Astronomía Detectaron señales del choque de una estrella de neutrones y un agujero negro cerca del Sistema Solar

SUCESO 08 de mayo de 2019 Por
Fueron registradas por la red de observación LIGO-Virgo a fines de abril. Es un fenómeno nunca antes visto.
MlPnHpATL_1256x620__2

El detector LIGO-Virgo de ondas gravitacionales ha descubierto un evento que podría ser resultado del choque de un agujero negro y una estrella de neutrones, un fenómeno nunca antes visto.

La detección fue realizada el 26 de abril. "Desafortunadamente, la señal es bastante débil. Es como escuchar a alguien susurrar una palabra en un café abarrotado; puede ser difícil distinguir la palabra o incluso estar seguro de si la persona susurró. Tomará algún tiempo llegar a una conclusión sobre este candidato", declaró en un comunicado Patrick Brady, portavoz de la Colaboración Científica LIGO.

Se estima que la posible colisión del agujero negro y la estrella de neutrones del 26 de abril (referida como S190426c) tuvo lugar a aproximadamente 1.200 millones de años luz de distancia.


Fue visto por las tres instalaciones de LIGO-Virgo (dos en Estados Unidos y una en Italia), que ayudaron a reducir mejor su ubicación a las regiones que cubren aproximadamente 1.100 grados cuadrados, o aproximadamente el 3 por ciento del cielo total.

El descubrimiento, que se une a la detección el 25 de abril de otro evento de ondas gravitacionales fruto de la fusión de estrellas de neutrones, se produce pocas semanas después de que LIGO y Virgo reanudarán su trabajo de observación.

"Unir fuerzas e instrumentos humanos a través de las colaboraciones de LIGO y Virgo ha sido, una vez más, la receta de un mes científico incomparable. Y la carrera de observación actual abarcará otros 11 meses", dice Giovanni Prodi, coordinador de análisis de datos de Virgo, en la Universidad de Trento y el Istituto Nazionale di Fisica Nucleare (INFN) en Italia.


Señales del choque entre un agujero negro y una estrella de neutrones, detectadas por LIGO-Virgo. (DPA)
La red LIGO-Virgo también ha descubierto, en esta última ejecución, otras tres posibles fusiones de agujeros negros. En total, desde que se hizo historia con la primera detección directa de ondas gravitacionales en 2015, la red ha encontrado evidencia de dos fusiones de estrellas de neutrones; 13 fusiones de agujeros negros; y una posible fusión de estrellas con un agujero negro.

Los detectores gemelos de LIGO, uno en Washington y otro en Louisiana, junto con Virgo, ubicados en el Observatorio Gravitacional Europeo (EGO) en Italia, reanudaron sus operaciones el 1 de abril, tras una serie de mejoras para aumentar su sensibilidad a las ondas gravitacionales en el espacio-tiempo. Cada detector ahora examina volúmenes más grandes del universo que antes, en busca de eventos extremos, como colisiones entre agujeros negros y estrellas de neutrones.


Fuente: Clarin

Te puede interesar