A pesar de ganar menos, se pagará más por Ganancias

ECONOMÍA Por
Paradoja. Se debe a que el Estado no permite elevar el mínimo no imponible y las deducciones. Las empresas también sufren el mismo sistema.
AFIP

Un empleado soltero con un sueldo neto mensual antes de impuestos de $40.000, durante el primer semestre del 2018 y $50.000 de julio a diciembre -ajuste muy inferior a la inflación de 2018- tuvo un aumento en enero de este año del 20% -a $60.000.- y en julio se prevé un 17% -a $70.200, considerando el efecto aguinaldo, este año deberá pagar $63.995 por Ganancias.El año pasado, abonó $30.087. La carga fiscal del año pasó del 5,14% al 7,56% de los sueldos netos cobrados, es decir se incrementó el 47%. Percibiendo un sueldo similar al de 2018 o incluso inferior en términos reales, deberá ingresar un impuesto mucho mayor como consecuencia de la insuficiente actualización de las deducciones y las escalas de Ganancias.

Asi le dijo a Clarín el especialista tributario Marcelo Conti- socio del Estudio Bertazza y asociados- -quien explicó que “en contextos de alta inflación, como el que viene padeciendo nuestro país desde hace muchos años”, el impuesto a las Ganancias de las empresas y de las personas debe aplicarse sobre los ingresos y las utilidades reales y no sobre las nominales obtenidas.

Esto se produce porque el esquema de actualización vigente --deducciones y escalas- se retrasa en términos reales frente a la inflación. Por ejemplo, el ajuste del 28,29% para este año 2019 resulta notoriamente inferior a la inflación que se prevé –las consultoras la estiman en el 40%. “Si los salarios se ajustan en niveles similares a la inflación estimada. la retención del impuesto será superior a la del año anterior por sueldos que no se incrementan en términos reales o que incluso pueden reducirse. No sólo se abonará mayor impuesto que el ingresado el año pasado sino que muchos empleados que no tributaban comenzarán a hacerlo este año”, dice Conti.

Los datos oficiales lo confirman. En enero de 2017, tuvieron retenciones de Ganancias 1.883.369 trabajadores y jubilados y en diciembre de ese 2.207.577. En 2018 pasó lo mismo: en enero tributaron 1.878.757 y en diciembre 2.219.616, a pesar de la fuerte caída tanto de los sueldos como de las jubilaciones. Y a pesar que se redujo el número de ocupados .

Este año, pagan Ganancias los trabajadores solteros en relación de dependencia sin hijos que ganen más de $38.301,85 netos y los casados con dos hijos más de $50.667,76. En el caso de los autónomos, los valores son más bajos.

Con relación a 2018, el ajuste del mínimo no imponible fue del 28,29%. En consecuencia, los trabajadores que durante el año obtengan subas de ingresos por encima del 28,29% tendrán mayores retenciones por Ganancias, aunque el aumento salarial sea inferior a la inflación que se pronostica superará el 40%.

A partir de esos valores, el tributarista Cesar Litvin señala que “resulta clave determinar con precisión los valores no imponibles para que el impuesto incida sobre la auténtica capacidad de pago”. Y agrega que “en el gobierno anterior no existía una actualización automática de esos importes, aunque el Poder Legislativo delegaba en el Poder Ejecutivo la actualización que se hace incuestionable cuando la inflación causa estragos. Desde 2017 está prevista una actualización por un índice salarial . La medición del año anterior que rige para todo el 2019 fue del 28,3% cuando la inflación fue del 47%, con lo cual cualquier recomposición salarial por encima del índice va a provocar que una parte del incremento no vaya al bolsillo del trabajador sino al Estado via el pago de ganancias”.

Dado que el PEN no tiene facultades para modificar esa norma, Litvin propone que el Congreso se comprometa en forma urgente para considerar, en esta coyuntura inflacionaria, tres propuestas: 1-Actualización semestral de las deducciones personales 2-Cambiar el índice de actualización salarial por el IPC que mide la inflación 3-Equipar a los autónomos con los asalariados “Para quienes opinaran que estas medidas se traducen en pérdida de recaudación , la respuesta contundente es que Ganancias debe medir con precisión la capacidades económicas y en ese sentido el Mínimo No Imponible no debe evaporarse por la inflación, Además con más dinero en el bolsillo los trabajadores lo vuelcan al consumo y eso potencia la actividad económica, de lo contrario agudiza la recesión”. concluye Litvin.

También Conti dice que “debería modificarse la ley de impuesto a las Ganancias para establecer nuevos importes de deducciones computables y escala de tributación aplicable, acordes con la realidad económica imperante y fijar un esquema de actualización de deducciones y escala que contemple la inflación existente y que no se difiera en el tiempo su aplicación, diferimiento que agrava los perjuicios ocasionados en períodos de elevada y creciente inflación”.

 

 

Con información de www.clarin.com sobre una nota de Ismael Bermúdez

Te puede interesar