Rechazó varias ofertas para cumplir su sueño de jugar con Belgrano en AFA

DEPORTES 03 de agosto de 2021 Por Omar EDEN
multimedia.miniatura.aac01e87c3b2b4c1.6d616c646f6e61646f20385f6d696e6961747572612e6a7067

El fútbol femenino de Belgrano está viviendo horas de muchos entrenamientos, preparación y emoción, ya que el 21 de agosto estarán debutando en la Primera C del certamen organizado por AFA.

Muchos sueños se están cumpliendo, debido a que fue un largo proceso de casi dos décadas para llegar a este presente que marcará un mojón en el fútbol femenino del "interior" del país.

Y entre esos sueños cumplidos está el de la mediocampista Sabrina Maldonado.

La talentosa volante la viene rompiendo hace varias temporadas en la Liga Cordobesa con las "Piratas" y en consecuencia de ese nivel, en los últimos tiempos tuvo propuestas para emigrar a otros clubes que ya estaban participando del certamen semiprofesional de AFA. Sin embargo, Maldonado se disculpó y con "dientes apretados" rechazó esos ofrecimientos. 

¿Los motivos? Su sueño era jugar en AFA con Belgrano.

Por eso, cuando la semana pasada se confirmó la noticia ella celebró. Su sacrificio comienza a dar frutos.

Así lo confirmó en una entrevista que realizó en el programa Tercer tiempo, que se emite por radio Mitre Córdoba. Ahí la volante contó: "Sí, tuve muchas oportunidades para irme. Hace poco me llamaron de un club y preté los dientes y dije que no, queme disculparan, no cierro puertas, pero tengo un sueño. Sueño muchísimo con Belgrano, que es mi casa, el lugar que me abrió las puertas y me hizo crecer. Soy lo que soy gracias a Belgrano. Cada cuerpo técnico que pasó me enseñó hasta hoy. Propuestas tuve, pero estoy muy contenta con Belgrano y ahora empezamos a hacer historia".

- No debe hacer sido fácil decir que "no".
- No. Las propuestas me decían, mirá que te damos la posibilidad de estar en Primera. Pero en Belgrano venimos de tanto tiempo de lucha, y todas nos necesitamos. El grupo que tenemos está muy unido, todo el tiempo nos sacrificamos en los entrenamientos, aprendemos y no puedo abandonar el barco.

Fuente: La Nueva Mañana

Te puede interesar