Sergio Massa estira una definición de qué hará y resiste la presión de su propia tropa

POLÍTICA Por
En el Frente Renovador confluyen dirigentes que aprueban una colectora con Vidal y otros que quieren ir con los K
SERGIO MASSA

“Voy a escuchar a todas las voces del Frente Renovador. Yo solo no tomo ninguna decisión”, repitió Sergio Massa en las últimas horas a quienes le consultaban sorprendidos por la negociación con María Eugenia Vidal.

El tigrense está dispuesto a escuchar a la gobernadora bonaerense, pero decidió no reunirse con ella, para evitar fisuras en su tropa, donde confluyen dirigentes que ven con buenos ojos la colectora que propone la mandataria con un sector que impulsa su regreso al kirchnerismo.

Como sea, pese a los tironeos, se tomará “hasta el viernes” para hablar con todos los dirigentes que lo rodean y el fin de semana avanzaría en una decisión.

Lo único que, al menos por ahora, no está en duda, según quienes hablaron con el ex diputado, es que “su candidatura a presidente sigue más firme”.

Esta semana, cuentan en su entorno, Massa tiene previsto dialogar con un grupo de gobernadores que antes de que Cristina decidiera ungir a Alberto Fernández se había referenciado dentro de Alternativa Federal, como el sanjuanino Sergio Uñac, el entrerriano Gustavo Bordet, el chubutense Mariano Arcioni y el misionero Carlos Rovira, "líder espiritual" del Frente Renovador de la Concordia.

También hablará con el cordobés Juan Schiaretti y el rionegrino Miguel Angel Pichetto.

Las opiniones que escuchará no son homogéneas. Algo similar a lo que le transmite su propia tropa.

Allí están los dirigentes que rechazan, aunque por lo bajo y sin presiones públicas, cualquier acuerdo con el kirchnerismo, como su madrina política Graciela Camaño y varios diputados nacionales; y otros cuadros con responsabilidades territoriales que para evitar pagar el costo de la grieta tendieron puentes con Alberto Fernández y le reclaman competir en ese espacio.

Tanta diversidad interna forzó a Massa a apagar un incendio. "No tengo prevista ninguna reunión con la gobernadora Vidal. Sería bueno que los funcionarios del Gobierno nacional dediquen su tiempo a gobernar", expresó en su cuenta de Twitter.

Fue luego de que Clarín publicara que había acordado un encuentro -con lugar y horario a confirmar- con la gobernadora. El tigrense salía de una consulta médica por un cuadro gripal que lo aqueja desde hace unos días y vio su teléfono estallado con mensajes de todo color.

Si la apertura a que compita en una PASO que le hizo Alberto Fernández lo había dejado pensando, la propuesta que le hace Vidal extendió los plazos de definiciones que había trazado Massa inicialmente.

Vidal le ofrece contener a dirigentes massistas que buscan conservar sus territorios. Así lo explicitó el intendente de Vicente López, Jorge Macri, en diálogo con radio Mitre: “Hay intendentes de Sergio Massa que podrían ir en la lista de Cambiemos para ser electos. Si hay un intendente que es de Massa y la gobernadora siente que es un buen intendente, por ahí vale la pena trabajar con él", planteó.

Massa debe darle soluciones a 9 intendentes bonaerenses, entre los que se encuentran dos del conurbano: Julio Zamora (Tigre), que fue uno de los primeros en mostrarse en actos con el kirchnerismo, y Luis Andreotti (San Fernando), a quien en la Provincia destacan su gestión, pese a ser territorio del subsecretario de Asuntos Municipales bonaerense, Alex Campbell.

"La idea es que se respeten los lugares donde hay intendentes propios de Cambiemos (son 69) y de Sergio. Y donde no ocurre, que haya PASO provinciales. Pero en todos los casos que a las generales llegue un sólo candidato", planteó una de las voces al tanto de las charlas vía chat entre Vidal y Massa.

A ese acuerdo con los jefes comunales, Vidal le podría sumar a la negociación un trabajo quirúrgico para dirimir candidaturas a legisladores provinciales, la otra necesidad del massismo.

En ese contexto, hay quienes plantean en el Frente Renovador que, aunque tardía por los reparos que había puesto el jefe de Gabinete, Marcos Peña, un cierre con Vidal le otorgaría a Massa garantizar su estructura política y no pagar el costo político de tener que llevar en su boleta la candidatura a diputado de Máximo Kirchner.

 

 

Con información de www.clarin.com sobre una nota de Ignacio Ortelli

Te puede interesar