Dura carta de Amnistía Internacional a Alberto Fernández: “Los problemas de derechos humanos en Venezuela no se han disipado”

POLÍTICA Por Agencia de Noticias del Interior
4AV5MKTXKAVVGKKPZLIV4CT734

La organización humanitaria Amnistía Internacional le envió una dura carta a Alberto Fernández en la que observó con preocupación sus polémicas declaraciones sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela, luego de que el presidente argentino señalara ayer que “muchos” de los problemas vinculados a violaciones graves a los derechos humanos cometidos por el régimen de Nicolás Maduro “se han ido disipando con el tiempo”.

En un comunicado, Amnistía Internacional destacó que viene documentando desde hace años y denunciando la crisis y las violaciones masivas de derechos humanos en Venezuela. “Los crímenes de derecho internacional y las violaciones de derechos humanos, incluidas las detenciones arbitrarias por motivos políticos, la tortura, las ejecuciones extrajudiciales y el uso excesivo de la fuerza han sido sistemáticas y generalizadas, por lo que podrían constituir crímenes de lesa humanidad”, advirtió la respetada entidad.

Entre las consideraciones que incluye la carta, se destaca el párrafo que advierte: “Como miembro y presidente del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, Argentina no debería dejar duda sobre su compromiso con los derechos humanos, incluidos el derecho a la verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición de las víctimas. En particular, debe redoblar sus esfuerzos para exigir al gobierno de Venezuela que ponga fin a la política de represión; que permita que las y los defensores de los derechos humanos realicen su trabajo de forma segura; que permita el acceso pleno y sin restricciones a la Misión de Determinación de los Hechos sin más demora, y que invite a las Relatorías Especiales sobre ejecuciones extrajudiciales y sobre tortura y el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias, a visitar el país”.

“Instamos al gobierno de Argentina a que, en sus esfuerzos por apoyar una salida a la crisis en Venezuela, tenga presente la realidad que se vive en el país y se asegure de que la respuesta nacional y regional reconozca y priorice la situación de derechos humanos en Venezuela”, indica la misiva que se adjunta a continuación.

La contundente carta fue difundida luego de que el presidente manifestara una polémica frase en Casa Rosada, durante un encuentro oficial que compartió con su par de Ecuador, Guillermo Lasso, quien tuvo, luego, que tomar distancia de esas declaraciones.

“Pensamos que ha llegado el momento de hablar de Venezuela, que es un tema recurrente, y como primer paso la Argentina quiere volver a recuperar su vínculo diplomático pleno con Venezuela. Es un paso que estamos dando nosotros y que en verdad convoco a todos los países de América Latina a que lo revisemos, porque Venezuela ha pasado un momento difícil”, dijo el presidente argentino y agregó: “La Alta Comisionada de Derechos Humanos, mi querida Michelle Bachelet, tomó cartas en el asunto, intervino, ayudó, trabajó junto al Gobierno de Venezuela. Muchos de esos problemas se han ido disipando con el tiempo”.

Esas declaraciones derivaron en la carta que difundió AI, pero no se trató de la única crítica a las palabras de Fernández. Ayer, el senador estadounidense Marco Rubio, advirtió que en Argentina “reconocen al narco-dictador ilegítimo de Maduro”, y Human Rights Watch remarcó que Venezuela no volverá a “funcionar normalmente” si se “oculta la realidad”.

“Afirmar que los problemas en Venezuela están mermando es un grave diagnóstico para los derechos humanos. Argentina, en sus esfuerzos de apoyar una salida democrática de la crisis en ese país, debe tener presente la realidad que se vive bajo el gobierno de Nicolás Maduro y, en tanto autoridad que preside la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), tiene que liderar el camino para la región”, señaló Mariela Belski, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina.

En el comunicado, la organización internacional advirtió que la emergencia humanitaria compleja y la falta de acceso a derechos económicos y sociales para la gran mayoría de la población ha hecho que al menos 6 millones de personas hayan huido de Venezuela. Asimismo, la política de represión continúa, y existen mínimos avances para luchar contra la impunidad de manera adecuada, se indicó.

Problemas que persisten en Venezuela

Según los últimos datos citados por Amnistía Internacional de la ACNUR (la agencia de la ONU para los refugiados), hay más de 6 millones de personas refugiadas y migrantes de Venezuela en todo el mundo; más de 950.000 solicitantes de asilo de Venezuela en el mundo, alrededor de 7 millones de personas cuentan con diversos permisos de estadía en las Américas y más de 186.800 refugiados reconocidos procedentes de dicho país.

En 2021, Amnistía Internacional observó una escalada de la política represiva del gobierno: las personas defensoras de los derechos humanos y las y los trabajadores humanitarios fueron objeto de detenciones arbitrarias por motivos políticos.

Según el informe Represión calculada: Correlación entre las estigmatizaciones y las detenciones arbitrarias por motivos políticos en Venezuela:

• 3 de 4 veces que se difunden noticias que estigmatizan a grupos opositores, a los pocos días ocurren detenciones arbitrarias.

• Las personas que son detenidas son procesadas por delitos como terrorismo.

• Muchas de ellas sufren tortura.

A su vez, a pesar de varios compromisos asumidos, el gobierno de Venezuela ha seguido prohibiendo el acceso a los Procedimientos Especiales pertinentes y a la Misión de Determinación de los Hechos de la ONU.

Ante toda esta grave situación, Amnistía Internacional llamó a “investigar los crímenes de lesa humanidad, a evitar que queden impunes y refuerza el llamado a la Argentina de defender los derechos humanos en Venezuela y en la región”.

 

 

Con información de www.infobae.com

Te puede interesar