Hay 15.000 Argentinos en el exterior a los que no se los deja volver

Alberto actúa al límite de lo legal y podrían recaer sobre el una catarata de denuncias penales
argentinos-varados-en-el-exterior-20200325-930685

Tras el cierre total de fronteras que dispuso Alberto Fernández a través de un decreto de necesidad y urgencia, el Gobierno calcula que quedaron unos 15 mil argentinos varados en el exterior que reclaman para volver al país en medio de la crisis mundial por el impacto del coronavirus. Igual, aunque por el momento no hay un plan de vuelos especiales masivos para repatriarlos, la Casa Rosada trazó una mesa interministerial para brindarles asistencia y se evaluará "caso por caso" la posibilidad de habilitar el regreso de las personas que, por edad u otras patologías, son consideradas en situación de riesgo.

 
Ese consejo asesor estará integrado por la Cancillería y los ministerios de Salud, Interior, Transporte y Seguridad. Se encargará de implementar medidas de asistencia para quienes tengan que esperar hasta nuevo aviso para retornar al país y evaluará quienes pueden ser las excepciones al decreto presidencial e integrar las listas de pasajeros ante eventuales vuelos de repatriación. 

 
Pero ese será un proceso largo. Según indicó el Gobierno mediante un comunicado, la intención es hacer "de manera gradual y segura la vuelta de todos los argentinos" para "mantener de esta forma la curva de contagios progresiva que se viene registrando en el país".

"La Cancillería y el Ministerio del Interior, a través de la Dirección Nacional de Migraciones, tienen identificadas a las personas en situaciones de riesgo de salud, a quienes se dará prioridad en los eventuales vuelos especiales de carácter humanitario", agregó el parte.

 
En todos los casos, será el Ministerio de Salud de la Nación el que tendrá la última decisión.


Un dato que encendió las alarmas surgió del Sistema de Información Federal de Comunicaciones Policiales (SIFCOP): allí tienen registradas a unas 176 mil personas que deben cumplir con la cuarentena total en sus casas por haber regresado del exterior en las últimas semanas. 

Pero cerca del canciller Felipe Solá apuntan que de los 45 mil argentinos que tenían registrados con intención de volver a principios de marzo, todavía queda un tercio en el exterior, a pesar del refuerzo que hizo Aerolíneas Argentinas una vez que Alberto F. impidió el ingreso de otras compañías.

La mayor cantidad de varados se encuentra en Brasil, Cuba, EE.UU., España, Italia, México, Perú y República Dominicana.

En el caso de Brasil, se da la particularidad que, además de quienes fueron en plan de vacaciones, hay grupos de argentinos que, cerrado el aeropuerto de Ezeiza para vuelos internacionales provenientes de zonas consideradas "de transmisión" comunitaria, aprovecharon que el presidente Jair Bolsonaro decidió no cerrar los cielos y viajaron a ese país para cruzar la frontera vía terrestre. Ahora, con los pasos blindados, están varados.

 
Era un reclamo que habían hecho las autoridades de la ciudad de Puerto Iguazú, que está unida a través del puente Tancredo Neves con la localidad brasileña de Foz de Iguazú. Por allí, hasta este jueves, pasaron miles de argentinos, sin los controles a los que se puede someter a los pasajeros que llegan vía aérea, por lo que la preocupación de que se iniciara un foco de contagio alertó también al Gobierno nacional y llevó a Fernández a endurecer las medidas.


En la Quinta de Olivos, donde sigue su agenda el Presidente desde que decretó la cuarentena obligatoria, justifican la decisión. Señalan que fue tomada en base a un informe elaborado por la Cancillería y los ministerios de Interior, de Transporte y de Salud, en el que se alerta sobre "el riesgo" que representa el ingreso de argentinos procedentes de países con alta circulación de Covid-19. "Tienen una alta posibilidad de portar el virus y convertirse en una fuente disparadora de la curva de contagios", admitió el Gobierno.

En esa línea, el documento sostiene que el regreso de esos argentinos al país se debe organizar "sin que ello implique un riesgo a la estrategia sanitaria que se viene llevando adelante desde el inicio de la pandemia".

En sintonía con las críticas que les propinó el jefe de Estado a los 30 mil argentinos que se fueron del país después del 13 de marzo, cuando ya regían restricciones oficiales y desde el Ejecutivo alertaban sobre el avance de la pandemia, el grueso de ellos quedará último en la fila de prioridades. 

Fuente: Clarín

Te puede interesar