Dólar “solidario”: con récord de demanda, los depósitos en dólares son el principal sostén de las reservas

ECONOMÍA Por Heretz Nivel
Los encajes que se computan como activos de la entidad se acercan a los USD 11.000 millones por primera vez en un año
DÓLAR

El debate sobre la conveniencia de mantener la autorización para que individuos compren hasta USD 200 mensuales para atesoramiento sumó un nuevo capítulo la semana pasada, cuando el presidente Alberto Fernández y su la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca, reconocieron la preocupación oficial por la creciente demanda privada de divisas en el mercado de cambios, que en agosto estaría alcanzando los cuatro millones de individuos.

En declaraciones radiales, Fernández dijo que “los pequeños ahorristas que compran 200 dólares son un problema” y que debía analizar la cuestión con el equipo económico, mientras que Todesca admitió la necesidad de “ir evaluando lo del dólar ahorro, porque necesitamos dólares para producir y las empresas tienen que comprar insumos y maquinarias; no podemos seguir gastando los dólares en ahorros que van a parar al colchón y salen de circulación”.

Así fue que el sábado, fuentes del Ministerio de Economía debieron salir a despejar versiones e interpretaciones derivadas de estas declaraciones y ratificaron que los ahorristas podrán seguir comprando su cupo mensual, a la vez que estimaron que el mercado cambiario se estabilizará cuando concluya la operación de canje de deuda, entre el 28 de agosto y el 4 de septiembre.

Ahora bien, ¿cuál es el impacto real de la demanda de dólar “solidario” en las reservas?

La acelerada demanda de dólar para atesoramiento, que se aproxima en agosto a los USD 1.000 millones, desde unos USD 700 millones en julio, exige a diario ventas de divisas del Banco Central para abastecer la demanda y evitar que el tipo de cambio se dispare.

En julio y lo que va de agosto, la entidad monetaria mantiene un saldo negativo por sus intervenciones cambiarias del orden los USD 1.200 millones. Sin embargo, las reservas brutas no cayeron en la misma magnitud: cedieron solo USD 119 millones, desde los USD 43.243 millones del 30 de junio a los USD 43.124 millones el 14 de agosto.

Esto se debe a que la diferencia entre los depósitos y los préstamos en dólares se cuenta como reservas. Y aunque se registra un “goteo” diario en las colocaciones en moneda extranjera, éstos se sostienen cerca de los USD 17.000 millones porque al mismo tiempo gran parte de los dólares adquiridos por individuos quedan dentro del sistema y equilibran la salida.

El 11 de agosto, los depósitos en dólares en efectivo del sector privado alcanzaron los USD 17.298 millones, unos USD 516 millones más que el 30 de junio pasado y en su nivel más alto en tres meses.

En simultáneo, los préstamos en dólares al sector privado cayeron un 10% o USD 743 millones entre julio y agosto, a USD 6.515 millones, el monto más bajo en más de cuatro años.

Con el incremento de depósitos y el desarme de créditos, el encaje en dólares creció en más de USD 1.200 millones -casi lo mismo que las ventas del BCRA en el mismo período- y este item paso a ser el principal sostén de los activos del BCRA, pues ahora en los USD 10.783 millones alcanza su nivel más alto desde el 30 de agosto del año pasado

Fue justamente en aquel momento, casi un año atrás, cuando el entonces ministro de Hacienda Nicolás Lacunza decidió restablecer el cepo cambiario para personas físicas, con un límite máximo de USD 10.000 por mes ( el 28 de octubre pasado se redujo a USD 200), para ponerle límite a la demanda récord que se desató tras la devaluación y la salida de depósitos posterior a las elecciones primarias.

En su último Informe Monetario Mensual, correspondiente a julio, el Banco Central subrayó que “esta contracción de los préstamos en dólares continuó respondiendo casi en su totalidad a lo sucedido con los documentos a sola firma”.

La entidad ponderó que “en un mes en que los préstamos en dólares siguieron disminuyendo, mientras que los depósitos presentaron un leve aumento, la liquidez bancaria en moneda extranjera registró un aumento por décimo mes consecutivo y promedió 71,8% de los depósitos. El aumento de la liquidez se concentró en el efectivo en bancos, mientras que las cuentas corrientes en el BCRA, en término de los depósitos, presentaron un descenso”.

Por supuesto, la venta de dólares en el mercado de contado que el BCRA efectúa casi a diario no es inocua para el balance de la entidad, pues si bien se sostiene las reservas brutas, caen las de libre disponibilidad, que son aquellas con las que el Central puede intervenir en la plaza - su “poder de fuego”- para equilibrar el mercado y evitar una “corrida” cambiaria.

Estas reservas de libre disponibilidad, en las que se descuentan préstamos como el swap de monedas con China y también los encajes por depósitos, están perforando en agosto el piso crítico de los USD 10.000 millones.

Ramiro Castiñeira, director de Econométrica, advierte también que si se quita en este cálculo la tenencia de oro del BCRA, por su iliquidez inmediata, las reservas de libre disponibilidad caen a la zona de USD 3.700 millones, menos de la mitada de los USD 10.000 millones disponibles en diciembre de 2019.

Con información de www.infobae.com sobre una nota de Juan Gasalla

Te puede interesar