En Córdoba la inflación fue "inflacionaza"

La suba del índice de precios al consumidor a nivel nacional mostró una desaceleración en enero (2,3%), después de cinco meses seguidos arriba del 3,5%. En Córdoba marcó más alto: 3,92%
inflacion-344_1581622326

El dato de la inflación de enero mostró dos escenarios diferentes entre el promedio nacional, que publica el Indec, y el índice de Córdoba, que da a conocer en paralelo la Dirección de Estadística y Censos provincial.

Mientras el primero evidenció una notable desaceleración respecto de la inercia del último cuatrimestre del año pasado, el “local”, por el contrario, anotó incluso una suba en relación con el final de 2019.

El índice de precios al consumidor (IPC) nacional marcó en enero un incremento intermensual del 2,3 por ciento, algo más de un punto y medio menos que el IPC Córdoba (3,92 por ciento). Dicho de otra forma: la inflación en la ciudad de Córdoba fue en el primer mes del año un 70 por ciento más alta que el dato representativo del total de hogares del país.

 
 
¿Qué pasó? Hay varias razones convergentes. Por un lado, el impacto de los precios regulados a nivel local; básicamente, tarifas.

 
Por el otro, un fuerte retroceso en dos divisiones en el índice del Gran Buenos Aires, que por su fuerte peso relativo tracciona hacia abajo el valor nacional.

Mientras en buena parte de los otros distritos, especialmente en Buenos Aires y en Caba, los servicios fueron congelados cuando asumió Alberto Fernández, en el ámbito local se registraron incrementos en la energía eléctrica y en la boleta del agua potable.

La primera anotó una suba del 7,5 por ciento y la segunda, del 14.

El mismo efecto, y por idéntica causa, se había producido en enero de 2019, cuando el IPC Córdoba trepó casi un 40 por ciento más que el IPC nacional. Sin embargo, en esa oportunidad el desfasaje se compensó en marzo, cuando las tarifas subieron fuerte en los dos mayores distritos del país.

 
Este equilibro podría no producirse de igual forma este año si el Gobierno nacional cumple el anuncio de mantener las tarifas congeladas todo el semestre.

El segundo factor que amplió la brecha es metodológico: el Indec aclara en su informe de ayer que hay dos divisiones (“vivienda, agua, electricidad y otros combustibles” y “equipamiento y mantenimiento del hogar”), en las que las variaciones de enero registran una baja porque el mes pasado no incluyeron gastos extraordinarios que sí se habían aplicado en diciembre.

Se trata de un aumento extraordinario a los encargados de edificios y el bono al empleo doméstico. Según detalla el organismo de estadísticas en una nota aclaratoria especial del informe, esta disminución entre diciembre y enero en el gasto impacta mucho más en el Gran Buenos Aires que en el resto de las regiones por su alto peso relativo.

 
A su vez, por la significancia que tiene el índice de Buenos Aires, este traccionó hacia abajo al IPC nacional, ampliando la brecha con Córdoba y con el resto de los distritos del interior.

“Hay que tener cuidado porque una buena parte de la baja registrada en el IPC nacional se debe al impacto de esos aumentos extraordinarios –del 20 por ciento a los encargados de edificios y de cuatro mil pesos al servicio doméstico–. Todo esto disimula el aumento de los alimentos, que fue de casi un cinco por ciento”, dijo a La Voz el economista Juan Pablo Carranza, investigador del Iifap, de la Universidad Nacional de Córdoba.

“La reducción en esas divisiones es transitoria, sólo por enero, pero la suba en alimentos y bebidas es permanente”, advirtió.

Precisamente respecto de los alimentos, no hubo grandes diferencias entre ambos índices: en todo el país fueron el principal motor de la inflación de enero.

En Córdoba, los alimentos y bebidas subieron un 4,8 por ciento y en el promedio del país, 4,7 por ciento, con un pico del seis por ciento en la región noroeste.

“Aquí se puede haber producido un efecto en sentidos opuestos. Por un lado, impactó hacia arriba la reposición del IVA a los alimentos de la canasta básica, pero por el otro se podría haber compensado en parte por el programa de Precios Cuidados”, detalló Carranza.

En el desglose que hace el IPC Córdoba se advierten fuertes aumentos en aceites (10,5%), azúcar (7%), pan y cereales (3%), lácteos y huevos (5,1%) y en carnes y derivados (6,4%). En la mayoría de estos caso está presente el efecto del retorno del IVA, impuesto que había suspendido hasta fin de año la administración de Mauricio Macri luego de la derrota de las Paso con la idea de frenar la inflación antes de la generales.

“Es un dato positivo porque veníamos de una inflación del 3,7 por ciento, pero hay que ser muy cautos porque hubo factores puntuales que bajaron el promedio”, reconoció Marco Lavagna. El titular del Indec hizo referencia, además de al tema de los encargados de edificios y del empleo doméstico, al ítem “salud”, que bajó dos por ciento en el IPC nacional. Esto ocurrió porque no sólo no hubo aumentos en prepagas, sino que se retrotrajo el incremento en medicamentos a los valores de principios de diciembre.

Enero también fue un mes atípico porque a fines de diciembre comenzó a regir el “dólar solidario”, el plus del 30 por ciento a la compra de moneda extranjera para atesoramiento y gastos en el exterior.

El impacto de la medida en los precios que miden el consumo promedio de los argentinos se advierte en artículos y servicios puntuales, como en los paquetes turísticos, por ejemplo, que subieron un 34 por ciento en relación con diciembre.

Con todo, el aumento el 2,3 por ciento a nivel nacional se trata de la menor variación de precios desde julio de 2019, cuando hubo una inflación del 2,2 por ciento. Desde entonces, el IPC mensual no bajó de 3,3 por ciento, con un pico de 5,9 en septiembre, tras la devaluación ocurrida luego de las Paso.

Muy alta: La “fiebre” no cede

Medida de manera interanual, sigue arriba del 50%.

52,9% es el aumento entre enero de 2019 y el mes pasado en el promedio nacional. En Córdoba, en el mismo lapso, avanzó un 51,8%.
1,9% la inflación en el Gran Buenos Aires fue del 1,9% y traccionó hacia abajo el índice nacional debido a su alto peso relativo.
En Córdoba: lo más relevante
Hubo fuertes incrementos especialmente en alimentos.
1. Agua. El servicio de agua potable en la Capital se incrementó un 14%, según Estadística y Censos.
2. Aceite. Los alimentos subieron un 5,1%, con un fuerte impacto del aceite: 10,5% más en enero.
3. Libros. Los libros no escolares aumentaron fuerte en enero en Córdoba: 5,6%.
4. Tarifa de electricidad. La factura de Epec se incrementó un 7,5%, a contramano de Buenos Aires.
5. Verduras. El ítem “verduras, tubérculos y legumbres” impactó en el IPC Córdoba: subió 6,7%.
6. Leche. Por la restitución del IVA, también subieron fuerte los lácteos. El impacto fue del 5,1%.
7. Frutas. A diferencia de lo que pasó con las verduras, las frutas bajaron el mes pasado un 6,3%.
8. Paquetes turísticos. Es donde se advierte de manera directa el “dólar solidario”: 34,2%.

Con información de La Voz

Te puede interesar