Con sufrimiento, Estudiantes le ganó a Patronato y cortó su mala racha

DEPORTES 10 de febrero de 2019 Por
Fue 1-0 con un cabezazo de Schunke. El conjunto de Leandro Benítez llevaba siete partidos sin triunfos
-fqZfuXdo_1256x620__1

Con poquito, agradeciendo la falta de puntería de Gabriel Compagnucci, que falló su tiro al arco en la última jugada del partido, Estudiantes cortó su malaria de siete partidos sin ganar y frenó el envión goleador de Patronato, que venía de meter 9 goles en tres partidos.

Un triunfo flaco, balsámico, que sirve para disipar las dudas, que calma los nervios y devuelve un poco de tranquilidad.

Patronato casi salva la ropa jugando con uno de menos más de 60 minutos –bruta infracción de Federico Bravo al Chapu Braña lejos de su arco- el día que el Pincha volvió a jugar en La Plata, tras 261 días de ausencia en el Unico Estudiantes le marcó la cancha a los entrerrianos jugando recto, apretando en la franja media, en donde Braña fue jefe y Enzo Kalinski su secretario. Y después, desde las bandas, el Pincha soltó al uruguayo Manuel Castro que, ayer desde la izquierda, penetró en la última fila visitante con llamativa peligrosidad.

Si bien la ejecución de Nahuel Estévez desde un córner fue perfecta, no menos acertado fue el frentazo goleador de Johny Schunke –lo descuidó Dylan Gissi al saltar-, desde allí hasta el final del primer capítulo fue todo de Estudiantes. Pelota y cancha. Iban 25 minutos y el asedio era casi permanente.

Un punto de inflexión en el trámite se dio 10 minutos después del gol, cuando el árbitro debutante Leandro Rey Hilfer, no cobró pelota fuera y saque de meta a una recuperación en el área de Schunke que derivó en el penal que magistralmente le sacó Sebastián Bértoli a Estévez.


En la parte complementaria, contrariamente a lo que todos suponían, Estudiantes bajó un cambio. Y más que eso: retrocedió en el campo. Extraño comportamiento colectivo y táctico, porque nunca supo aprovechar el jugador de más del que dispuso en buena parte del juego.


Germán Berterame, movedizo, inteligente para trabajar en los cortos espacios que dejaban los centrales visitantes, tuvo un par de chances claras para nivelar el resultado. También es cierto que el veterano Bértoli -41 años- sacó dos pelotas clave y dejó viva la chance de la merecida igualdad.

Estudiantes tenía que ganar y, sin sobrarle absolutamente nada, lo hizo. Tres puntos que a la hora del conteo final serán diamantes.

Fuente: Clarin

Te puede interesar