Macri recibió a Rosenkrantz y Highton de Nolasco en medio de las tensiones dentro de la Corte

POLÍTICA Por
También estuvieron Marcos Peña y Germán Garavano. Lo describieron como un encuentro protocolar y formal. El tribunal debe fallar sobre jubilaciones.
MACRI Y LA CORTE

“Fue una reunión protocolar, formal, breve, para honrar a las nuevas autoridades de la Corte”. Germán Garavano -ministro de Justicia- presentó con esas palabras el almuerzo de Mauricio Macri con Carlos Rosenkrantz y Elena Highton en la Casa Rosada. El encuentro quedó cruzado por las internas en el Tribunal y las cuestiones sensibles que tendrá que resolver, en particular el fallo sobre la fórmula de ajuste para las jubilaciones.

“Fue una invitación que en su momento formulamos con el Presidente, ni bien asumieron las nuevas autoridades. Era correcto recibirlos en lo que tiene que ver con el diálogo entre los distintos poderes”, dijo Garavano pasado el mediodía a los periodistas acreditados en la Casa Rosada. En un principio el almuerzo estaba pensado con los cinco integrantes de la Corte y del lado del Gobierno con el jefe de asesores José Torello y el abogado Fabián "Pepín" Rodríguez Simón, integrantes de la mesa judicial del macrismo. Ricardo Lorenzetti y Juan Carlos Maqueda lo rechazaron, y luego Horacio Rosatti también decidió no asistir. “La invitación original era para todos los miembros de la Corte, pero estaba dirigida a las autoridades que era a los que se iba a agasajar”, reconoció el ministro de Justicia. Los ausentes dejaron trascender que remitían a la acordada de 2004, que estableció que los magistrados no podían reunirse a solas con una de las partes en litigio. Además de Macri y Garavano participó el jefe de Gabinete, Marcos Peña.

Uno de los temas sensibles es la causa de Lucio Orlando Blanco. La Cámara de la Seguridad Social falló a favor del jubilado en su reclamo para aplicar el ISBIC (Indice de Salario Básico de la Industria y la Construcción) en lugar del RIPTE (Remuneración Promedio Imponible de los Trabajadores Estatales), el expediente llegó a la Corte Suprema y si confirma ese criterio tendrá impacto en más de 150 mil juicios y un fuerte perjuicio para el Estado. “Sería un problema para el país y para los futuros jubilados, otra hipoteca para el sistema previsional”, advertía estos días uno de los funcionarios que sigue el expediente de cerca. “Eso tiene que ver con la agenda de la Corte y el Poder Ejecutivo no tiene conocimiento”, respondió Garavano, y aludió a una serie de temas generales tratados durante el almuerzo (arroz con langostinos y frutas o torta de chocolate de postre): “Se conversó en términos institucionales de la situación del país, del esfuerzo que se está haciendo en términos presupuestarios, la situación de la Justicia nacional y las provinciales, el G20”.

A su vez la Corte tendrá que resolver la pulseada sobre el pago del Impuesto a las Ganancias por parte de jueces y otros funcionarios del Poder Judicial. La Asociación de Magistrados interpuso un amparo, apelado por el Gobierno, para evitar que el tributo alcance a los designados a partir del 1° de enero de 2017. De acuerdo con la estimación del Ministerio de Hacienda, las exenciones en este rubro sumaron unos $7.000 millones este año y superarán los $10.000 millones en 2019. “No lo hablamos específicamente, sí probablemente sea de los temas que se aborden en las sucesivas reuniones que tengamos”, indicó el ministro sobre los próximos encuentros individuales con cada magistrado y junto con Peña con todos los miembros de la Corte. Lo mismo sucederá con la discusión por el presupuesto: los integrantes del Tribunal firmaron el aumento para que los judiciales alcancen el 40%, para lo que pidieron -por intermedio de una carta a Peña- $1.605 millones al Gobierno para afrontarlo. En la Casa Rosada dijeron que lo tiene en estudio Hacienda aunque le adjudicaron pocas posibilidades de una respuesta positiva. ¿Será parte del ida y vuelta de las negociaciones? “Esa partida extra alteraría el Presupuesto 2019 y el Poder Judicial estaría incumpliendo la norma de responsabilidad fiscal”, argumentó un alto funcionario.

La disputa entre Rosenkrantz y Lorenzetti, con Rosatti en tensión como fiel de la balanza, atravesó al almuerzo en la Casa Rosada. “¿Cómo está todo en la Corte?”, tantearon los anfitriones. La respuesta fue positiva para salir del paso y cerrar el tema, según fuentes del Gobierno: “Son jueces muy serios que hablan poco y menos sobre casos puntuales”. Un funcionario no ocultó la expectativa de que Rosatti quede del lado de Rosenkrantz y Highton: “El votó a Rosenkrantz como presidente, si no hubiese seguido Lorenzetti”.

Como contó Clarín, Maqueda y Rosatti se encaminan en el caso Blanco a votar a favor de la fórmula que en la mayoría de los casos favorece a los jubilados y Lorenzetti avaló en otro expediente el índice que prevé un aumento mayor. El Tribunal emitiría una resolución antes de fin de año.

Con información de www.clarin.com

Te puede interesar