La necesidad de unidad ante lo que viene frente al reclamo de autocrítica

POLÍTICA Por
El Congreso anticipó la interna en el oficialismo, que será oposición desde el 10 de diciembre. La polémica por los jefes de los bloques del PRO y la UCR. El reclamo del monzoísmo.
CRISTIAN RITONDO

"Tenemos que cuidar el activo que es el 40% de la sociedad que nos votó y que cree en un cambio cultural porque no nos votaron por la Economía", razona con crudeza un macrista en una suerte de llamado a la reflexión después de que Mauricio Macri impusiera, al estilo "acá el jefe sigo siendo yo", a Cristian Ritondo como jefe del bloque del PRO de la Cámara de Diputados, a partir del 10 de diciembre. El dedo del actual Presidente ya no tiene el mismo peso irrefutable que unos meses atrás y empieza a provocar reacciones contrarias.

El primero en (volver a) rebelarse fue Emilio Monzó, que se quejó por la manera y lo prematuro de la designación de Ritondo. No tiene nada personal con él, todo lo contrario. Pero cree que ya no hay lugar para conducciones personalistas ni el “ninguneo”.

"Nadie hizo una autocrítica y todo sigue igual como si no hubiéramos perdido las elecciones", se quejan en el espacio que encabeza Monzó, que dicen ser unos 15 diputados nacionales y otros tantos de otros ámbitos. Tienen en claro que la idea no es abandonar Cambiemos para irse con sus amigos peronistas afincados en el Frente de Todos. Pero rechazan que la coalición deje de ser "manejada discrecionalmente por tres o cuatro personas". No por otra cosa amagan con armar un bloque por afuera del PRO, pero que siga bajo el paraguas del interbloque Cambiemos.

En el macrismo algunos creen que la cotización de Monzó está en baja, porque hay otro actor que lo reemplazó y que también viene del peronismo: Miguel Angel Pichetto. Macri siente una deuda -o culpa- con él, porque le ofreció la vicepresidencia y ahora lo dejó sin nada. Además, el mandatario valora la lealtad del rionegrino, que unas horas después de la dura derrota de las PASO, estaba firme para empezar a caminar y hacer campaña con Macri.

En el armado de la oposición que viene, creen que Pichetto puede atraer una porción del peronismo. Pero no desde cualquier lugar. Macri ya avaló que sea designado como el próximo presidente de la Auditoría General de la Nación (AGN). Ya lo tiene decidido y Pichetto está de acuerdo. La Auditoría está compuesta por tres dirigentes del kirchnerismo -Javier Fernández, Graciela de la Rosa y Juan Forlón-; uno del massismo -Gabriel Mihura Estrada- pero por la unidad en el peronismo, los cuatro serán el bloque oficialista; y dos del radicalismo -Jesús Rodríguez y Alejandro Nieva-. En tanto el actual presidente es Oscar Lamberto, también peronista, es directamente designado por el principal partido de la oposición. Allí apunta el macrismo.

Técnicamente y según la ley, como el PRO es el partido de la oposición con más diputados, no debería haber obstáculo alguno en elevar el nombramiento de Pichetto. Claro que la idea es consensuarlo antes con el radicalismo, para que esa nota también lleve la firma de la UCR y de la Coalición.

Por ahora la puja, que tiene por delante casi un mes, se centra en quiénes serán los jefes de los bloques del PRO y la UCR. Recién después, dicen, vendrá la discusión sobre el jefe del interbloque. En el radicalismo también pasan cosas. Algunos hacen trascender que habría una actitud separatista similar a la de Monzó en el espacio de Martín Lousteau y Emiliano Yacobitti. "No", fue la respuesta contundente de un dirigente de esa rama radical. Pero, aclararon, en cuánto al jefe del bloque de la UCR, que sus fichas están puestas en Alfredo Cornejo, en detrimento de Mario Negri. Si Negri fuera designado, podrían rever su permanencia en el cuerpo radical.

En Cambiemos hay, al menos, dos certezas. Que nadie es el dueño los más de 10 millones de votos que obtuvo Mauricio Macri y que la verticalidad de la conducción que había a partir de la figura del Presidente, se va diluyendo rápidamente. Pero salvo los chisporroteos descriptos, una mirada común parece adormecer cualquier disputa: la necesidad de la unidad frente al oficialismo que viene. En ella trabajan Ritondo -mas allá del enojo por su prematura designación- y Alvaro González, un armador larretista, que también identifica como principal herramienta a la política.

 

 

Con información de www.clarin.com sobre una nota de Walter Shmidt

Te puede interesar