Insólito: el ex contador de Cristina Kirchner pedirá dejar de ser testigo protegido

CORRUPCIÓN K Por
Descontento con las condiciones de su alojamiento -aislado en un pequeño cuarto- Víctor Manzanares pedirá volver a la cárcel.
VICTOR MANZANARES

Preso hace 84 días en un domicilio que pertenece al programa de Testigos Protegidos al que solicitó ingresar después de declarar como imputado colaborador en la causa de los Cuadernos de las Coimas, el ex contador de Cristina Kirchner Víctor Manzanares pedirá regresar al Penal de Marcos Paz. Sus abogados, Roberto Herrera y Alejandro Baldini, presentarán el lunes el pedido ante el juzgado de Claudio Bonadio, a cargo durante quince días por su par Ariel Lijo.

Después de tres declaraciones en las que aportó datos para la investigación -que también serán útiles en otros expedientes por corrupción durante el kirchnerismo- el contador histórico de la ex familia presidencial busca regresar al Penal de Marcos Paz.

Los abogados del contador justifican el singular pedido en las "condiciones insalubres en las que se encuentra hace 84 días". Se refieren a la celda de 3X5 metros en la que se encuentra alojado, sin la posibilidad de interactuar con otras personas y con la única visita de sus defensores. 

Víctor Manzanares se encuentra preso desde julio de 2017 por orden del juez Bonadio en la causa Los Sauces, la inmobiliaria de la ex presidenta. Después de declarar como imputado colaborador en la causa de los cuadernos -donde está procesado por lavado de dinero con prisión preventiva- dijo temer por su integridad física y pidió ingresar al programa de testigos e imputados protegidos.

Desde entonces, según sostiene la defensa, desde el Programa que depende del Ministerio de Justicia de la Nación les habían garantizado el traslado a un lugar con mayores comodidades. Pero después de esperar 84 días, Manzanares perdió la paciencia y le pidió a sus abogados regresar al Penitenciario federal.

A la visita semanal de sus abogados el contador sólo se sumó una vez la de su hermana: según las promesas, el resto de su familia recién podrá visitarlo cuando esté alojado en un mejor lugar dentro del Programa de Testigos Protegidos. 

Según fuentes oficiales, hay un pedido de la defensa de Manzanares para ser trasladado, pero como se trata de un testigo importante "hay que tener en cuentas medidas de seguridad y se está evaluando y se espera que se resuelva el tema de su traslado", indicaron ante la consulta de Clarín.

"Hay una orden judicial para concretar el cambio de alojamiento, y se está trabajando junto al Servicio Penitenciario Federal para hacerlo", aclararon este viernes.

¿En dónde está alojado Manzanares? Como ordena la ley, no es pública su ubicación. Según pudo saber este diario, se trata de un lugar fuera de la cárcel que depende del Servicio Penitenciario Federal, donde vive aislado en una celda de 3X5 y sólo cuenta con lo indispensable.

Más delgado, se dejó crecer la barba aunque siempre “la mantiene prolija”, aseguraron quienes lo vieron en Tribunales. Tres veces a la semana lo visitan sus abogados Alejandro Baldini y Roberto Herrera. Le llevan algo de comida y siempre pide hojas, cuadernos y lapiceras.

Es que desde que quedó detenido y rompió su relación de décadas con la familia Kirchner, Manzanares comenzó a escribir su autobiografía. Esta rutina inició en el penal de Marcos Paz, y desde que se convirtió en imputado colaborador, la intercala con la lectura de libros de historia que pide que le lleven.

Aunque al comienzo podía realizar pequeñas caminatas, hace tiempo que ya no dispone de esta posibilidad: ese es otro de los motivos por los que piden que regrese al Penitenciario

Durante estos 84 días, fiel a su estilo metódico, también se ocupa de leer los expedientes en los que se encuentra procesado. Sólo cuenta con una pequeña radio y llama a sus abogados cada vez que escucha algo relacionado a la causa de los cuadernos que lo tiene como uno de sus protagonistas.

 

 

Con información de www.clarin.com sobre una nota de Lucía Salinas

Te puede interesar