Recta final en la negociación: cuál es el plan B que el FMI ahora le pide al Gobierno

ECONOMÍA 28/12/2021 Por Claudio Zlotnik*
528066.jpg?7.2

El Fondo Monetario no quiere volver a tropezar con un fracaso en la Argentina. Algunos creen que ese es uno de los motivos de la demora en el acuerdo: "el FMI se puso puntilloso", aseveran fuentes oficiales.

Se refieren a que, a diferencia de lo sucedido en 2018 tras el mega préstamo otorgado durante el gobierno de Mauricio Macri, esta vez, no quieren que "la política" meta la cola y defina el acuerdo.

Así lo piensan en el staff del FMI y, probablemente también, sea la postura de Ilan Goldfajn el designado Director del Departamento del Hemisferio Occidental que asumirá la próxima semana en Washington, la firma clave para que se cierre el acuerdo con la Casa Rosada.

Goldfjan se considera un "moderado", pero en el Gobierno creen que es un "duro" a la hora de hablar de cuestiones fiscales y monetarias.

Se vienen semanas claves en la relación Argentina-FMI porque la Argentina se quedó sin los dólares suficientes para seguir pagando los vencimientos, y es necesario sellar un arreglo antes.

Una pista de lo que se está discutiendo en esta recta final hacia el acuerdo la dio el propio FMI en su reporte crítico sobre el acuerdo firmado con Nicolás Dujovne y con Mauricio Macri.

Esa autocrítica del FMI dice textualmente: "No hubo un 'Plan B' acordado con las autoridades desde el principio".

Menciona esa cuestión en el mismo párrafo que critica a la administración anterior por no haber sido previsora y tomado medidas de control de capitales y una reestructuración de la deuda tomada con inversores particulares y fondos.

¿Cuál será el "Plan B" que ahora pretende el FMI?

La cuestión central, cuentan fuentes del gabinete económico, refiere a las reservas del Banco Central.

Concretamente, el FMI admitió que la Argentina no está en condiciones económicas y sociales para condicionar el acuerdo a una devaluación abrupta del tipo de cambio, que intente achicar la brecha cambiaria, que ahora está en el 100%.

Eso sí, los técnicos del Fondo ponen como condición que en los primeros meses de vigencia del "stand by", el BCRA logre lo que no pudo hasta ahora: juntar dólares en sus reservas. La cuestión central es cuánto tiempo le dará el FMI al Gobierno para cumplir con el "Plan A’.

La Argentina atraviesa un problema crítico: goza de un superávit comercial récord, pero no logra que esas divisas se queden en el país. Sólo tres de cada diez dólares se atesoraron en el Banco Central.

El acuerdo con el FMI pondrá un objetivo de acumulación de reservas. Un dato que por ahora se mantiene en estricto secreto: es la llave maestra del plan.

¿Cómo hacer para dar vuelta las expectativas y lograr -ya no sólo que los chacareros liquidez su producción- sino que esos dólares no se vayan?

La economía necesita, además, dólares para funcionar. Sin un buen ritmo de fluidez de importaciones, resulta imposible que el rebote económico de este año sea perdurable.

Desde el Palacio de Hacienda se muestran confiados: "Ninguna consultora previó que este año creceríamos al 10%. Varios economistas afirmaban que demoraríamos un par de años en recuperar el derrape por la pandemia. Y, acá estamos, con niveles mejores incluso a 2019 en varios sectores", dice la fuente.

Las dudas aparecen si el Gobierno no logra cumplir con el objetivo de acumulación de reservas.

Ninguna fuente oficial consultada por iProfesional lo admite. Pero la cuestión es una posibilidad real: el FMI presionará, ahí sí, por una devaluación del tipo de cambio oficial que sirva para achicar la brecha.

Para impedir ese trance, el BCRA acelerará las minidevaluaciones diarias, tal como ya lo adelantó Miguel Pesce. Irán al ritmo de la inflación, al menos en una primera instancia. Una vez que se concrete el ansiado acuerdo con el organismo internacional.

La decisión será un enorme desafío para el Gobierno, que viene atrasando el tipo de cambio (desde marzo último viene subiendo a un ritmo del 1% mensual cuando la inflación más que triplica esa magnitud). Se calcula que el atraso desde ese momento fue de un 20% aproximadamente.

Esa estrategia de retrasar el dólar no impidió que la inflación se mantuviera cerca del 3% mensual.

Guzmán mantiene su idea de que la única manera de cumplir con el acuerdo es con una economía en expansión. Cualquier iniciativa pro ajuste está descartada, insisten cerca del ministro.

De todas formas, y el propio Guzmán ya lo demostró a lo largo de este año, tiene la idea de ser muy prolijo en materia fiscal.

Es que más allá de las convicciones, en el gabinete económico están convencidos de que ese emprolijamiento es el único camino posible para mejorar el nivel de confianza.

Aún así quedan muchas dudas por revelar. Qué hacer con las Leliq, por ejemplo. Una verdadera "bola de nieve", que empeoraría y se convertiría en inmanejable si -como se espera- dentro del acuerdo con el FMI se incluye una suba de las tasas de interés.

"Lo peor sería un acuerdo de ajuste con el FMI que detenga el crecimiento", dijo el ministro en su última presentación en el Congreso, cuando defendió el Presupuesto 2022 que luego quedó bloqueado por la oposición.

"El problema principal de este año fue la dinámica inflacionaria. Es un objetivo central atacar este proceso inflacionario", aseguró el ministro en esa visita.

Con Plan A o Plan B, ahí está uno de los nudos que deberá desatar el Gobierno si quiere cumplir con la premisa de un crecimiento "que se note" para el inminente 2022.

 

 

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar