Una sociedad a la deriva: Las mismas fantasías, los mismos fracasos

MIRADAS 05 de enero de 2019 Por
En estos días se han conocido diversas encuestas en las que Mauricio Macri y Kristina Fernández serian los candidatos más votados para las elecciones presidenciales de octubre próximo
hoy

En estos días se han conocido diversas encuestas en las que Mauricio Macri y Kristina Fernández serian los candidatos más votados para las elecciones presidenciales de octubre próximo. En algunas, uno esta primero y en otras segundo, pero las diferencias son mínimas.


Sin embargo, esas mínimas diferencias estarían mostrando el error –táctico por el momento- del gobierno de elegir como rival directo a Cristina a la que están favoreciendo, sin que ella deba decir una sola palabra, es suficiente que se refugie en “Su lugar en el mundo” o en la sede del Instituto “Patria”.

 
El propio gobierno-genialidad de Marcos Peña está posicionando a Cristina en un lugar de privilegio, al tiempo que le genera un grave problema al Justicialismo Federal, racional, oportunista o como se lo quiera llamar ya que en cierto modo lo obliga a transar con ella.

 
Por otra parte no es disparatado pensar que llegado el momento de votar, la gente elija al candidato que vea con más posibilidades de ganarle al oficialismo, cuya gestión de gobierno ha sido tan reprobable como la de Kristina.

La historia del sentimiento “anti” de nuestra sociedad se estaría reiterando una vez más.

Este es el dato esencial que tenemos que tener en cuenta que, además nos están mostrando todas las encuestas, sin excepción alguna.

El rechazo y la imagen negativa de Macri y Kristina supera a la positiva, lo mismo que las respuestas a las intenciones de voto, la mayoría no los votaría.

Esto significa que hasta el momento los candidatos con mayor intención de voto, son mayoritariamente rechazados.

Si proyectáramos el voto “anti”, ante el fracaso total del gobierno de Mauricio Macri que, para su desgracia quedó al desnudo a partir del 28 de diciembre de 2017, es difícil encontrar algún acierto en su gestión, la consecuencia lógica es que el “voto anti” se convierta en “anti oficialismo”y esa es la única carta que tiene para jugar Kristina.

Los propios equipos de campaña del oficialismo, están trabajando, incluso quizás con dineros públicos, para “ex-ella” como la llama Alejandro Borensztein.

El gobierno de Mauricio Macri es un gobierno distante de la sociedad, como podría reiterarlo hoy Marcelo Sanchez Sorondo cuando se refirió a Arturo Frondizi luego del acto de Plaza de Mayo del 01/05/1958 en el que, no logró establecer relación con la gente que lo veía y escuchaba.

La cercanía no se logra con el pago de subsidios sociales, haciendo merito de su incremento, cuando precisamente el monto exorbitante de las ayudas sociales es una prueba irrefutable de su fracaso como lo acreditan todos los indicadores económicos.

Por otra parte se continúan cometiendo errores difíciles de entender y justificar, y Juan Carlos De Pablo en un reportaje en el diario “El Cronista” lo dijo sin pelos en la lengua: si es necesario tener una tasa del 60% para lograr una inflación del 30 % anual, estamos ante un “problemón”.

Con ese nivel de tasa de interés, no hay sistema económico que aguante, asi de simple.

En cierto modo, Macri llega al final de su gobierno igual que Kristina. Veamos Tipo de cambio, Cristina tenía el cepo, Macri lo “cepea” con la tasa de interés. Estamos igual.

Déficit fiscal: Macri superó al de Cristina. Estamos peor.

Deuda. Cristina nos dejó el default; Macri nos dejará ante una imprescindible renegociación en 2020, para evitar un nuevo defaultformal ya que la tasa del riesgo-país lo pone en evidencia. La deuda equivale a un PBI (en baja).

Inflación. Es mayor que la que nos dejó Cristina. Según Orlando Ferreresestaríamos en “hiper”.

Pobreza. Con pequeñas variaciones se mantiene en el mismo niel que la dejada por Kristina.

Recesión. La recaudación fiscal fue del 31% un 15% menos que la inflación. Es obvio cayó groseramente el consumo.

Estas breves comparaciones impulsaran a la gente “anti” a votar a quien tenga más posibilidades de ganarle al oficialismo, que resultó más peor que lo peor de antes.

Sin embargo, el gobierno de Macri tiene una carta que todo indica no usará.

Debería reemplazar a Marcos Peña y a la mayoría de sus ministros, Carolina Stanley incluida.

Debería “roscar” con todos los sectores políticos, gremiales, empresarios y los pocos culturales que nos quedan para proponer un sistema político institucional participativo con un par de ideas rectoras que, obviamente no pasan por el señor Jaime Durán Barba.

Kirchner se había encandilado con los US$ 20.000 millones de los chinos, Macri con la lluvia de inversiones, en fin señores dirigentes, las mismas fantasías, los mismos fracasos.

Entre tanto la sociedad sigue a la deriva con sus 42 millones de habitantes a bordo de un barco sin destino.

Urgente24

Te puede interesar