La Justicia confirmó la condena de 25 años al cura Ilarraz

NACIONALES Por
El religioso fue condenado por abuso y corrupción de niños y adolescentes de entre 10 a 14 años.
1554750878454

La Sala I de la Cámara de Casación Penal de Entre Ríos rechazó este lunes el recurso de casación y confirmó la sentencia dictada el 21 de mayo de 2018 que condenó al cura Justo Ilarraz a 25 años de prisión efectiva por abuso y corrupción de niños y adolescentes de entre 10 y 14 años.

El fallo confirmó, de este modo, la sentencia del 21 de mayo de 2018, dictada por la Sala Segunda de la Cámara Primera en lo Criminal de Paraná, "que ya había condenado a Ilarraz por considerarlo responsable del delito de promoción a la corrupción de menores agravada por ser encargado de la educación -en cinco hechos- y del delito de abuso deshonesto agravado por ser encargado de la educación", informó el Poder Judicial entrerriano desde su página de internet.

Asimismo, la decisión del tribunal también mantiene la prisión domiciliaria con tobillera electrónica hasta que la condena quede firme ya que la defensa realizó otras instancias de reserva de impugnación extraordinaria ante el Superior Tribunal de Justicia y ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

La audiencia comenzó este lunes a las 9, y fue presidida los jueces Alejandro Cánepa, Cristina Lía Van Dembroucke y Dardo Tórtul, quienes en forma unánime ratificaron con sus votos la condena.

El 21 de mayo de de 2018, los jueces Alicia Vivian, Carolina Castagno y Gustavo Pimentel lo condenaron por unanimidad a la pena máxima que establecía el Código Penal de ese entonces.

Ilarraz cumple su prisión preventiva bajo la modalidad de arresto domiciliario con tobillera electrónica en un departamento ubicado en calle Corrientes de la ciudad de Paraná, a menos de 10 metros de una escuela secundaria y de una agencia de viajes de egresados y quinceañeras.

Los abusos fueron perpetrados mientras Ilarraz se desempeñaba como preceptor en el Seminario Arquidiocesano Nuestra Señora del Cenáculo de Paraná, entre 1985 y 1993.

El fallo en primera instancia había sido apelado por el abogado defensor del cura, Jorge Muñoz, quien pidió -además- que se conforme un nuevo tribunal para que vuelva a emitir dictamen y que Ilarraz sea puesto inmediatamente en libertad, solicitud que fue rechaza por la Cámara.

Muñoz remarcó que si bien la sentencia afirma que hubo trabas que puso la jerarquía de la Iglesia de Paraná, "no hay ningún imputado por ese motivo" y el Tribunal "en todos los apartados donde hace valoración probatoria, menciona premisas falsas".
En la audiencia de Casación, el abogado Marcos Rodríguez Allende, querellante en el juicio, aseguró que "es necesario que la domiciliaria se deje sin efecto y se ordene la prisión preventiva en la Unidad Penal de Paraná".

Por su parte, el fiscal de la causa, Álvaro Piérola, recordó que habían "pedido la prisión preventiva, y se dio lugar, pero se hizo en modo morigerado porque está con prisión domiciliaria".

En ese sentido, explicó que Ilarraz permanecerá con prisión preventiva "hasta que se agoten todas las instancias posibles", cuando "deberá cumplir la condena en una cárcel común como cualquier ciudadano a quien se le impone una pena".

En mayo de 2018, los magistrados encontraron culpable a Ilarraz de promoción a la corrupción y abuso de menores agravado por ser encargado de la educación de los mismos, en cinco de los siete casos denunciados donde fue declarado culpable de abuso deshonesto de las otras dos víctimas que lo denunciaron y testimoniaron en el juicio, quienes hoy tienen cerca de 40 años.

Durante casi un mes de audiencias testificaron 24 curas, cuatro ex sacerdotes, tres obispos, las víctimas y sus familiares, e Ilarraz, que dijo que "todo fue un plan orquestado" por una de las víctimas.

Fuente: Cadena 3

Te puede interesar