Buenas noticias: Mató al violador que abusó de su hija y no irá a la cárcel

POLICIALES 06 de noviembre de 2022 Por Agencia de Noticias del Interior
fernando_matias_vilajpg

Alegría en la ciudad de Bahía Blanca: el heroico hombre que había sido condenado por el homicidio del violador que abusó sexualmente de su hija de cinco años no irá a la cárcel. A pesar de que la fiscalía había pedido hasta 25 años de prisión, un jurado popular falló en favor de la defensa y lo sentenció a una 2 años y medio, una condena excarcelable.

El albañil Fernando Matías Vila no quedará preso y según la justicia bahiense, el hombe actuó bajo emoción violenta. El hecho había ocurrido en 2019 pero tuvo que esperar más de tres años para recibir las buenas noticias.

“Sinceramente no me acuerdo mucho, fue hace 3 años. Me bajé de la moto, lo encaré y lo maté“, relató Fernando antes de que el jurado dé su veredicto. Lamentablemente, estuvo bajo prisión preventiva un largo tiempo mientras la policía investigaba el hecho.

“En la cárcel, por lo que había caído yo, no la pasé mal con los otros presos. Pero es feo estar ahí adentro porque tiene que ir tu familia a verte y se tienen que desvestir para entrar. Además, yo soy el único sostén de la familia y todos los días me preguntaba si en mi casa estaban comiendo o no”, reflexionó. Hoy, por suerte, está en libertad.

 
   
 
  
 
 
 
00:00 
AnteriorReproducirSiguiente 
 
Silenciar 
Pantalla completa
Copiar la url del video
Reproducir / Pausar
Silenciar / Activar sonido
Reportar un problema
Idioma
Compartir
Vidverto Player
 
 
ADVERTISEMENT
 

El hecho
El 20 de octubre de 2019, su hija de tan solo 5 años le contó que un vecino de donde vivían anteriormente la había abusado. Fernando Matías Vila y su familia se habían recientemente mudado y la niña sintió que era momento de contar lo que le había sucedido.

En diálogo con FM La Brújula, Fernando contó los detalles del hecho. “Ese día era un sábado. Llegué a las 3 de la tarde a casa, era un día normal, y estuve con las nenas y mi señora. Se hizo de noche, comimos y mi nena fue al baño, que aún estaba en el fondo porque todavía estábamos construyendo. Mi señora la acompañó y la nena insistía con que le dolía un pecho. Mi mujer le empezó a preguntar por qué, si se había golpeado o algo. Hasta que empezó a contarle”, aseguró.

“Nosotros vivíamos en el departamento de atrás de esta persona, estuvimos dos años en ese lugar. Nuestra hija nos cuenta que cuando vivíamos ahí en varias ocasiones este hombre la había tocado, le metía la mano en la ropa interior y esas cosas“, explicó.

“Cuando pasa eso, mi señora empieza a llorar y viene corriendo a contarme. A mí se me nubló la vista, nunca pensé que me iba a mandar algo así. Agarré la moto que tenía en ese entonces y me fui a la casa del tipo“, relató.

  

La casa de violador se ubica en la calle El Resero, al 300. Fernando viajó más de 20 cuadras en su moto. Había agarrado un cuchillo que estaba arriba de la mesada en su casa. Entró por la fuerza a la casa, lo encaró y lo apuñaló reiteradas veces.

Según cuenta, tras regresar a su casa, decidió entregarse a la policía inmediatamente. “No sabía que lo había matado hasta que me contaron en la comisaría. No pensé que estaba muerto. Imaginé que lo había lastimado, pero no que se había muerto“, reveló sobre aquél dramático momento.

En su primera declaración ante la Policía, “les dije que había lastimado al violador de mi hija, me metieron en una oficina y fueron a la dirección que yo les pasé”. Cuando los efectivos volvieron le informaron que estaba muerto y lo trasladaron a un calabozo.

Lamentablemente, Fernando quedó imputado por el hecho y se tuvo que demostrar lo que había pasado. La evidencia corroboró la historia del heroico y valiente hombre, y peritos psicológicos confirmaron lo que contó la niña.

De todos modos, Fernando se arrepiente del hecho, ya que perdió su trabajo y estuvo bastante tiempo alejado de su familia. “Me arrepiento de lo que hice, porque si no hubiera ido directamente a la casa no me hubiera pasado todo esto. Hace 3 años que vengo viviendo un calvario. Perdí mi trabajo, no me pudieron tomar más porque estaba todo esto en suspenso. En el Polo, donde trabajaba, con el tema de los antecedentes, no te toman más. Después estuve un tiempo vendiendo milanesas, tratando de rebuscármela. Con la pandemia tampoco pude encontrar trabajo”, contó.

Fuente: La Derecha Diario

Te puede interesar