El detective portugués que trabajó en el caso de Madeleine McCann reveló "la verdad" de cómo murió la nena de tres años

El investigador Gonçalo Amaral insistió en su hipótesis de que los padres de Maddie fueron los culpables de la desaparición de su hija en 2007.
descarga (1)

Madeleine McCann desapareció de un complejo hotelero en Portugal hace 11 años, el 3 de mayo de 2007. Desde entonces se llevaron adelante diversas hipótesis sobre el posible paradero de la pequeña Maddie. Gonçalo Amaral, que fue líder de la investigación policial en su momento, dio a conocer una teoría sobre el hecho que enfureció a la familia de la nena.


Después de que lo sacaran de la investigación, el exjefe de la Policía de Portugal se volcó al mundo de los libros y comenzó a dejar por escrito sus sospechas sobre lo que ocurrió aquella noche en hotel la ciudad de Praia da Luz. Sus acusaciones repercutieron también el en Reino Unido y provocaron un escándalo en el círculo íntimo de la familia McCann.

En su libro "La Verdad de la Mentira", el investigador y ahora escritor señaló que Maddie murió en un accidente doméstico en el departamento que alquilaban en el complejo hotelero. Además, insistió en que los padres fueron responsables del episodio y que hicieron desaparecer el cuerpo para evitar ser juzgados.


Según el autor, Kate y Gerry McCann simularon un secuestro para evitar ser responsabilizados por la muerte de su hija. "Si continúa haciendo estas afirmaciones escandalosas, encontrará que tendrá una dura lucha entre sus manos. Kate y Gerry no van a dejar que se salga con la suya con lo que dijo sobre ellos", expresó un allegado a los padres, al diario The Sun.

Tras la publicación del libro, los padres de Maddie se encuentran en una batalla legal contra Amaral no solo por sus fuertes acusaciones, sino también por el más de medio millón de dólares que ganó el investigador con su libro. La familia presiona en la Justicia para que la mitad de las ganancias sean donadas a la investigación del caso.

"El matrimonio McCann sedó a Maddie y la niña murió mientras ellos cenaban", había asegurado el detective en una entrevista con un programa de televisión australiano. "No hay pruebas de que la niña fuera secuestrada", señaló Amaral en su momento. Por el contrario, afirmó que hay pistas que indican que los padres fueron negligentes y hay pistas de que el cuerpo fue escondido.

 Fuente: TN

Te puede interesar