El tiempo - Tutiempo.net

Últimas noticias

¿Llaryora se despega?: "Soy parte de una nueva generación"

POLÍTICA 05/03/2023 Agencia de Noticias del Interior Agencia de Noticias del Interior
martin-llaryorajpeg

"Querido amigo viceintendente de la ciudad de Córdoba, Daniel Passerini". Con esas palabras que apuntaban el reflector hacia el dirigente que el cordobesisimo impulsa para gobernar la capital provincial a partir de diciembre, el intendente Martín Llaryora encabezó la apertura de sesiones ordinarias del Concejo Deliberante para el período 2023. El mensaje del candidato oficialista a la gobernación estuvo apuntado a marcar la sinergia entre las administraciones provincial y municipal para enlazar esa idea con el concepto de continuidad en la gestión a partir de apuntalar a quien aspira a ser su sucesor.

En el acto, que se llevó a cabo en el atardecer del jueves en el nuevo Centro Operativo dependiente del CPC Colón, en el barrio Villa Urquiza de la capital cordobesa, Llaryora desgranó un mensaje que recorrió los vectores principales de su discurso de campaña, en el que abre los brazos para recibir a sectores del radicalismo, el vecinalismo y el PRO para confluir en una alianza cordobesista reloaded. Además de ensalzar a Passerini, castigó a las gestiones que lo antecedieron, a cargo de las fuerzas opositoras de ayer y de hoy, poniendo a salvo solo a Rubén Américo Martí. "Yo sinceramente no sé qué pasó ni por qué. Si no supieron, no quisieron, no lo vieron. Tal vez tenían algún problema de ideológico o de envidia frente a la gesta de un intendente de la talla de Rubén Américo Martí", martilló Llaryora para luego recordar, que "todos saben que Martí no es de nuestro partido".
El candidato cordobesista ubicó a su gestión en el plano de la reparación y la refundación de la ciudad "después de tantos años de atraso y retraso", y puso como ejemplo las iniciativas de descentralización. "Me decían: 'Es imposible', 'No se puede', 'Lo intentaron todos'", evocó, para luego contrastar: "Nosotros nos animamos", en un pasaje en el que también soltó un reconocimiento al gremio municipal, con el que no le faltaron encontronazos de 2019 a esta parte.

En sintonía con la renovación que el cordobesismo afrontra tras 24 años en el poder provincial bajo la tutela de José Manuel de la Sota y Juan Schiaretti, Llaryora se presentó como parte de "una nueva generación" y eligió mostrar los que considera los logros de su gestión en un video, para utilizar el tiempo de su mensaje en clave política y ahorrarse la tediosa enumeración que suele acompañar este tipo de ceremonias.
"Todo esto es lo que logramos juntos… y es lo que logramos juntos cuando evitamos las peleas, cuando frente a conflictos pusimos la otra mejilla, cuando fuimos siempre artífices de la unidad", lanzó tras la proyección en el modo antigrieta que es marca registrada del cordobesismo, y pidió "un fuerte aplauso para todos los vecinos cordobeses", uno de los tantos que solicitó a la concurrencia durante su mensaje.
Ante la presencia en el auditorio de Luis Juez y Rodrigo de Loredo, el binomio opositor que Llaryora tiene enfrente rumbo a las elecciones, el candidato cordobesista sacó a relucir la idea de la continuidad en el gobierno, y recordó que Schiaretti también era parte de lo conseguido en la ciudad. "Lo hicimos con Juan. Unimos los dos equipos: el provincial y el municipal dejaron y se dejó en Córdoba años de peleas y no ponerse de acuerdo en nada para trabajar en espejo, para que el primer punto de unión sea de una vez por todas un gobierno provincial y municipal que tiren para el mismo lado", dijo y usó ese antecedente como garantía para describir el futuro que el peronismo cordobés espera se haga realidad los próximos cuatro años: "Cuando el gobernador y el intendente tiran para el mismo lado, las respuestas llegan y el progreso en Córdoba se vuelve cotidiano".

A pesar de la proyección del video, Llaryora no se privó de mencionar diversas obras y proyectos emprendidos por su administración, a las que condimentó con reiteradas alusiones a las gestiones que lo antecedieron y que buscó pegar con la oferta electoral de Juntos por el Cambio de cara a los comicios de este año. "Es claro que recuperar el camino no significa que hayamos solucionado todos los problemas en estos tres años; pero sí dejamos atrás lo más difícil que sufrió esta ciudad: la improvisación, la desidia y la falta de un programa de gobierno que mire al futuro", señaló.

"Esto no se hizo ni con marketing, ni con chicanas, ni con el odio, se construyó con amor, responsabilidad y con capacidad. Nosotros no relatamos la realidad, nosotros hacemos y hacemos, y como dice el Gringo, nosotros lo que prometemos, hacemos. Hablamos poco, pero hacemos mucho", machacó poco después.

"Ha comenzado un nuevo tiempo en la ciudad; un nuevo modo de gestionarla, de entenderla, de integrarla. Un nuevo tiempo que se constituye en un ciclo virtuoso que no debe ser interrumpido", planteó Llaryora, en otro centro a la postulación de Passerini.

El final fue una reafirmación. "Córdoba se merece seguir para adelante", arengó ante la dirigencia del peronismo capitalino, con Alejandra Vigo a la cabeza, y de la oposición. "Córdoba está de pie y no va a volver nunca más para atrás", afirmó en el cierre, entre el deseo y el desafío.

Con información de Letra P

Te puede interesar
Lo más visto