Calentamiento global: un sorprendente aumento de temperaturas marca récords históricos en toda Europa

3GGLL5BQGZASNDBWUWVA6GS5TM

Un aumento desproporcionado de temperaturas en pleno invierno marca récords en buena parte de Europa, desde Dinamarca hasta la República Checa y Bielorrusia. Este fenómeno no es considerado una ola de calor en sí, -ya que aquello solo se puede dar en verano- sino que se trata de un ascenso de temperatura fuera de lo común que poco tiene que ver con los climas invernales que se deberían estar experimentando dentro del continente europeo durante los meses diciembre-febrero.

En ciudades como París, Francia es posible pasear con un abrigo ligero y sentarse en una terraza a tomar un café, como si uno estuviese en Nápoles o Barcelona. Pero, aunque pueda parecer una bendición, no deja ser un nuevo motivo de preocupación por la crisis climática, con importantes implicaciones para el campo y los ecosistemas.

Ocho países europeos batieron la marca más alta de temperatura en este mes durante el domingo 1 de enero: Liechtenstein, con 20°C; República Checa, con 19,6°C; Polonia, con 19°C; Países Bajos, con 16,9°C; Bielorrusia, con 16,4°C; Lituania, con 14,9°C; Dinamarca, con 12,6°C; Letonia, con 11,1°C, según la lista recopilada por la página Géoclimat.

“Es el evento cálido anómalo más extremo de la historia europea”, afirmó en un correo el climatólogo Maximiliano Herrera, que en su blog y su cuenta en la red social Twitter Extreme Temperatures Around The World sigue los fenómenos meteorológicos extremos por todo el mundo.

“Nadie va a morir de calor en enero, pero en términos relativos, por primera vez en la historia, Europa ha tenido un evento a la par con los más extremos de América del Norte”, añadió Herrera. Otros meteorólogos son más cautos y consideran que para realizar una afirmación así hay que esperar a los estudios que analicen este episodio.

La temperatura media aumentó en Francia en 8° por encima de lo normal el 31 de diciembre. En Alemania, la estación meteorológica del aeropuerto de Berlín registró en la misma fecha una temperatura de 17,9 °C, casi dos grados más que el récord anterior, registrado en el año 1977. En Bilbao, el termómetro alcanzó los 25,1°, siete décimas por encima del registrado hace justo un año. Y Varsovia, con 19 °C el día de Año Nuevo, batió por 5,1 grados la máxima anterior en este mes.

Los récords, por su propia naturaleza, se baten habitualmente por décimas y rara vez, pero en las últimas décadas se está observando un vertiginoso aumento y con una contundencia cada vez mayor.

Fuente: TN

Te puede interesar