Habló Damián Bernarte, el intendente baleado en San Francisco

GN4EIMVIE5AQDIN3LVHZHOZHWA

El intendente de San Francisco, Damián “el Peta” Bernarte habló tras el ataque que sufrió el pasado 6 de noviembre. Esa madrugada de domingo, recibió un disparo en el abdomen por parte de atacantes desconocidos. Tras casi 10 días del hecho, utilizó sus redes para agradecer el apoyo de la sociedad.

El mandatario, que evoluciona favorablemente, destacó el apoyo de Martín Llaryora, del diputado Ignacio José Garcia Aresca y de Gustavo Klein, el concejal que lo asistió la noche que recibió el balazo. También agradeció el apoyo de sus familiares y amigos, y de la comunidad en general.


Por otra parte, pidió “prudencia y respeto”, y dejar “en manos de la justicia el esclarecimiento de lo sucedido”. Además, expresó: “Quiero decirles que lamento profundamente que este angustiante hecho haya puesto en vilo la tranquilidad de nuestra querida comunidad”.

EL MENSAJE COMPLETO DE DAMIÁN BERNARTE
Frente al triste episodio ocurrido hace poco más de una semana, encuentro necesario expresarme, en primer lugar, para hacer llegar mi enorme agradecimiento a todas las personas que me acompañaron y siguen haciéndolo.

En estos días difíciles, siempre tuve la plena confianza de que estaba en el mejor lugar y en las mejores manos. Infinitas gracias a todo el equipo del Hospital Iturraspe (médicos, directivos, enfermeros, personal de limpieza, administrativos, etc.) y al personal del servicio de emergencias que me atendió. Admiro profundamente el profesionalismo de todos y valoro con orgullo y emoción su calidez humana.

A mi familia y amigos, que desde ese instante estuvieron presentes y siguen cerca, acompañando y conteniendo.

A Gustavo Klein, por haber estado desde el primer momento, no solamente brindándome la asistencia médica (que fue fundamental), sino también por haber asumido con compromiso, lealtad y seriedad la enorme responsabilidad de ocuparse de la gestión mientras me recupero por completo.

A Martín Llaryora por la humanidad que demostró con mi familia en el peor de los momentos.

A Ignacio García Aresca, que estuvo esa misma madrugada acompañándonos.

 
También a nuestro increíble equipo de gestión. A cada uno de los funcionarios y funcionarias que durante estas horas han trabajado codo a codo para que las agendas programadas continúen con absoluta normalidad.

Es muy movilizador para mí saber que tantas personas hicieron llegar sus muestras de afecto. Sinceramente, estoy muy conmovido y agradecido con la cantidad de mensajes deseando mi pronta recuperación. Los he leído y escuchado a todos. Eso me reconforta y me da más fuerzas aún para continuar por este camino.

Quiero decirles que lamento profundamente que este angustiante hecho haya puesto en vilo la tranquilidad de nuestra querida comunidad. Soy absolutamente consciente de que esta situación alteró la vida institucional de la ciudad y es por eso que siento la necesidad de pedirle perdón a cada uno de los sanfrancisqueños y sanfrancisqueñas.

Y, de todo corazón, pedirles también, prudencia y respeto, dejando en manos de la justicia el esclarecimiento de lo sucedido.

En virtud del increíble trabajo de los médicos y médicas, del apoyo de mi familia y amigos, del equipo que me acompaña, y de los buenos deseos de tantas personas, es que hoy estoy juntando fuerzas para poder volver pronto, enfocándome en mi recuperación para seguir trabajando en lo que tanto me apasiona: el progreso de nuestra ciudad… ¡Con las ganas y el empuje de siempre!

La vida me dio una nueva oportunidad, y estoy más convencido que nunca de que este es el camino que quiero y debo seguir.

UN DETENIDO POR EL ATAQUE A BERNARTE
Por el ataque a Damián Bernarte detuvieron primero a un joven de 27 años, identificado como Renzo Lucato. Horas después, su padre, Carlos Lucato de 52 años, también fue detenido.

Sin embargo, el fiscal de delitos Complejos, Bernardo Alberione, ordenó la liberación de Renzo, al no contar -por el momento- con elementos para mantenerlo encerrado, según detalló el medio antes mencionado.

Por otra parte, el padre de este joven, Carlos Lucato (52), un reconocido odontólogo de la ciudad, seguirá detenido y se lo imputará por “homicidio en grado de tentativa”. Sin embargo, el sospechoso negó los hechos. Su casa fue allanada, su auto fue secuestrado pero el arma no aparece.

Fuente: Vía País

Te puede interesar