Ahora el Gobierno evalúa reducir el IVA de la cadena de alimentos esenciales

POLÍTICA 15 de agosto de 2019 Por
Sería para las de lácteos, panificados y yerbas, entre otras. Se trató en Gabinete. La intimidad de la reunión en Olivos y dudas por la fiscalización.
MEDIDAS ECONÓMICAS

Mauricio Macri reunió a su Gabinete en Olivos, tras su conversación con Alberto Fernández y los anuncios para paliar el impacto de la devaluación e intentar acortar la distancia con el candidato del Frente de Todos. El Gobierno analizó el impacto de las medidas y prepara nuevas, como una rebaja del IVA en la cadena de alimentos esenciales. Así lo confirmaron a Clarín varios de los participantes de la Cumbre en la residencia oficial.

La medida todavía está en estudio. Impactaría para las cadenas de lácteos, panificados y yerba, entre otras. El ministro de Producción, Dante Sica, es el promotor de la propuesta de rebajar el IVA de alimentos, aunque finalmente esa idea no se incluyó en el primer pelotón de medidas que el Presidente anunció por la mañana. El tema volvió a tratarse en Olivos.

El Ejecutivo analiza otras medidas, aunque el margen fiscal es acotado. Habrá en lo inmediato un nuevo plan de facilidades para quienes hayan tomado créditos hipotecarios UVA. “Habría que ver desde donde se podrían trasladar los costos”, expresó un ministro sobre otras de las medidas que se estudian.

Sica, en la conferencia de prensa posterior a la reunión, sostuvo que las medidas anunciadas “no se licuarán” por una nueva suba del dólar. “Es una mirada de día a día sobre el mercado. Nuestra expectativa es que para finales de semana podamos ver una mayor estabilización del mercado y del tipo de cambio”, sostuvo.

El objetivo es uno solo: restaurar la credibilidad del Presidente, golpeado por la dura derrota electoral, la devaluación y el paso en falso que significó la conferencia de prensa del lunes por la que terminó disculpándose.

El Presidente rompió el hielo al relatar su conversación telefónica con Fernández. “Acordaron tener línea abierta y no mover las aguas para que el mercado se calme. No entraron en quién tenía razón sobre el modelo económico. También coincidieron en que no tenía sentido reunirse porque iba a generar expectativas que no corresponden”, relató un ministro.

Un rato después, Guillermo Dietrich, ante los periodistas calificó el diálogo entre los dos candidatos como “constructivo”. “Fernández dejó un mensaje respecto a la necesidad de generar condiciones de calma en los mercados frente a un eventual cambio de gobierno”, añadió. Enseguida, descartó un adelantamiento de las elecciones. “No hay ninguna posibilidad”, sostuvo.

Del encuentro en Olivos, que comenzó a las 15.30 y se extendió durante casi una hora participaron todos los ministros, la vicepresidenta Gabriela Michetti y las autoridades del interbloque de Juntos por el Cambio; los radicales Luis Naidenoff y Mario Negri. Por el lado del macrismo estuvieron el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, y Emilio Monzó, a quien ya le tendieron un puente de oro para saltar al Frente Todos, que su entorno por ahora rechaza. El titular de Diputados no habló; igual que el jefe de Gabinete Marcos Peña que se limitó a ordenar la reunión.

“Vi muy sereno al Presidente. Me dio tranquilidad, el resultado nos sorprendió a todos por la dimensión. Ha tomado otra vez el timonel. La convocatoria del diálogo tiene que estar; además tiene que competir”; analizó uno de los presentes.

“Hay muchas cosas en juego, además de la presidencia: organismos de control y el equilibrio parlamentario”, precisó Negri, que valoró que menor incertidumbre política puede traducirse en menor incertidumbre económica.

El ministro de Hacienda Nicolás Dujovne dio un breve informe sobre la situación económica, el mercado financiero y los bonos argentinos en el exterior.

Los radicales Negri y Naidenoff fueron dos de los oradores que más se extendieron. “La mejor forma de ayudar al Presidente es hablar con sinceridad y asumir que perdimos y tenemos derecho a competir”, reflexionó el primero. Macri lo felicitó por su triunfo en Córdoba, que el diputado comparó irónicamente con el francófono Quebec, a contramano de Canadá.

En la misma sintonía, otro ministro agregó que la situación económica pesó y mucho en el resultado electoral, que motivó sorpresa y una mala reacción. “Ahora tenemos que pelearnos a como dé lugar”, dijeron.

Un tema menor, pero que también se tocó brevemente en la reunión fue el impacto en las redes sociales de presuntas irregularidades en el control de los comicios y las acusaciones de fraude. En el Ejecutivo varios ministros señalan que hubo muchas presiones a los fiscales de Juntos por el Cambio en los municipios peronistas del Conurbano.

Elisa Carrió, que será una de las oradoras en el Gabinete ampliado en el CCK, lo planteó de manera más enfática en Twitter -sugirió injerencia narco- y lo conversó en privado con la ministra de Seguridad Patricia Bullrich. Sin embargo, las principales espadas políticas del Gobierno aseguran que no tuvo una incidencia definitoria en los comicios y prefieren no darle más entidad. De todos modos: ya existe la decisión de avanzar con una presencia masiva de fiscales y más controles en octubre.

Algunos ministros no se resignan. “No es imposible entrar a una segunda vuelta; si el Presidente recupera su credibilidad”, explicaban.

Un funcionario de Jefatura de Gabinete comparaba la conferencia de prensa posterior a la charla con las que el Gobierno institucionalizó en 2018. Lo desmentían la cantidad de periodistas que acudieron a Olivos, las caras de los ministros y las 4 pantallas de televisión que transmitían la conferencia de Alberto Fernández en simultáneo.

 

 

Con información de www.clarin.com sobre una nota de Guido Carelli Linch

Te puede interesar