Tras el caos de ayer, hay menos gente haciendo cola y más organización en los bancos

CORONAVIRUS Por Heretz Nivel
Las sucursales atienden este sábado a beneficiarios cuyos documentos terminan en 0 y 1. Algunas abrieron a las 9. Hay sillas y bebidas calientes.
beneficiarios-sentados-en-la-calle___sTdgcOWNX_1256x620__1

A diferencia del caos del viernes, los jubilados esperaban este sábado la apertura de los bancos sentados en sillas, en filas dispuestas con el distanciamiento recomendado, mientras las fuerzas de seguridad les ofrecían café y otras bebidas calientes para sobrellevar una mañana de sábado que amaneció fresca en gran parte del país.

Luego de las largas filas de jubilados en bancos de toda la Argentina, que provocaron en algunos casos la ruptura de la cuarentena ​por el coronavirus, el nuevo cronograma de cobro dispuesto por el Banco Central (BCRA) hizo que menos personas concurrieran a las entidades bancarias.

La Policía ordenó a las personas desde temprano en distintas filas, una para el cajero automático y otra para los jubilados y pensionados, casi todos con la debida distancia de dos metros.

Algunos municipios y entidades bancarias dispusieron ordenar a las personas a través de sillas dispuestas con el distanciamiento necesario e incluso en algunas localidades del conurbano se cortaron las calles para ese fin.

En la sucursal del Banco Piano de Avellaneda, ubicada en Piaggio y Mitre, la atención al público comenzó a las 9 y se extenderá hasta las 16. El municipio dispuso 250 sillas para que los jubilados esperaran sentados y también les brindaba alcohol en gel para mantener la higiene recomendada.

Mientras el sol comenzaba a entibiar la mañana, los vecinos incluso dieron su mano, preparando café con leche. Los primeros jubilados fueron ingresando en grupos de a 20 y la situación se descomprimió muy rápido, gracias a que habilitaron 8 cajas, tres de las cuales fueron de atención exprés.

En esa sucursal, incluso, se hizo presente Daniel García, Defensor del Pueblo de Avellaneda. "Ayer hubo 1480 jubilados en la fila. Costó, pero se les pagó a todos. Hoy montamos un operativo ordenado. Priorizamos la distancia sanitaria", le detalló a este medio". Voceros del banco Piano confirmaron que en otra sucursal, la ubicada en Avenida Mitre 6631, atendieron 259 personas en una hora.

"Iba a venir a cobrar ayer (viernes), pero mi hijo me convenció de que me quedara en casa porque iba a ser un caos. Desde el 25 que debería tener la plata de mi jubilación. Hoy fue todo tranquilo", le contó a Clarín Inés Godoy, de 80 años. Maria José, de 83, contó: "Vine hoy porque ayer había problemas. Hoy entré y salí en el instante. Rezo todos los días por el mundo. Estoy preocupada".

Similar era el panorama en los Banco Nación y Ciudad del barrio porteño de Flores. En el primero Cristina, de 60 años, contó mientras esperaba sexta en la fila: "Ayer era un caos. Hoy aproveché a venir porque salía de compras. Tendría que haber cobrado el 24, pero estuve en cuarentena porque venía del exterior. Es el primer día que salgo".

Sara Castillo, de 55, relató en el Ciudad: "Vine a cobrar la jubilación de mi mamá de 80 años. Ella tiene problemas de salud. El trámite fue rápido. Ahora, estoy desde hace media hora en la fila para cobrar mi sueldo por cajero automático. Hay dos, pero se puede usar solo uno para respetar la distancia entre personas".

La situación en el Interior

En Rosario​, los bancos del centro arrancaron temprano y pusieron sillas en la calle para recibir a los adultos mayores que fueron a cobrar su jubilación. Aunque se había anunciado a nivel nacional la apertura desde las 10 de la mañana, las sucursales iniciaron la atención al público una hora antes.

Además de ofrecer asiento para esperar con número en mano, sobre calles y veredas demarcaron la distancia sanitaria recomendada en el marco de la epidemia de coronavirus y también les aplicaron alcohol en gel a los clientes mientras esperaban. Agentes municipales trabajaron frente a las entidades para controlar el cumplimiento de las medidas sanitarias y a media mañana ya se habían despejado las colas.

En la sucursal de calle Hilario Lagos, del Banco de La Pampa, Domingo, de 75 años, quien estuvo desde la 3.45 de la madrugada, le contó a un cronista lo que sucedía: "Mire hijo, esto es simple: yo no tengo tarjeta y si no vengo temprano, no cobro, y si no cobro, no como".

Con realismo, hizo cuentas: "Yo voy a cobrar ni bien abren y, al final, voy a estar unas cuatro horas chupando frío. Qué se va a hacer… no creo que me agarre el coronavirus".

En la sucursal de Pilcomayo y Raul B. Díaz, en la zona norte, una de las más populosas de Santa Rosa, hubo largas colas en los cajeros. Las máquinas están dentro del predio del Hospital Lucio Molas, donde se realizan las internaciones por coronavirus. La Pampa tenía este sábado un registro de tres casos, sin victimas fatales.

En tanto, en Mendoza, unas 600 sillas fueron colocadas por la Municipalidad de Las Heras frente a los bancos Supervielle y Nación para que los jubilados que cobran el fin de semana no tuvieran que esperar de pie la atención bancaria o en cajeros automáticos y con el fin de prevenir aglomeraciones.

El intendente Daniel Orozco afirmó: "Despues del caos que vimos hoy decidimos tomar la iniciativa para que nuestros abuelos estén lo más cómodos posible y bien atendidos mitigando los riesgos del coronavirus".

Además, el operativo incluyó dos baños químicos que estarán a disposición, como así también estarán habilitados los sanitarios del estadio Polimeni. En el operativo hubo una veintena de profesores de la Dirección de Deportes que repartieron alcohol en gel de forma permanente y asisten a los jubilados en lo que necesiten. La atención es de 8 a 15.

Imágenes similares se vieron por televisión en Santa Fe, Tucumán y Mar del Plata.

Con información de www.clarin.com sobre una nota de Penélope Canonico

Te puede interesar