Pronósticos 2020: creen que la economía mejorará menos de lo previsto pero será más sustentable

ECONOMÍA Por
Los economistas sostienen que las bases fiscales serán más sólidas para acompañar el crecimiento y cumplir con los vencimientos de la deuda
PRONOSTICOS 2020

La persistencia de la recesión obliga a los economistas a revisar sus proyecciones para lo que queda de 2019. El martes, el Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) que difunde el Banco Central mostró que las consultoras ahora prevén que la caída de la actividad de este año será mayor a la esperada: estiman que alcanzará el -1,5%. Para 2020 los pronósticos siguen siendo positivos, aunque más atenuados: de un mes a otro la estimación del REM pasó de 2,2% a 2%. 

Si bien se desacelera la magnitud de la recuperación esperada, los analistas destacan que por la baja del gasto público y el ordenamiento de las cuentas fiscales, la reactivación de 2020 será más sólida de lo esperado. 

Según la consultora Orlando Ferreres, la economía mejoró un 1,2% mensual en abril, luego de la caída de 0,7% de marzo. En términos interanuales, el índice general de actividad estaba en abril todavía en terreno negativo (-1,5% interanual), pero con un recorte significativo respecto de la caída de 5,7% del primer cuatrimestre.

Daniel Artana, economista de FIEL, marca que el PBI se contraerá alrededor de 1,5%  este año y la inflación será del orden de 40%. Pero las perspectivas mejoran para 2020. 

Artana sostiene que "el año próximo se podría “capitalizar” el sobreajuste que hubo que hacer en 2019 como consecuencia de la incertidumbre excesiva. Pero no hay margen para una aventura populista".

Según el economista este escenario "abre la puerta para que el año 2020 sea mejor". Plantea que "un intento de forzar una recuperación rápida de la economía dentro de un programa distribucionista chocaría contra la falta de financiamiento externo y la escasez de reservas del Banco Central. En cambio, un programa que evite la tentación de atrasar nuevamente el tipo de cambio real, que continúe la consolidación fiscal y avance en reformas estructurales tiene muchas mejores chances de recuperar la economía en forma sustentable".

Además, para Artana "un horizonte más despejado debería alentar una recuperación de la construcción privada aprovechando que el costo en dólares se ubica hoy 30% por debajo del de 2017".

Jorge Vasconcelos, del IERAL destaca el dato favorable de abril y apunta que "cabe esperar que el signo positivo se mantenga en estos meses en la medición desestacionalizada, aunque a un ritmo más modesto. Al envión del complejo agroindustrial, podría agregarse desde junio la variable consumo, si es que la inflación converge a un guarismo de 2,5 % mensual. En ese caso, la masa salarial estaría ganándole por 0,3 a 0,4 puntos a la marcha de los precios, una situación que hace bastante tiempo no se daba". 

También desde eI IARAF apuestan a que se produzca una recuperación leve del consumo en la segunda parte del año. "En el 2019, y bajo un sendero decreciente de inflación, habrá varios gremios ganando poder adquisitivo respecto a diciembre 2018, lo que permitirá poco a poco agregar dinamismo al consumo que impactará de forma positiva sobre la actividad económica".

Pero advierten que "del lado de los costos, un aumento real de los salarios se traduce en un mayor costo salarial real, dada una productividad constante. Estos aumentos de costos pueden generar una pérdida de rentabilidad a ciertas empresas de los distintos sectores de la economía. Lo que es un verdadero desafío es que la economía recupere el nivel de salarios que tenía a fines de 2017. Por ahora este evento no aparece en el horizonte de mediano plazo".

Para el economista Gustavo Reyes, de la Fundación Mediterránea, la clave del 2020 seguirá siendo el frente fiscal. "Si bien el próximo gobierno heredará una situación fiscal bastante mejor que la de años anteriores, alcanzar el superávit primario necesario para asegurar la solvencia de la deuda pública seguirá requiriendo, al menos en 2020, una evolución de los gastos bastante por debajo de los ingresos del gobierno".

 "En 2020, un gobierno con un horizonte político de 4 años, podría, en el marco de un plan económico integral, restituir la confianza en la economía y permitir una mejora en la demanda de dinero para monetizar parte de las Leliq y desactivar la peligrosa puja entre las tasas de interés y las tensiones cambiarias", apunta.

Reyes destaca que el financiamiento del año próximo es manejable. "Las autoridades económicas empezarán el 2020 probablemente con muy pocos recursos acumulados en la “caja” pero, afortunadamente, las necesidades de financiamiento al próximo año son accesibles en la medida que se logre refinanciar internamente los vencimientos de deuda". De este modo, si el próximo gobierno "avanza en las reformas estructurales, renuncia explícitamente al impuesto inflacionario y genera muestras contundentes de mantener la continuidad del actual ajuste fiscal; probablemente no sólo podrá refinanciar internamente los vencimientos de la deuda sino que también, con señales adecuadas hacia los mercados de crédito, podrá re-abrirlos y generar fuertes caídas en las primas de riesgo, tasas de devaluación esperada y tasas de interés".

 

 

Con información de www.clarin.com sobre una nota de Annabella Quiroga

Te puede interesar