Cita de rivales acérrimas frente al mar: Cristina Kirchner y Elisa Carrió presentaron sus libros entre ironías de campaña

POLÍTICA 20 de julio de 2019 Por
Qué dijeron las mujeres más polémicas de la política. Chicanas a la misma hora en la costa de Mar del Plata.
CRISTINA Y ELISA

A la misma hora, frente al mar y a solo cuatrocientos metros de distancia, Cristina Fernández de Kirchner y Elisa Carrió presentaron sus libros y se zambulleron en la campaña electoral rumbo a las primarias del 11 de agosto. Las mujeres más polémicas de la clase política coincidieron en la Rambla de Mar del Plata y, desde luego, tuvieron fuertes diferencias: la expresidenta lanzó ironías contra el Gobierno de Mauricio Macri y de María Eugenia Vidal y la diputada se dedicó a ...

Ninguna de las dos fue ingenua. Sabían ambas que hablaban en superposición con su rival. Los canales de TV saltaban de un escenario al otro. Cristina, que habló en el teatro Provincial, no mencionó a Lilita pero le pidió a los militantes que cuando terminara su exposición "se fueran camino al centro y no al Torreón del Monje" porque temía una operación en su contra.

En el Torreón Carrió daba en esos momentos una conferencia de prensa y más tarde presentaría "Vida", un texto de entrevistas en el que repasa sus años en la política y cuenta aspectos de su infancia y hasta de su conversión religiosa. En las horas previas al desembarco en La Feliz y con afiches que anunciaban ambas presentaciones, en el entorno de la líder de la Coalición Cívica temieron que los militantes K se trasladaran al Torreón y provocaran algún tipo de  incidentes.

Cristina se burló de esa especulación -lo mismo que el locutor que ofició de presentador-, aunque se ocupó de dejarles en claro a sus militantes que enfilaran hacia el otro lado de la costa al salir. Los seguidores kirchneristas habían provocado disturbios y escrachado a periodistas en la presentación de Sinceramente, semanas atrás en la Feria de Libro.

Esta vez no pasó nada, solo folclore. Pasado el mediodía, por la Rambla se veían remeras de La Cámpora y el viento agitaba banderas con la cara de Néstor Kirchner. Más cerca de las cinco de la tarde -a la hora que estaba pactado el acto, que arrancó más tarde- ya se respiraba el humo de parrillas que se improvisaron a metros del mar para la venta de choripán y cientos de marplatenses que llegaban al teatro Provincia sin entrada se acomodaban para ver en con Sinceramente en la mano.

"Este es un régimen no capitalista", criticó Cristina a Macri. Y argumentó: "La gente compra 100 pesos de carne, 30 pesos de pan... En nuestra gestión estaban repletos los supermercados y había primeras marcas. ¿Esto es capitalismo? No, no, no. Capitalismo había cuando estaba Axel (Kicillof). Lo acusan de soviético. Estos son soviéticos. Ahora hay productos de marca pindonga".

De la mano de su libro “Sinceramente”, la precandidata a vicepresidente de Alberto Fernández busca potenciar las posibilidades de Kicillof frente a Vidal. Hará tres presentaciones más en la Provincia para pedir el voto. El libro es una excusa: en Mar del Plata casi no habló del texto.

En su presentación, Cristina no se privó de cuestionar a los medios de comunicación, pese al esfuerzo de Alberto por mostrar que el kirchnerismo volverá distinto en caso de ganar en octubre. Señaló que existe "un blindaje mediático" hacia Macri, solo -dijo- "comparable con la dictadura".

Carrió también fue filosa. Insistió con su idea de que "no se puede votar ladrones" en alusión a la fórmula de los Fernández y pidió un esfuerzo para salir a "la República". No dejó de ironizar sobre "los que aspiran a la política para tener cargos" y dijo que ella ya no tiene más ambiciones y que se retirará de la política.

La diputada fue presentada por el diputado Guillermo Montenegro, que aspira a ser el próximo intendente marplatense, aunque primero debe sortear la interna con la radical Vilma Baragiola. Carrió, además, reconoció que haber elegido a Carlos Arroyo, el actual jefe comunal, "fue un error de Cambiemos".

Carrió, como Cristina, fue vitoreada por la militancia al finalizar la presentación de su libro. La aliada más temida del macrismo dio antes una conferencia. Cristina prefirió esquivar a los periodistas y se alejó rodeada de un fuerte operativo de custodia para que las cámaras no tuvieran acceso a ella.

 

 

Con información de www.clarin.com

Te puede interesar