincial por sobre el contexto nacional en el que le toca inscribirse. Además, porque Schiaretti sabe que una victoria tierra adentro le permitirá pararse de otro modo en el concierto nacional.

En las últimas semanas tomó fuerza la posibilidad de que la fecha elegida por el equipo de Gobierno fuera el domingo 30 de abril. La posibilidad, que fue reconocida en estricto off the record  por figuras oficialistas y opositoras, necesitaría una reforma electoral. La ley cordobesa establece que la elección del gobernador y vice debe realizarse, como mínimo, con 60 días de anticipación a la fecha de finalización del mandato y, como máximo, dentro de los 180 días de esa fecha. Es decir que para votar a finales de abril, el Ejecutivo provincial tendría que enviar un proyecto a la Legislatura que vuelva a modificar las obligaciones normativas a cumplimentar por quienes deben convocar al acto electoral.  

Algunas campanas dentro de la mesa estratégica advierten que la fecha trae consigo otro aspecto a tener en cuenta, el fin de semana largo que se completará con el feriado del 1° de mayo, uno de los inamovibles. “No solo que te exponés a la crítica opositora general, sino que vas a tener a la gente recaliente por cortarle al medio un fin de semana largo”, advierten, a la vez que reconocen que la fecha “es una posibilidad” y, en última instancia, podría correrse algunas semanas, hacia atrás o hacia adelante.

Mientras eso se define, la maniobra legislativa se da por sentada y abre otro tipo de especulaciones en torno a la reforma electoral que, bajo el paraguas de la fecha de las elecciones, habilite otros ítem en discusión que hoy incomodan a algunos tinglados oficialistas. El más destacado es la modificación para habilitar una re-reelección para intendentes y legisladores con más de dos mandatos sobre sus espaldas.

 

En el combo de decisiones, el cordobesismo deberá definir qué hará con las elecciones en la capital. Allí, donde todavía no hay candidaturas definidas, la discusión en torno a la mejor estrategia aún está abierta. “Hay que definirlo, pero si no se vota el mismo día, la provincia debería elegir antes, para después aprovechar la tracción del triunfo”, aseguran con confianza en el peronismo mediterráneo. Esa separación, aseguran, no debería llegar a los dos meses de distancia.

 Fuente: Letra P, sobre una nota de César PUCHETA

Te puede interesar