En el medio de la tensión por Vicentin, Diputados intentarán retomar las sesiones virtuales para proyectos consensuados

POLÍTICA Por Heretz Nivel
El oficialismo estaría dispuesto en esta primera prórroga de las sesiones a distancia no incluir propuestas que tensarían aún más la relación con la oposición. Economía del Conocimiento, ampliar la tarjeta SUBE a todo el país y la regulación de la modalidad de teletrabajo, son algunos de los temas sobre los que se intentará avanzar
PP7VNLLBHJBAZCZE767JN7BMGM

La intervención e idea de avanzar con la expropiación de Vicentin recrudeció la grieta entre el Gobierno y la oposición, sobre todo luego de un fin de semana de manifestaciones en los principales puntos del país en defensa de la propiedad privada. Sin embargo, esta semana la Cámara de Diputados buscará retomar las sesiones virtuales para avanzar con los temas que ya fueron consensuados. Desde Juntos por el Cambio rechazan la idea de tratar de manera remota la situación de la agroexportadora.

El titular de la Cámara Baja, Sergio Massa, acordó con los referentes de las bancas opositoras renovar el protocolo de sesiones mixtas -vencido el 13 de junio- que implica la presencia de algunos diputados en el recinto, y otros a través de conexiones telemáticas. El encuentro tuvo lugar el pasado jueves y participaron, Mario Negri (UCR), Cristian Ritondo (PRO), Maximiliano Ferraro (Coalición Cívica), Eduardo Bucca (Federal) y José Ramón (Unidad Para el Desarrollo); Máximo Kirchner se ausentó debido a que encontraba en aislamiento esperando el resultado del test -que dio negativo- ya que se había reunido días atrás con Martín Insaurralde.

Allí, los diputados que responden a Juntos por el Cambio dejaron en claro su postura de no avanzar con el tratamiento de temas que no hayan sido consensuados previamente. En concreto, el principal espacio opositor se niega a tratar de manera virtual la expropiación de Vicentin, el impuesto a la riqueza, o la reforma judicial, temas que son parte de la agenda oficial pero que aún no ingresaron al Congreso.

El oficialismo estaría dispuesto en esta primera prórroga de las sesiones a distancia no incluir propuestas que tensarían aún más la relación con la oposición, imaginando que más temprano que tarde se debatirán las iniciativas que Juntos por el Cambio rechaza. Si bien el proyecto de expropiación de Vicentin se prevé que ingrese por el Senado, la oposición busca evitar que pase a Diputados en el marco de sesiones remotas.

“Un debate de la envergadura de Vicentin no puede hacerse de forma remota. No se le puede retacear el uso de la palabra a nadie. Porque acá se debatirá la inconstitucionalidad de una medida, las consecuencias sobre la economía”, justificó días atrás Negri en declaraciones radiales donde insistió con que “este debate debe ser de forma presencial”.

Por su parte, Maximiliano Ferraro manifestó que “las sesiones virtuales solo pueden llevarse a cabo con proyectos que reúnan consenso. Los temas controversiales o de alta sensibilidad política son imposibles de tratar en forma remota”. “Es importante no cercenar el debate parlamentario y el espíritu del legislador”, remarcó el titular de la Coalición Cívica.

A diferencia de la Cámara Alta, el protocolo acordado entre los diputados no establece límites a los temas aunque el acuerdo político de fondo es evitar iniciativas que requieran debates más intensos. Por ello mañana se llevará a cabo la reunión de Labor Parlamentaria en la que los referentes de los bloques buscarán consensuar el temario para tratarlo en el recinto en la misma tarde del martes o este miércoles. En efecto, se avanzaría con el proyecto de Economía del Conocimiento, ampliar la tarjeta SUBE a todo el país, la regulación de la modalidad de teletrabajo, y una declaración de emergencia para el sector del turismo, uno de los principales afectados por la pandemia de COVID-19.

Otro tema pendiente, y que podría incluirse en la sesión de esta semana, es la votación del puesto vacante en la Auditoría General de la Nación que dejó el radical Jesús Rodríguez al ser elegido presidente de ese organismo de control. El nombre que presentó el PRO, en acuerdo con la UCR y la CC, es el de Miguel Ángel Pichetto.

El protocolo de sesiones mixtas, que venció el 13 junio, será prorrogado por un mes más tras la reunión de Labor Parlamentaria de este martes. Si bien el Frente de Todos le concedería a la oposición no tratar de manera remota los temas sensibles en esta etapa, especulan con que si el proyecto de expropiación de Vicentin finalmente llega al Senado y se trata de forma exprés, llegaría a Diputados dentro de tres semanas, por lo que en ese escenario ingresaría dentro de los 30 días que establece el protocolo que se prorrogará.

Días atrás, Infobae reveló ciertas reticencias dentro de Juntos por el Cambio. Del lado de Mario Negri desconfían respecto a si el proyecto de Vicentin entrará con el protocolo prorrogado o más adelante y en ese marco preferiría poner condiciones por escrito. Mientras que Ritondo está convencido de que se puede avanzar con algunos temas que tienen amplio consenso y que pueden empujar la generación de empleo en el actual contexto de crisis económica agravada por la pandemia, mientras se dilata la polémica por la expropiación de la agroexportadora.

¿Qué camino tomará el Gobierno luego de las manifestaciones en su contra del último sábado incentivadas por la oposición? Si bien desde el Ejecutivo Nacional aseguran que la iniciativa kirchnerista está en stand by, la expropiación no está descartada mientras se aguarda por una propuesta superadora. Ayer se reunieron Alberto Fernández y Gabriel Delgado, el interventor designado para Vicentin, al que el juez federal de Reconquista, Fabián Lorenzini, ubicó como veedor.

“Repasamos todas las alternativas y no nos aferramos a los instrumentos. El propósito del gobierno es preservar las fuentes de trabajo y que los productores puedan cobrar”, publicó en sus redes Delgado tras el encuentro con el Presidente. Hasta el momento, la “propuesta superadora” es la del gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, para desplazar a los actuales accionistas y conformar una empresa público-privada con una importante participación del Estado.

Tras el masivo banderazo en rechazo de expropiación de Vicentin, en Olivos sostienen que la única forma de frenar con la iniciativa es que el juez Lorenzini acepte la propuesta de Perotti.

Con información de www.infobae.com

Te puede interesar