Quién es Bicibandido, el polémico ciclista que choca autos, insulta peatones y ahora recibe amenazas

CIUDADANOS Por Marian SANZOTTI
KQY2QFQSDZGTLPUZ5OD3ICLPKE

A raíz de la viralización de un video que compila filmaciones del tiktoker que se hace llamar Bicibandido, surgieron una serie de repercusiones en Twitter. Muchos usuarios cuestionaron el polémico contenido que publica Cristian Norberto Heidenreich en sus redes sociales, y repudiaron la incitación a la violencia vial. En respuesta a las críticas, el hombre de 38 años oriundo de Loma Hermosa habló al respecto en distintas entrevistas televisivas y se refirió a las acusaciones de que rompió espejos de varios autos e increpó a conductores que estaban estacionados sobre la ciclovías.

“Observaciones diarias en bicicleta. Las cagadas que se mandan los cochistas y los #AsesinosAlVolante, cosas curiosas, graciosas y todo lo que me puedo encontrar en la calle en bici te lo muestro”, anuncia en la descripción de su canal de YouTube, donde tiene más de 144 mil suscriptores, junto al hashtag “#BicicletasIndisciplinadas”. Sin embargo, las imágenes que él mismo registró con una cámara lo muestran recorriendo diferentes bicisendas porteñas y ante la presencia de vehículos o motos estacionados en su camino -e incluso llamándole la atención a los peatones-, los embiste o los increpa mencionándoles supuestas infracciones de tránsito.

En diálogo con el programa Diario de la Tarde, conducido por Javier Díaz por la pantalla de A24, el ciclista contó que empezó a filmar videos en julio de 2020 y justificó su accionar asegurando que las grabaciones que circulan “son viejas”. “Decidí hacerlo porque sufrí violencia vial a manos de un colectivero, y saqué el celular para grabarlo por si me pasaba algo”, dijo en un comienzo. Y también reveló que tuvo un fuerte altercado años atrás, y por eso cuando algún conductor le responde o se baja del vehículo, opta por huir de la escena.

“Disparo porque no me quiero pelear. Me pegaron una vez cuando manejaba un auto, que me bajé con un gas pimienta porque la persona no se iba, no me funcionó, me pegaron y terminé con tres puntos. Me revolearon por el piso y me dieron un martillazo en la nuca”, contó. “Estos anteojos que tengo puestos me costaron 20.000 pesos y no sé cuánto me van a salir ahora si me los rompen”, agregó. Cuando el periodista le consultó si aquella experiencia previa a su incorporación al mundo virtual no había sido suficientemente aleccionadora, Cristian reconoció: “Me duró un tiempo, pero después me volvieron a dar bronca las cosas que veía y empecé a grabar, porque hoy si no se viraliza tampoco te dan bola”.

Reafirmó, además, su lema de “Justicia por manubrio propio”, y respondió a algunas de las críticas sobre su accionar. “Se degeneró en todo esto de la violencia, que no está bueno y estoy arrepentido. No rompo espejos todos los días, pero sí hice lo que se ve en los videos, y quiero que también me entiendan que en el momento da bronca”, argumentó. Y continuó: “Yo no tengo carrocería, y da bronca que pongan en riesgo tu vida cuando no tenés nada para defenderte, pero estuve mal”.

De forma contradictoria, luego hizo otra aclaración: “Yo era de los que atacaban a los ciclistas en Twitter, diciendo que no respetan nada, cruzan en rojo, que es algo que también pasa, pero después empecé a grabar la otra cara de la historia, porque yo quería visibilizar lo que se padece en la ciclovía y fuera de la ciclovía”. En este sentido, sostuvo que le molesta que los conductores brinden “excusas” cuando los confronta. “Los soderos, camiones de reparto de gaseosas, te dicen: ‘Estoy trabajando, ¿dónde querés que descargue?’, y sino la típica, ‘Uy no te vi’, o ‘Los autos tienen punto ciegos’; y por eso yo les respondo con sarcasmo”, justificó.

“En Once tenés a los manteros en la ciclovía, entonces si puedo paso despacito, esquivando a los mismos compradores, y sino me voy a la calle. Después está el que te dice: ‘Andá por la bicisenda’, y no se dan cuenta de que hay gente ahí y no podés pasar”, reclamó. Horas antes había brindado su testimonio también en el noticiero Telenoche, y durante la entrevista admitió que recurrió a ese contenido porque vio que surtía efecto en la cantidad de reproducciones de otros polémicos influencers. “Vi que se viralizaban rompiendo espejos y dije: ‘Voy a romper un espejo y no rompo nunca más si me hacen algo’”, manifestó.

“Me han corrido por romper un espejo, y no hay justificación alguna, pero cuando ponen el riesgo la vida de uno es difícil controlarse”, sostuvo. Y agregó: “Me han dicho: ‘Si quiero te choco, total te paga el seguro’, así que reconozco lo que hice, pero me pasó a dos centímetros del manubrio, o sea que él me pudo haber matado. No les importa, nos matan todos los días y nadie se indigna”.

Con más de 12.000 seguidores en Instagram, y 192.000 en TikTok, en otro de los videos se lo ve golpeando un auto con su cadena y luego le solicita ayuda a efectivos policiales al grito de: “Me quiere pisar, ayuda por favor”. La justificación de Cristian al respecto, fue la misma, y volvió a ampararse en el enojo por la falta de protección de la vida de los ciclistas: “Da mucha impotencia y muchas veces, uno no se puede controlar”. En las entrevistas que brindó también aseguró que desde que se conoció su identidad recibe amenazas y comentarios agresivos en las redes sociales.

Fuente: Infobae

Te puede interesar