En tono de campaña, Cristina Kirchner presentó su libro, criticó al Gobierno y pidió un “nuevo contrato social”

POLÍTICA 10 de mayo de 2019 Por
Sin menciones a lo electoral, la ex presidenta dijo que su “gran apuesta son los jóvenes”, advirtió que en la actualidad hay más “plan sociales que antes con los 'choriplaneros', y elogió la economía de Trump.
CRISTINA K

En pleno corazón porteño y con la Feria del Libro como escenario, Cristina Kirchner presentó su ya consagrado best seller -“Sinceramente”- en un acto con tinte electoral. A pesar de los cánticos de arenga, no confirmó si competirá por la presidencia pero respondió a la convocatoria de consenso que lanzó el Gobierno: “Va a ser necesario algo más. Necesitamos un contrato social”, aseguró.

La lluvia, la multitud y el fuerte operativo de seguridad dificultaron el ingreso de los 1.000 invitados a la sala Jorge Luis Borges, a donde por momentos llegaban ecos de la multitud que seguía por pantalla gigante la exposición desde afuera.

En simultáneo, militantes kirchneristas hostigaron a una periodista de TN y rompieron y se llevaron carteles de Clarín.

En un discurso sin papeles, que no llegó a superar los 40 minutos, la ex mandataria buscó un tono intimista y reflexivo e intentó evitar insultos contra Cambiemos: “Sin silbidos, ni nada”, pidió. Sin embargo, un destello de su antiguo tono combativo se vislumbró cuando dijo no creer en “los neutrales”.

“Yo no creo en los neutrales. Para neutrales están los suizos , yo nunca lo fui ni lo quiero ser”, apuntó.

Si bien en ningún pasaje nombró a Mauricio Macri, respondió indirectamente al llamado de diálogo que hizo el Presidente: “En épocas de discursos de unidad, de grandes acuerdos entre sectores, políticos, sociales y sindicatos… Nadie puede estar en desacuerdo con estos enunciados. Pero permítanme decirles que va hacer necesario algo más: un contrato social de todos los argentinos con metas verificables, cuantificables, exigibles”, planteó y agregó: “Yo le pondría de título: ‘Contrato social de ciudadanía responsable’”.

Tampoco pudo evitar comparar su gestión con la actual, y mientras hablaba de “populismo” aseguró que el gobierno actual “tiene casi el doble de planes sociales que los que tenía el gobierno de los ‘choriplaneros’”.

En defensa de su Gobierno también remarcó que “no hay posibilidad de generar crecimiento sin un mercado interno fuerte” y sorprendió elogiando la política económica de Donald Trump.

“No hay posibilidad de generar crecimiento sin un mercado interno fuerte. Nos decían que no podíamos calentar la economía y miren a Estados Unidos: vuela”, destacó y con ironía sumó: “Sería bueno que los que viajan tanto para allá y escuchan lo que dicen allá, imiten...”.

Sin la presencia de ningún gobernador peronista, la primera fila estaba reservada para referentes de sociales, culturales y de Derechos Humanos- como Estela de Carlotto, Adolfo Pérez Esquivel, Teresa Parodi y Cecilia Roth- y el dirigente político Alberto Fernández, la persona que le dio la idea a Cristina de escribir un libro. Pero algunas ausencias dejaron sillas vacías y la intendenta de La Matanza, Verónica Magario y el ex jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, terminaron sumándose a la primera línea.

En un silencio casi reverencial - que sólo fue interrumpido por aplausos y el canto de “vamos a volver” o “Cristina presidenta”- el auditorio escuchó atento.

“Le faltó ‘power’”, reconocieron algunos de los dirigentes del kirchnerismo, que se fueron con la misma sensación que llegaron: que Cristina Kirchner definirá su candidatura “el mismo 22 de junio -día de cierre de listas- a las 11.45 de la noche”.

Arriba del escenario la acompañaron únicamente la titular de la Fundación El Libro, María Teresa Carbano, y el director en Argentina de Pengüin Random House Grupo Editorial, Juan Ignacio Boido.

Cristina Kirchner no hablaba en público desde que abrió la “contracumbre” al G-20 organizada por CLACSO en Ferro en noviembre del año pasado. En febrero dio un discurso desde su banca en el Senado.

La presentación se da a 40 días del cierre de listas para las PASO del 11 de agosto, con el peronismo kirchnerista presionando para que defina su candidatura y mientras el Gobierno convoca a la oposición a adherir a consenso de “10 puntos básicos”.

“Que sea lo más parecido a la presentación de un libro”, le había pedido Cristina a sus organizadores.

 

 

Con información de www.clarin.com sobre una nota de Jazmín Bullorini

Te puede interesar