Escalofriante confesión del asesino del ex futbolista brasileño

INTERNACIONALES Por
Edison Brittes Júnior aseguró en una entrevista televisiva que fue él quien mató a Daniel Correa, porque supuestamente el jugador de San Pablo había tratado de violar a su mujer. Leé los detalles

 
 
La investigación sobre el asesinato del futbolista Daniel Correa sigue revelando detalles sobre lo que sucedió esa noche trágica en que el jugador del San Pablo terminó muerto en un descampado, decapitado y con los genitales cortados.

El jueves pasado, el empresario Edison Brittes Júnior, su esposa Cristiane y su hija Allana de 18 años, fueron detenidos y permanecerán al menos un mes en prisión mientras avanza la investigación. 

En los últimos días, el sospechoso decidió salir a hablar y confesó el crimen, asegurando que él mató al futbolista porque estaba tratando de violar a su esposa.  

Según Brittes Júnior, su hija Allana estaba celebrando su cumpleaños de 18 en la casa de la familia, donde fue invitado Corrêa Freitas. 

El momento del escándalo

Durante la celebración, el futbolista habría subido a una de las habitaciones donde estaba durmiendo la esposa de Brittes Júnior, Cristiana.

Al encontrarla en la cama, según la declaración del confeso, el futbolista intentó violar a la mujer, y al darse cuenta de lo que está pasando, ella empezó a gritar. Fue entonces cuando cuando llegó su marido.

"Cuando abrí la puerta [de la habitación], [Corrêa Freitas] estaba encima de mi esposa, mientras ella pedía auxilio. Lo que hice fue lo que haría cualquier hombre, porque la mujer que estaba allí no era mi esposa. Era todas las mujeres de Brasil. Podía ser tu hija, tu hermana, tu madre, tu esposa. En ese momento era mi esposa, Cris, con la que llevo casado 20 años", afirmó el hombre en un video difundido por medios de comunicación brasileños.

"Lo que hice fue lo que haría cualquier hombre, porque la mujer que estaba allí no era mi esposa. Eran todas las mujeres de Brasil. Podía ser su hija, su hermana, su madre, su esposa. En ese momento era mi esposa, Cris, con la que llevo casado 20 años. La mujer a la que he dedicado mi vida, que siempre me amó y respetó", espetó el empresario. Sin embargo, las declaraciones de Brittes están lejos de ser una confesión: el empresario no admitió haber apuñalado a Corrêa en el cuello ni dijo que él hubiese amputado sus genitales.

"Si hice lo que hice, quiero que todos los que me están viendo piensen qué harían para mantener la integridad moral de su familia y ayudar a una mujer pequeña y frágil", convino el empresario. "Fue cuando le quité de encima de mi esposa que lo arrojé al suelo y evité que fuese violada por ese monstruo canalla", disparó.

Allana, la hija de la pareja, reforzó la explicación de su padre al decir que subió al piso alto de su casa para ir a acostarse y se encontró con la escena del futbolista de 24 años intentando violar a su madre.

"Todo el mundo quería atacarlo porque mi madre gritaba y él no decía nada. Lo conocí hace menos de un año pero no tuve relación con él", declaró la joven. Hasta el momento los investigadores del estado de Paraná, al sur de Brasil, descubrieron que Corrêa le confesó a un amigo por Whatsapp que quería "comer a la madre de la cumpleañera" y luego agregó que logró su cometido y tenía la foto para probarlo.

En el video Brittes Júnior explica que en aquella ocasión arrojó al presunto violador al suelo, pero en ningún momento confiesa haberlo asesinado.

En su descargo, Brittes aseguró que entre el futbolista y su esposa no había un amorío: "Los medios han dicho muchas cosas. Mi esposa nunca tuvo nada con Daniel, mucho menos mi hija. Siempre hay rumores pero la verdad aparecerá". Y señaló lo que ocurrió al ver la escena: "Lo quité de encima de mi esposa, lo arrojé al suelo y evité que fuese violada por ese monstruo".

Aunque aquellas declaraciones de Brittes no coincidían con la información que brindó el comisario Amadeu, encargado del caso: "Con certeza (fue torturado) porque recibió una paliza dentro de la casa y después tuvo el cuello cortado y los órganos genitales extirpados", señaló sobre lo ocurrido con el futbolista.

Entonces, el empresario en una entrevista con Rede Globo, confesó el crimen. Explicó que estaba durmiendo en una habitación mientras la fiesta seguía y que un ruido lo despertó: "Escuché gritos, de socorro, cuando llegué al cuarto quise abrir la puerta, estaba cerrada. Yo derrumbé la puerta de mi cuarto y cuando abro, él (Correa) estaba encima de mi esposa y ella gritando y pidiendo socorro. En ese momento en que vi eso, perdí el control".

El cuerpo del jugador de fútbol fue encontrado el 28 de octubre al lado de una carretera en la ciudad de São José dos Pinhais. El futbolista tenía dos cortes en el cuello y los genitales cortados.

Los chats de la polémica

La Policía brasileña tiene en su poder el celular del jugador Daniel Correa Freitas en el que se encontraron mensajes de WhatsApp enviados a un amigo. En estos escribió  que se quería “comer a la madre de la cumpleañera”.

También hallaron unos mensajes posteriores en los que aseguraba: “Me la comí”, junto a imágenes en las que aparecía acostado en una cama con la mujer, que aparentemente dormía.

Además, antes de ser sorprendido por el empresario Brittes, el joven centrocampista envió fotografías a sus amigos que lo muestran con la esposa de este.

Sin embargo, para el comisario encargado de la investigación, Amadeu Trevisan, la reacción de Brittes fue una exageración, así sean ciertas las imputaciones sobre el futbolista. 

"Fue un exceso, totalmente desproporcionado. No había necesidad de haberle exterminado y mucho menos de esa forma insidiosa y cruel", señaló.

Fuente: Cronica

Ahora el empresario, su esposa y su hija, permanecen en prisión preventiva por un plazo máximo de 30 días, mientras continúa el desarrollo de la investigación y las autoridades se concentran en la búsqueda del arma homicida.

Hay dos imágenes que Correa envió a un grupo de amigos por Whatsapp aquella noche. En el chat, el jugador contó que estaba en la fiesta de la chica y luego envió un mensaje en el que afirmó que se iba a "comer a la madre" de la cumpleañera, y que el padre de Allana también estaba en el lugar. 

 

Te puede interesar