Emboscada al jefe policial de Santa Fe: Todas son dudas por ahora

Investigan si los disparos que hirieron a Mariano Valdés se hicieron desde adentro del auto, en el que estaba con una oficial ayudante.
hoy

"En lo personal creo haber disparado en al menos 10 oportunidades. Y la oficial igual". El jefe de la delegación Santa Fe de la Policía Federal, comisario Mariano Valdés (51), no tuvo dudas cuando dio su versión del episodio en el que recibió dos balazos en la banquina de la autopista Rosario-Buenos Aires, mientras estaba detenido en su auto junto con Roxana González (27).

Sin embargo, los que sí tienen dudas son los investigadores, ya que los datos surgidos en las últimas horas hacen que la versión de la emboscada, si bien todavía continúa siendo una de las hipótesis, cuente con algunos puntos oscuros.

No se descarta un intento de robo, un ataque vinculado con bandas delictivas ni una interna policial. Pero tampoco, según deslizaron hoy desde distintas fuentes a Clarín, que los disparos que hirieron al comisario se hayan efectuado desde adentro del auto en el que viajaba, un Ford Focus sin identificación oficial.

 

En sus declaraciones ante el personal de la fiscalía de Villa Constitución, Valdés y la oficial ayudante González contaron que tres personas encapuchadas se bajaron de una camioneta 4x4 oscura y los atacaron, por lo que respondieron utilizando sus armas reglamentarias.

Un elemento central que despierta la sospecha de los investigadores es que las heridas de Valdés, en la ingle y el brazo derecho, indican que las balas habrían partido desde el lado del acompañante hacia el lugar del conductor.

La teoría de que el ataque se produjo desde afuera y a la izquierda de donde estaba ubicado Valdés, quien manejaba el auto, tiene allí un punto de conflicto. Fuentes de la Federal admitieron a este diario que ese dato les resulta sugestivo.

Dentro del auto en el que viajaban Valdés y González se encontraron siete vainas servidas, la misma cantidad de impactos detectados en la carrocería y el interior del coche.

En el rastrillaje realizado por Gendarmería el miércoles se hallaron restos de yerba mate y de vidrios polarizados mezclados en la tierra, en el ingreso de la localidad de Pavón. Pero luego se estableció que los cristales no correspondían al auto en el que iba la pareja de policías, por lo que eso fue descartado.

Los investigadores solicitaron otro rastrillaje en la zona del puente de Acceso a Villa Constitución, como "un nuevo posible lugar del hecho". Allí se hallaron cinco vainas, una huella de auto y trozos de vidrio polarizados.

"Se realizó el secuestro de los rastros y se enviarán a pericia comparativa para ver si coincide con el auto agredido y pericias al material balístico recabado", dijeron las fuentes consultadas por Clarín.

Además, las armas policiales están siendo peritadas, un trabajo del que la fiscal Eugenia Lascialandare espera tener resultados en los próximos días.

El relevamiento de cámaras para detectar la presencia en la autopista de una camioneta con las características que describen los policías dio por el momento resultado negativo.

Lo mismo sucedió con las consultas en centros de salud de la zona para constatar si se presentó algún herido de bala. Valdés dijo tener la impresión de que había herido a uno de los atacantes.

Los investigadores tampoco entendían cómo el comisario y la oficial no coincidían en el lugar en el que, de acuerdo a su declaración, se detuvieron en la banquina para cambiar la yerba del mate y fueron emboscados. Entre uno y otro diferían en la descripción, por lo que se trabajó para buscar pruebas en un rango de varios kilómetros.

La primera hipótesis del atentado apuntaba a un ataque vinculado con alguna banda delictiva o a una interna policial y, en menor medida, a un posible robo. La llegada de Valdés en mayo pasado a la conducción de la PFA en Santa Fe, luego de que la cúpula de esa Fuerza fuera descabezada por su relación con bandas narco, inclinó a los investigadores a trabajar con esa teoría como punto de partida.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, habló de un "ataque mafioso", lo que fue avalado el miércoles en su visita a Santa Fe por el presidente Mauricio Macri.

El avance de la causa inclinó a sumar como una posibilidad también que los disparos hayan sido efectuados dentro del propio auto. "Por el momento no descartamos ninguna línea de investigación. Por ahora no hay alguna más concreta que otra", indicaron a Clarín desde la Justicia.

Fuente: Clarín

Te puede interesar