Fuerte suba de la electricidad a 6.200 empresas: antes de que lleguen las facturas, la UIA reclamará que el ajuste sea escalonado

ECONOMÍA 12 de marzo de 2021 Por Natalia Donato*
La resolución 131 que la Secretaría de Energía emitió el 22 de febrero dispuso un aumento en las tarifas para los grandes usuarios de las distribuidoras del 90%. Guzmán se ahorra en subsidios $ 22.000 millones
7FXJG4MTABBOVK3A4AB3MRGVHE

El 22 de febrero, mediante una resolución de la Secretaría de Energía (la número 131), los industriales y comerciantes se anoticiaron de que a partir de este mes iban a tener que pagar por la energía eléctrica casi el doble de lo que venían abonando. El ministro de Economía, Martín Guzmán, de quién depende el área, decidió que los grandes usuarios que reciben la energía de los distribuidores (los denominados GUDI) paguen lo mismo que los que compran de forma directa en el mercado mayorista. De esta manera, se ahorrará, según las cifras de 2020, unos $ 20.000 millones en subsidios.

Pero esta repentina decisión generó preocupación entre los empresarios que se encuentran en esta categoría (son unas 6.200 firmas, entre industrias y comercios), que verán incrementadas las boletas de luz que reciban en abril entre 40% y 70%, según el caso, de acuerdo al departamento de Energía de la UIA. A eso se le suma el temor respecto de los ajustes en el gas, que comenzarán a discutirse la semana próxima en la audiencia pública convocada para el martes.

La UIA reflotó el tema en un comunicado que emitió anteayer, luego del encuentro de Junta Directiva, y preparan una carta formal para presentarle al secretario de Energía, Darío Martínez. “Se manifestó preocupación por la suba en las tarifas a industrias de alto consumo energético -que es el segmento que compra directamente a las distribuidoras-. En este sentido, se coincidió en que los aumentos deben darse en un marco de previsibilidad y con escalonamientos. También se destacó que el aumento de tarifas -y la reducción gradual de los subsidios- no puede recaer exclusivamente sobre el sector productivo, que en el actual contexto debe sostener el mercado interno y ser competitivo en lo que refiere a exportaciones”, precisó el parte de prensa de la central fabril.

Los usuarios afectados por el aumento son los denominados Grandes Usuarios de las Distribuidoras (GUDI) y son los que tienen una potencia de 300 KW en adelante. Son 6.200 empresas que estaban pagando la energía eléctrica $2.900 por MW/Hora y a partir de la flamante resolución pasarán a pagar $5.500 por MW/Hora. A diferencia de los grandes usuarios que le compran directamente a Cammesa, estos tenían congelada la tarifa como el resto de los usuarios. Y ahora el Gobierno dispuso que paguen el precio de mercado.

Consultadas por Infobae, fuentes de la institución explicaron que si bien el aumento les parece razonable y justo -ya que los grandes usuarios que compran la energía directamente ya pagaban precios de mercado-, la suba debería ser escalonada. Concretamente, pedirán que el ajuste se haga en un plazo de uno a dos años, precisaron. Dentro de los sectores industriales más afectados debido a su consumo intensivo de electricidad, figuran los del sector plástico, químico y petroquímico y textiles, entre otros.

Uno de los puntos que plantean en la UIA es que si bien existe una imperiosa necesidad de reducir el déficit fiscal y Guzmán ya ha manifestado públicamente que no quiere que los subsidios crezcan en términos del PBI este año, sostienen que el ahorro que se genera con este ajuste es de apenas $22.000 millones, frente a un gasto total en subsidios que el año pasado trepó a $440.000 millones. “Es menos de un mes de subsidios, y para las empresas es un golpe fuerte, en un contexto en el que todavía la actividad está resentida tras la pandemia”, dijeron en la central.

Respecto del gas, hay 3.000 usuarios que compran en el mercado mayorista, en donde el precio se fija de acuerdo a la oferta y la demanda y se realizan contratos anuales, habitualmente en mayo de cada año. En estos casos, son acuerdos particulares. Para el resto de las empresas, las que compran el fluido son las distribuidoras, que luego trasladan al usuario. “Hay una audiencia pública, el martes próximo, y la UIA llevará su posición, pero la situación no está fácil, se perdieron 240.000 empleos, hubo firmas que tuvieron que cerrar. Y hoy hay una batalla por los subsidios”, dijo la fuente consultada.

 

 

* Para www.infobae.com

Te puede interesar