La Falda: marcharon en silencio exigiendo justicia por Jonathan Romo

CÓRDOBA 18 de julio de 2022 Por Agencia de Noticias del Interior
multimedia.normal.844a275e5d644bf3.4d617263686120706f72204a6f6e617468616e206279204a75616e205961636f5

Familiares y amigos de Jonathan Romo, el hombre de 35 años que murió tras ser detenido por efectivos policiales, marcharon este domingo en La Falda. 

Un importante número de personas marchó desde la esquina de avenida Edén y San Lorenzo de la localidad de Punilla. Participantes de la movilización estimaron en alrededor del millar las personas las que marcharon por las calles de la localidad de Punilla.

 

Bajo la consigna "Todos por Joni", el afiche llamando a movilizarse rápidamente empezó a viralizarse por las redes sociales el sábado. Quienes se hicieron cargo de la iniciativa, pidieron que los asistentes vayan con vestimenta negra y velas blancas. 

Más allá del cartel que encabezó la marcha y otros individuales que algunos participantes portaron, todos respetaron la premisa de la convocatoria: se caminó en silencio y el silencio resultó ensordecedor.

Y quienes se acercaron a acompañar a la familia y amigos de Jonathan Romo también respondieron a la sugerencia concurrir con una vestimenta particular: ropa mayormente negra y la mayoría portando una vela. 

La movilización concluyó frente a la Comisaría de La Falda. Fue allí donde se depositaron las velas encendidas y donde se habló a viva voz, pidiendo justicia, frente a este caso que, otra vez, involucra a fuerzas policiales y donde se investiga si se trató de un nuevo hecho de violencia institucional.

Las voces que se escucharon, coincidentemente rechazaron que se trate “de falta de entrenamiento de los policías o de la no aplicación de protocolos”, y asociaron el comportamiento de los uniformados con lo que se ventiló recientemente en el juicio por el femicidio de Cecilia Basaldúa, que tuvo al ex comisario Diego Bracamonte al frente de la investigación policial. En ese proceso, la Cámara del Crimen de Cruz del Eje absolvió a Lucas Bustos, el único acusado, por las dsospechas de habérsele tomado declaración en sede policial bajo apremios. 

 

Así, más allá de denunciar a los policías que llevaron la investigación de ese caso, esta tarde en La Falda los apuntados fueron Bracamonte y la fiscal de Cosquín, Paula Kelm, quien tuvo a su cargo la instrucción en la causa por el femicidio de 2020 en Capilla del Monte y fue quien también intervino en diciembre de 2021 en el hecho que involucró a Jonathan Romo y que ahora salió a la luz (la golpiza y detención que derivó en su traslado al Hospital San Roque donde estuvo internado diez días). Tras un incidente parecido, el domingo pasado Jonathan murió en una dependencia policial. 

La insistencia en que no se trató de un caso aislado primó entre los manifestantes que salieron a las calles de La Falda este domingo. Así como estuvo presente la investigación deficiente del femicidio de Basaldúa, también aparecieron fuertes cuestionamientos a la represión desatada contra ambientalistas que se oponían a la construcción de la Autovía Punilla en Molinari y otros casos que sucedieron en esta región y que están sospechados de "violencia institucional".

Hablaron familiares de Jonathan
Al finalizar la marcha, familiares de Jonathan Romo hicieron declaraciones al medio de Villa Giardino Radio La Minga. Su hermano, Hernán Romo, dijo que "en la familia tratamos de superar todo esto". Agregó que confía en la investigación, "aunque falta mucho todavía". Y concluyó: "Esperamos se avance por lo que pasó en diciembre, otra golpiza a  Jonathan, aunque no tuvo el nivel que esta vez, y donde estuvo como diez días internado".

También habló con el medio Cristian Martínez, el primo. "Uno de los principales responsables es el comisario Bracamonte, a nuestro criterio es el principal responsable y debería estar imputado", expresó.

Y se refirió a cómo Bracamonte salió rápidamente después del hecho a desligar a la policía. "En los medios había dicho que mi primo se resistió, pero los videos muestran claramente a tres policías que lo golpeaban", agregó, refutando al jefe policial que buscó instalar una versión oficial que se desvaneció rápidamente.

"Hace siete días mataron aquí mismo a mi primo, deberían estar más policías imputados. De casualidad nos enteramos que estaba detenido, queremos saber por qué la fiscalía no actuó por la golpiza de diciembre pasado y que no terminó como la de este domingo. Este es un proceder habitual de la policía, lo mataron a golpes", continuó.  

Consultado si sirve para dilucidar este caso el impacto que tuvo en la sociedad, en los medios, y que llevó a un pronunciamiento del gobernador Juan Schiaretti, Martínez subrayó: "Sirve la repercusión, para que no hayan más Blas Correa, Joaquín Paredes, para que no hayan más Jonathan Romo. La Policía violó en todos estos casos los derechos. No se trata de respetar o no protocolos, es un proceder habitual. No se puede poner en cuestión si alguien es adicto, si estaba con un brote psicótico: cualquier persona tiene derechos y no puede ser llevada por la Policía y ser muerto", concluyó.

Fuente: La Nueva Mañana

Te puede interesar