Le robaron y la policía encontró sus cosas, pero denuncia que no las pudo recuperar por un paro del Poder Judicial

La víctima es un abogado. Está desesperado porque entre sus pertenencias está la medicación para su discapacidad. Denunció a un fiscal y acusó "violación de derechos humanos".

Mariano Ludueña Alfonso es abogado y denuncia que fue víctima de una situación insólita. Ayer por la tarde ladrones abrieron su camioneta, que había dejado estacionada frente al shopping Paseo del Jockey de barrio Jardín, y le robaron un maletín con valiosas pertenencias personales y de trabajo.

La víctima había ido un bar para tener una reunión con un colega. Instantes después, el naranjita de la cuadra lo llamó con urgencia porque vio cómo, apenas el abogado se bajó de su Fiat Toro, delincuentes en un auto blanco que lo venían siguiendo forzaron su vehículo y escaparon con sus cosas.

Como el cuidacoches llegó a tomar los datos de la patente de los ladrones (JUJ 988), Ludueña pudo denunciarlo de inmediato a la policía, que apenas 20 minutos después encontró el auto en una vivienda ubicada en barrio Villa Revol. Pero allí comenzó la desesperación para la víctima.

Los efectivos policiales le dijeron que no podían entrar a la vivienda donde hallaron el vehículo de los ladrones porque no tenían firmada una orden de allanamiento, ya que el fiscal estaba de paro junto con los empleados del Poder Judicial que este viernes realizaron una medida de fuerza por reclamos salariales.

Mariano comenzó a tener una crisis de nervios. Dentro del maletín está su certificado de discapacidad debido a las secuelas que sufrió producto de un ACV, los remedios que tiene que tomar a diario, su carné y sellos de abogado y todo su trabajo de la semana. Ahora, ya no confía en poder recuperar sus cosas debido a la cantidad de horas que pasaron sin allanar a los delincuentes.

“A los ladrones los sentaron al frente mío y yo mismo escuché cómo hablaban por celular para repartirse las cosas y deshacerse de la evidencia”, denunció al borde del llanto en diálogo con ElDoce.tv. El auto de los sospechosos, un Fiat Punto blanco, fue trasladado a la Unidad Judicial IV, al frente del Parque Sarmiento, donde quedó secuestrado. Pero los policías nunca pudieron entrar a la vivienda de los acusados a pesar de que sabían que allí estaban las pertenencias de la víctima.

“Viernes 29/11/2019 - Paro Judicial – Servicio Resentido – Guardias mínimas”: con ese cartel se encontró ayer por la tarde-noche el abogado, pero asegura que no había ningún trabajador de la Justicia disponible para tratar su caso. Por eso, además de realizar una denuncia manuscrita contra los delincuentes, también denunció al fiscal Guillermo González.

“El Poder Judicial de Córdoba violó mis derechos humanos”, se quejó el abogado e indicó que el lunes iniciará un reclamo formal ante el Tribunal Superior de Justicia. “No tengo mi medicación y tampoco no puedo trabajar porque me robaron todo”, agregó con desesperación y la voz entrecortada tras una noche de terror.

“Se me denegó el acceso a la justicia y eso según la ONU es una violación a los derechos humanos, con el agravante de que soy una persona enferma y no puedo ni debo pasar por situaciones de m***** como estas”, descargó también en un posteo que hizo en sus redes sociales.

Fuente: El Doce

Te puede interesar