Juan Carlos de Pablo cuestionó la convocatoria de Cristina a generar un acuerdo social

ECONOMÍA 11 de mayo de 2019 Por
El economista, junto al periodista Marcelo Longobardi, se encargó de desmenuzar la figura de uno de los nombres que resonaron en la presentación de "Sinceramente", José Bel Gelbard.
JUAN CARLOS DE PABLO

Marcelo Longobardi, en su programa radial Cada Mañana, analizó uno de los puntos más interesantes de la presentación del libro "Sinceramente", por parte de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. "Lo más importante de todo fue su mención al pacto social y pone sobre la mesa la figura de José Bel Gelbard, un tipo muy importante que ocupó un puesto importante con el presidente Cámpora y luego con Perón", destacó.

Al análisis se sumó el economista Juan Carlos De Pablo, quien se encargó de caracterizar a Bel Gelbard. "Era el titular de la CGE  (Confederación General Económica) e integra el Gabinete del presidente Cámpora. Cuando vino Perón, se quedó. Cuando vino, Isabel Martínez se quedó cuatro meses", informó.

En cuanto a la mención del pretérito pacto social, De Pablo dijo: "Es un acuerdo corporativo que firmaron la CGT, la CGE y el Ministerio de Economía. El programa era un típico programa donde congelabas todo y no le dabas mucha bolilla a la parte monetaria y la parte fiscal con los resultados tal como era de esperar".


El antecedente de este pacto, según el economista terminó a mediados del 75, con el Rodrigazo. "El Rodrigazo es un subproducto del plan Gelbard, es una versión. Otra versión es que el programa tenía sus problemas, pero en el medio tuviste el primer shock petrolero, el cierre de mercados de carnes argentinas para Inglaterra y encima se murió Perón", recordó De Pablo. Por otro lado, se encargó de contextualizar ese período de la historia argentina: "Era un contexto donde tenías secuestros, bombazos, desapariciones, discusiones salariales con ametralladoras sobre la mesa".

Una de las medidas que impulsó Bel Gelbard fue la estatización de los depósitos del Banco Central, durante la gestión de Juan Domingo Perón. El economista planteó que esto significó que los bancos privados seguían existiendo con la condición de que el Banco Central podía controlar sus cuentas. "El sueño de toda la gente es cambiar la carta orgánica del Banco Central; del 35 para acá debemos haber cambiado la carta orgánica del Banco Central unas quince veces", enfatizó.


Trasladar esos episodios al presente, para el economista, se debe hacer con mucho cuidado. "Lo primero que hay que hacer desde el punto de vista histórico es hacer una buena lectura de lo que pasó. ¿El Rodrigazo tuvo que ver con Gelbard? Algo que ver, definitivamente", explicó. Otro de los puntos que trajo a colación es la contraposición entre el acuerdo social de 1973 y el Pacto de la Moncloa, que consistió en la firma de dos documentos en el que representantes de los principales partidos políticos, sindicatos y demás actores sociales se comprometieron a seguir un programa político y económico para estabilizar la administración de un país acechado por la nueva irrupción de una dictadura militar. "El libreto del Pacto de la Moncloa no lo escribió ningún dirigente político, lo firmó un funcionario del Banco Central de España", puntualizó.

Para De Pablo, los acuerdos corporativos en Argentina tienen una trampa. "Se juntan en la mesa para cagar a los que no están en la mesa. ¿Quieren hacer algún acuerdo? Me parece bárbaro, pero hay que hacer acuerdos políticos. Para eso está el Congreso", aseveró. En este análisis comparativo del pasado y el presente de Argentina, el economista propuso que se hable de cosas concretas y no de remembranzas.

 

 

Con información de www.elintransigente.com

Te puede interesar