El diseño de campaña que ya piensan en HPC

El slogan de “Defendamos Córdoba” ya no le sirve al oficialismo. Trabajarán en un nuevo concepto anti grieta y fortalecimiento del proyecto provincial. Les pedirán a los cordobeses, votar a quienes puedan darle continuidad desde el Congreso al modelo de gobierno local que eligieron en el 2019.
GA22705-300x200

Hoy, la foto sería lista schiarettista por un lado y lista del Frente de Todos por el otro. Hoy, la foto es Alejandra Vigo encabezando para el Senado y, posiblemente, Natalia de la Sota para Diputados. Al menos, esa es la pretensión del Panal, “si vamos solos, tendremos que poner a nuestros mejores representantes al frente”, dicen quienes abonan la idea de que, por primera vez, el peronismo se juegue con dos mujeres encabezando.

Es cierto que falta una eternidad para los tiempos de la política y que todo puede cambiar a último momento. Es más, quienes conocen al gobernador Juan Schiaretti anticipan que el misterio se develará al filo de los plazos que establece el cronograma electoral, lo que significa que, hasta entonces, la negociación con el presidente Alberto Fernández y Cristina Fernández seguirá siendo posible.

Sin embargo, en el mientras tanto, en Hacemos por Córdoba impera la idea de trabajar para explotar lo propio en una parada electoral que les será incómoda.

 
El objetivo es salir segundo (en todos los escenarios barajados, el oficialismo ubica siempre primero a Juntos por el Cambio) pero con posibilidades reales de quedar terceros. Aun así, hoy descartan incluso hasta la alternativa, por ejemplo, de medir candidatos en una gran PASO del peronismo cordobés; un reto que desde el Frente de Todos asumirían “con gusto”, según le dijo a este medio uno de los referentes más encumbrados del espacio.

En el oficialismo provincial repiten lo ya escrito desde estas páginas: acordar con el kirchnerismo para las legislativas sería licuar las posibilidades del 2023 cuando el PJ Córdoba se jugará el todo por el todo.

La cosa es que tan firme viene la opción de la lista propia que hacia adentro ya se habla de un nuevo diseño de campaña que modificará el “Defendamos Córdoba”, empleado en las generales del 2019.

En aquel momento, al declararse prescindente, el gobernador decidió competir con boleta corta, sin apoyar a Alberto Fernández, el candidato del peronismo unido.

“Que nadie nos quite lo que es nuestro, para defender lo nuestro, elijamos a los diputados de Juan”, decía el eslogan. Un argumento que hoy sería rápidamente refutado por el Frente de Todos. ¿Defender a Córdoba de qué, de quién? Si el gobierno nacional, lejos de atacar la provincia, viene cumpliendo con todos los compromisos asumidos, sería la respuesta inmediata del albertismo.

De hecho, enterrar el capítulo de desencuentros políticos que por muchos años marcó la relación entre el gobierno cristinista y el provincial, es una de las misiones que se propuso el presidente Fernández al asumir su gobierno.

Y sus delegados trabajan en esa dirección con la idea de reparar el vínculo con el electorado cordobés y quitarle ese argumento al Centro Cívico.

De hecho, en el texto de apoyo a la gestión nacional que emitieron la semana pasada el senador Carlos Caserio y los diputados Pablo Carro, Eduardo Fernández y Gabriela Estévez enumeraron parte de lo destinado a Córdoba. “El gobierno de Alberto Fernández ha demostrado que aplica el federalismo sin diferencias políticas. Durante estos meses nuestra provincia recibió todo lo que necesitaba. A octubre del año pasado había recibido $51.800 millones en un esfuerzo extrapresupuestario. Lo que nos permitió encarar la pandemia sin mayores dificultades, a la vez que cuidamos la producción y el trabajo cordobés”, detalla el comunicado.

En el schiarettismo reconocen esos cumplimientos y aunque sostengan que “nadie le está regalando nada a Córdoba”, el slogan de “defender” la provincia quedará invalidado entonces.

Por eso, el concepto sobre el que erigirán la campaña tendrá que ver con el planteo de salir de la grieta para fortalecer el proyecto provincial.

Hacemos por Córdoba buscará persuadir a su electorado haciendo hincapié en la importancia de elegir legisladores nacionales que fortalezcan desde el Congreso el proyecto de gobierno local que votaron en el 2019. “Se tratará de fortalecer lo que ya está y se hace en Córdoba”, dijo una de las fuentes consultadas al tanto de lo que sucede en el corazón del schiarettismo.

Sin dudas que, por ser dueño de una imagen positiva intransferible, el gobernador será el principal jefe de campaña y apuntalador de sus candidatos. Aunque por ahora en Hacemos por Córdoba nadie hable públicamente de las elecciones, la campaña ya largó. Y el desmarque permanente que harán los schiarettistas del kirchnerismo en temas de la agenda nacional, es una clara muestra de ello.

Por Yanina Soria para Alfil Diario

 

Te puede interesar