El temor de los inversores ahora pasa por el pago de la deuda y ya hablan de "riesgo de iliquidez"

ECONOMÍA 14 de agosto de 2019 Por
Los seguros contra default llegaron a superar los USD 2.000 a cinco años y a 10 años rondaron los USD 1.900. Hay dudas sobre si se hace o no la licitación de Letes
RIESGO LIQUIDEZ

Entre la paliza generalizada que sufrieron los activos financieros argentinos tras conocerse el resultado de las PASO, la más preocupante pasó por el comportamiento del mercado de bonos. Con caídas verticales, los títulos perdieron entre 25 y 30%, dejando las paridades por el piso.

La lectura de las cotizaciones no dejó margen para especulaciones: los inversores temen que la Argentina se encamine rápidamente a un nuevo episodio de reestructuración de deuda, tal como sucedió con el default del 2001 y el nuevo episodio de "default técnico" de 2014, que en ese caso sólo afectó a los títulos emitidos bajo ley neoyorkina (el juez Thomas Griesa no autorizaba los pagos).

Un informe divulgado por el banco de inversión Morgan Stanley le bajó la ponderación a la deuda argentina (downgrade) y se descuenta que próximamente las agencias de calificación le bajen nuevamente la nota a los bonos. Según Morgan Stanley, los títulos más cortos deberían ir a precios en la zona de USD 55 para los plazos de 10 a 30 años. Y eso fue lo que sucedió ayer, luego de ventas masivas. Durante buena parte de la jornada fue difícil encontrar compradores de deuda luego del resultado de las PASO, ante la incertidumbre de inversores que veían un panorama electoral completamente diferente.

Los títulos más afectados fueron una vez más los más cortos, como el Bonar 2020 y el 2021. El motivo es que resultarían los más impactados en el caso de que el nuevo Gobierno decida ir efectivamente a una reestructuración de la deuda. Algo que por otro lado no ha sido confirmado ni por Alberto Fernández ni por ninguno de sus referentes económicos. Por ahora, siempre se han referido a la necesidad de ir hacia un nuevo acuerdo con el FMI que estire los plazos para devolver los USD 57.000 millones que habrán prestado desde mediados de 2018 hasta mediados de 2020.

El banco de inversión alude a los riesgos de iliquidez del mercado de bonos argentino y resalta que los grandes jugadores de deuda aún tienen amplias posiciones en títulos argentinos. En otras palabras, no hay compradores genuinos y son todos vendedores, lo cual aumenta la caída de las paridades. "En este contexto, vemos pocas chances de un rebote a pesar de las fuertes caídas que estamos anticipando", agregan.

Alberto Bernal, de XP Securities, también adelantó un panorama negro para sus inversores luego de la jornada de brutales pérdidas: "Vemos que el pánico de los mercados persistirá hasta que Alberto Fernández anuncie el nombre de su futuro ministro de Economía, lo cual podría ayudar a calmar los ánimos". "Si eso no sucede, los activos financieros continuarán bajo fuerte presión", agregó.

La nueva devaluación le pone más presión a la capacidad de la Argentina para enfrentar los futuros vencimientos. Esto se debe a que el stock de la deuda en dólares aumentará todavía más en relación al PBI lo que a la larga la volvería mucho más difícil de enfrentar.

Como se dijo, los bonos cortos se desplomaron totalmente, pero no sólo eso: hay dudas sobre si se hará o no la licitación de Letes programada para hoy. Son USD 950 millones, de los cuales USD 350 millones corresponden al sector privado. "No se va a pagar 25% para renovar una letra a tres meses", dicen en Hacienda. Hasta en ese refinanciación de corto plazo impactó la crisis del lunes después de las PASO.

 

 

Con información de www.infobae.com sobre una nota de Pablo Wende

Te puede interesar