Duque entregará un país con la segunda economía de mayor crecimiento

ivan-duque-2

Quien reciba las riendas de Colombia cuando el presidente Iván Duque entregue la jefatura máxima del país el próximo 7 de agosto, tomará posesión del cargo con parte del trabajo hecho. El mandatario cederá la dirección de la nación con la segunda economía de mayor crecimiento de la Latinoamérica.

Las nuevas cifras del informe Perspectivas Globales del Banco Mundial (BM) confirman que Colombia crecerá 5,4 % este año y sólo será superada por Panamá, cuya proyección es de 6,3 %. Duque puede despedirse sin lamentos. Saldrá sin la economía hundida y superando las estimaciones de Brasil, México, Argentina y Chile, países que crecerán 1,5 %, 1,7 %, 4,5 % y 1,7 %, respectivamente.

 Los números son para celebrar, considerando que Ecuador crecerá 3,7 %; Perú 3,1 %; Uruguay 3,3 %; Paraguay 0,7 % y Bolivia 3,9 %. Colombia también está por encima de todos los países de Centroamérica y el Caribe, región en la que destacan República Dominicana con 5 %, Costa Rica con 3,4 %, Guatemala con 3,4 %, Honduras con 3,1 % y El Salvador con 2,7%.

Un cambio con riesgos
Con el escenario económico en ascenso cualquier cambio en las políticas del sector socavará los avances que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) también destacó en su informe del primer trimestre de 2022, donde Colombia obtuvo el tercer lugar en su ranking de crecimiento al arrojar 8,5 % en comparación con el mismo periodo en 2021.

Con ese dígito, la nación cafetera compartió el podio con Portugal (11,9 %) y el Reino Unido (8,7 %). El comercio, las industrias manufactureras y las actividades artísticas incidieron con el mayor aporte (5,5 % del total) para llegar al promedio de 8,5 % entre enero y marzo, periodo que según el Indicador de Seguimiento de la Economía (ISE) contabilizó, 8,2 % en enero, 9 % en febrero y 7,6 % en marzo. La recuperación a pesar de la pandemia y el paro nacional del año pasado que se extendió por más de dos meses es indiscutible.

 Sin embargo, perder este camino también es posible. El candidato de la extrema izquierda, Gustavo Petro, promete prohibir la exploración y explotación de yacimientos no convencionales, detener los proyectos piloto de fracking, así como el desarrollo de yacimientos costa afuera. En caso de ganar la Presidencia no otorgaría nuevas licencias para la exploración de hidrocarburos, ni permitiría la gran minería a cielo abierto.

Tendencia progre
Por un discurso progresistas similar al de Petro, Chile enfrenta hoy de la mano del presidente izquierdista Gabriel Boric una desaceleración en su crecimiento económico. El Ministerio de Hacienda lo dejó asentado en el último Informe de Finanzas Públicas del primer trimestre de 2022, donde proyectó que la economía chilena, entre los años 2022 y 2025, tendría un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en torno al 2 %.

El pronóstico se volvió una realidad con el ajuste a la baja del Banco Mundial. Para 2023 el panorama es aún más sombrío. El Mostrador cita estimaciones entre 0 % a 1 %. Si se cumplen, la economía chilena el próximo año estaría al borde de una recesión económica entrando de facto en un periodo macroeconómico de estanflación: inflación elevada unida a un estancamiento económico.

Si a ello se suma que la proyección de crecimiento económico para Latinoamérica y el Caribe para el año 2023 bajó de 2,7 % a 1,9 %, cobra fuerza el escenario que se prevé para Chile.

Una realidad global
La tendencia en el crecimiento económico global también arroja cambios. El Banco Mundial proyecta para este año un 2,9 %, 1,2 puntos menos con relación a la proyección de enero, cuando la ubicó en 4,1 %. Sin embargo, el impacto de la guerra de Rusia contra Ucrania podría seguir reduciendo la previsión.

 Para 2023, el BM también rebajó la perspectiva de crecimiento, en este caso en 0,2 puntos, hasta dejarla en 3 %. Desde el organismo financiero internacional alertaron sobre la tentación que pueda darse entre los gobiernos de países en vías de desarrollo de fijar controles de precios o restricciones a la exportación para hacer frente a los altos precios y a las previsibles protestas ciudadanas.

«Los políticos de los mercados emergentes y las economías en desarrollo deben abstenerse de implementar restricciones a las exportaciones y controles de precios que podrían magnificar el aumento en los precios de las materias primas», indica el informe.

Entre las mayores economías del planeta, el Banco Mundial prevé para este año un crecimiento de 2,5 % para Estados Unidos (1,2 puntos menos que en enero); de 4,3 % para China (una rebaja de 0,8 puntos) y también de 2,5 % para la Eurozona (1,7 puntos menos).

Fuente: PanamPost

Te puede interesar