Dólar preelectoral: crece la fuga pese a las restricciones y el Banco Central llega con lo justo

ECONOMÍA 09 de noviembre de 2021 Por Jorge Herrera*
dolarjpg

La posición de reservas líquidas del Banco Central cruje. A nadie sorprende era lo esperable. El consenso estimaba que el BCRA llegaba arrastrándose, pero llegaba al viernes 12 sin ningún estallido cambiario. Luego, Dios dirá.

Lo cierto es que hoy en el mercado nadie, por ahora, cuestiona de “quién” son los dólares que viene usando el BCRA para intervenir en los mercados. Si total en otro momento de la historia reciente también la entonces conducción del ente monetario tuvo, por ejemplo, que recurrir a los encajes de los argendólares para llegar a la otra orilla.

Hoy puede estar pasando algo similar, e incluso algunos ya se preguntan si no sería momento de hacer alguna operación parecida a la que hizo en su oportunidad Federico Sturzenegger con la posición de oro que viene de la época de Néstor Kirchner y Alfonso Prat Gay, unas 66 toneladas. Por lo menos para ir campeando el temporal hasta que se despeje el horizonte con miras al verano.

Por eso a comienzos del mes pasado el espíritu de supervivencia del jefe del BCRA, Miguel Pesce, lo hizo apretar aún más el cepo, sobre todo para las importaciones.

Vale recordar que en las jornadas previas (desde el 29 de setiembre al 5 de octubre) el BCRA se vio obligado a vender u$s483 millones de las reservas. Luego con la intensificación del cepo, vino un oasis de unas cuantas jornadas que le permitió volver a comprar reservas, lo hizo por u$s715 millones entre el 6 y el 19 de octubre. Ahí comenzó a agotarse el elixir de las nuevas restricciones y entre el 20 y 27 de octubre apenas compró u$s53 millones, incluso en la última apenas un millón.

A partir de ahí volvió a vender. Entre el 28 de octubre y el 2 de noviembre, último dato oficial, el BCRA vendió u$s406 millones. El stock de reservas brutas retornó a niveles de u$s42.700 millones despertando la inquietud por el nivel de las reservas líquidas, o sea, restándole el swap con China, los encajes de los argendólares, los DEG y el oro.

Preelectoral

El proceso de dolarización preelectoral, con cepo y demás restricciones cambiarias sigue bien al dente no solo como lo reflejan los termómetros de los dólares alternativos e informales (CCL, MEP y Blue) sino a través de los diferentes goteos como el del canal del atesoramiento o “salida” de capitales como lo califican en la jerga del mercado.

Trampita

El último Balance Cambiario del BCRA mostró que en setiembre volvió a saltar, dentro de las magnitudes esperables dado el imperio del cepo, la demanda de divisas para atesoramiento.

Fueron en total u$s118 millones, de los cuales u$s113 millones corresponden a compra neta de billetes por parte del sector privado no financiero y u$s5 millones de otras inversiones de residentes en el exterior.

El nivel de atesoramiento de setiembre implicó un incremento del 43% respecto del mes anterior (y del 22% en las compras de billetes). De esta manera en lo que va del año, en tres trimestres, el atesoramiento suma u$s126 millones.

Pero está la “trampita” estadística de que en realidad la compra de billetes para atesorar suma en dichos trimestres u$s486 millones que fue compensada por la repatriación de inversiones de residentes en el exterior por u$s364 millones, sobre todo en marzo con casi u$s210 millones.

Claro que todas estas magnitudes no le llegan a los talones a los guarismos del año pasado, cuando el atesoramiento sumaba en igual período u$s2.831 millones (u$s2.970 millones correspondieron a compra neta de billetes). Hoy las reservas no hubieran llegado hasta acá.

 

 

* Para www.ambito.com

Te puede interesar