Tras la advertencia del FMI, el Gobierno pone a punto una nueva y amplia moratoria

ECONOMÍA Por
El organismo reclamó que el Gobierno tome medidas para "incrementar los ingresos fiscales a fin que la posición fiscal de 2019 llegue al balance primario"
LAGARDE

El Gobierno debe tomar medidas para "incrementar los ingresos fiscales a fin que la posición fiscal de 2019 llegue al balance primario". La categórica afirmación del Fondo Monetario Internacional (FMI) comandado por Christine Lagarde no deja lugar a dudas.

Una de las opciones, sería la suba o la creación de nuevos impuestos, medidas que la realidad económica se encarga de abortar de inmediato. Por ende, quedan dos caminos: un nuevo blanqueo y una nueva moratoria. El blanqueo se descarta, ya que es necesario la aprobación del Congreso lo que demoraría e inclusive podría convertir en inviable esa opción.

De acuerdo a la información a la que pudo acceder iProfesional, la decisión de lanzar una nueva moratoria ya está tomada. Queda definir detalles que no son menores, como por ejemplo, si el plazo será de 10 o 5 años.

"El actual contexto económico, hace necesario que se dicte una ley con una amplia moratoria que permita, especialmente a las MiPyMEs poder regularizar sus obligaciones a 10 años, con condonación de intereses y multas. Además, se debe evitar exigir un pago a cuenta para poder ingresar a esa moratoria", aseguró Sebastián M. Domínguez, Socio de SDC Asesores Tributarios.

"Téngase presente que en los últimos planes de pagos, se exige un porcentaje de pago a cuenta que impide a muchas empresas ingresar a los planes. Si bien existe un plan de pagos permanente, el mismo resulta insuficiente", aseguró Domínguez.

Asimismo, Marcelo H. Echevarría, abogado especialista en Derecho penal, aseguró que "lo que hoy beneficiaría a todo empresario sería la implementación por ley nacional de una amplísima moratoria impositiva y previsional, la cual facilite acogerse a un plan de facilidades de pagos que haga posible a todo el universo de contribuyentes la regularización de todas las deudas contraídas, -tanto las deudas corrientes como las históricas-, la cual debería contemplar (y por ello debería ser sancionada por el Congreso Nacional) una condonación de intereses".

"El buen contribuyente desea abonar en término sus obligaciones impositivas y previsionales a fin de no tener que lidiar con la AFIP, toda vez que ello le genera una incómoda situación con un sinnúmero de gastos adicionales que debe afrontar ante un requerimiento del organismo recaudador, como de igual manera un juicio de ejecución fiscal", agregó Echevarría.

"Por dicha razón, entre muchas otras, no compartimos las opiniones dando cuenta que los empresarios se financian no abonando a la AFIP, especulando con el argumento que los intereses que cobra el Organismo son menores a los que deben abonar en las entidades bancarias", aseguró el experto.

"En un contexto de crisis como el actual, hay veces que, ante la falta de liquidez, se debe optar por abonar a la AFIP o abonar los sueldos de los empleados o los servicios de primera necesidad para que la empresa siga en marcha", agregó.

"La implementación de una nueva moratoria de amplio alcance nos parece una medida muy positiva para la oxigenación de las empresas, toda vez que favorecerá la recaudación y morigerará la actual situación irregular que mantienen ante el Organismo una importante cantidad de contribuyentes, ya sea por deudas pendientes de ingreso o la caída de planes de pagos por imposibilidad material de afrontarlos", concluyó Echevarría.

Con información de iprofesional.com sobre una nota de Hernán Gilardo

Te puede interesar