La mafia de los celulares "truchos" en Galería Nore

La venta y reparación de celulares y por supuesto la venta de celulares de procedencia dudosa, convierten a Galería Norte en la galería de los celulalres "truchos"
hoy

El escenario en el que se habrían producido las primeras peleas entre el grupo de Raúl Oscar “el Gordo Otto” Cortez (46) y Matías Nicolás García (27) es sede cotidiana de repetidos allanamientos y operativos policiales.

Además, pesa sobre la galería Norte un prejuicio social que ganó tamaño a lo largo del tiempo y, a la luz de los hechos, mucho antes que el viernes 31 de mayo, cuando se produjo el crimen de “Otto”.

Haciendo un recorrido por los pasillos y observar lo que allí pasa, además de percibir el clima que por estos días embarga al lugar. Lo primero que salta a la vista es la prevalencia de locales comerciales con un rubro dominante. En el centro de sus pasillos, debajo de una hermosa cúpula que está atravesada por luces titilantes de colores y de neón, abundan las casas que se dedican a la venta y a la reparación de celulares. Un hermetismo irrompible y miradas de desconfianza forman el clima en la galería, además de un enojo acentuado con los medios.

Lo que a simple vista podrían ser locales ordinarios, según los conocedores del lugar, tienen un trasfondo emparentado con el mercado de celulares robados y con la activación de equipos que entran por vía de la ilegalidad. “Los locales del centro en su mayoría se dedican a la venta de celulares robados. Es sabido que en esta galería se desactivan los celulares que se roban a escasos metros de aquí”, aseguró F., un hombre que alquila hace años allí y que pidió no ser identificado.


El desbloqueo y activación de celulares sólo es legal cuando lo hace la compañía del usuario dueño de la línea. O cuando se trata de equipos nuevos que se venden sin línea y están bloqueados. En todas las demás situaciones es ilegal, según explicaron desde Personal, una de las principales operadoras del mercado.

A la vista

Este diario pudo observar que es constante el movimiento de gente que entra y que sale a buscar teléfonos debajo de la cúpula central y de los neones, y que hay una actividad permanente por parte de los empleados de las casas de celulares por ofrecer equipos telefónicos al público que visita el lugar. Lo hacen a voz alzada, sin reparos.

“En el subsuelo y en el entrepiso, no hay tanto movimiento, pero allí están los espacios que funcionan como aguantaderos. Las personas que tienen sus negocios cerca de la zona central, colindando, se quejan de que pierden clientes a cada rato, porque nadie quiere entrar a la galería en la actualidad. El prestigio de este paseo de compras se vino en picada”, explicó F.

Hay sectores de la galería que prefieren no alquilar sus locales a comerciantes que se dedican a telefonía o la electrónica, para evitar problemas con el resto de los locales. En estos extremos, se alquilan oficinas sólo a profesionales y a otros rubros comerciales.


“Nos ha pasado que un abogado, incluso prestigioso, nos avise que sus clientes se alarman cuando saben que tienen que visitar el estudio en galería Norte. Eso es un perjuicio causado por una opinión formada sobre este lugar, que no es igual en todos los sectores”, explicó a La Voz un locatario que tampoco quiso ser nombrado.

El centro

Todas las fuentes consultadas coincidieron en que los locales que comercializan electrónica, y en particular celulares, son los que generan mayores tensiones. “Se trata, en promedio, de 10 locales en donde el tráfico es permanente. Entran y salen los equipos móviles, las personas, incluso los fines de semana. La Policía hace cada vez más operativos, pero el problema sigue creciendo”, sintetizó F.

Con información dd La Voz del Interior sobre una nota de MATÍAS CALDERÓN

Te puede interesar