La figura de Alfonsín debe ser valorada por aquellos que están en la política

MIRADAS Por
Se cumplen 30 años del resurgimiento de la Democracia en Argentina, es de esperar que aquellos que transitan los caminos de la política honren a quién le deben poder hoy estar en libertad y en un pleno ejercicio de las Instituciones Republicanas
multimedia.normal.b4aaf43f079d159c.686f795f6e6f726d616c2e6a7067

Raúl Ricardo Alfonsín dejó hace mucho tiempo de ser patrimonio de la Unión Cívica Radical para ser de todos los Argentinos, sin distinción alguna de partido político democrático.

Este 30 de Octubre se cumplen 35 años del resurgimiento democrático en Argentina. Quienes tuvimos la desgracia de vivir los años de plomo y grises de la sangrienta dictadura militar, valoramos profundamente el Estado de Derecho y la plena vigencia de las Instituciones Republicanas, quizá los más jóvenes lo toman como algo normal y habitual, y es lógico, pero no debemos nunca olvidar lo que vivimos para que la historia no se vuelva a repetir y los errores del pasado no se cometan nuevamente.

Alfonsín fue literalmente el garante absoluto de la Democracia, su arquitecto, mentor y ejecutor.

A medida que pasan los años su figura se agiganta y se valoriza aun más sus renunciamientos personales en pos de la consolidación de un sistema de vida, imperfecto, seguramente, pero el único posible.

Alfonsín fue un autentico estadista y visionario, que en el ejercicio de su gobierno se vio en la obligación de elegir entre la continuidad democrática y la economía, lamentablemente las mezquindades de la clase política y empresarial no permitieron las dos cosas, primaron los egoísmos.

Alfonsín se inclinó por supuesto por la Democracia y en esa elección no dudó en dejar el gobierno 6 meses antes en pos de la paz y el futuro de los argentinos.

Sin Alfonsín a la cabeza en el contexto de esos años, seguramente el resurgimiento democrático hubiese demorado mucho más, él pagó las consecuencias de años y años de frustraciones y por sobre todo, como bien lo manifesté anteriormente, de mezquindades de la clase política y empresarial de Argentina.

Hoy, cuando la Nación vive momentos muy difíciles y algunos de los valores que nos legó parecen haberse perdido, más que nunca nos debemos refugiar en el rezo laico que nos enseño el Dr. Raúl  Ricardo Alfonsín: "...con el objeto de constituir la unión nacional, afianzar la justicia, consolidar la paz interior, proveer a la defensa común, promover el bienestar general, y asegurar los beneficios de la libertad, para nosotros, para nuestra posteridad, y para todos los hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino."

Te puede interesar