Ley anti barras: Chiqui Tapia se baja y no irá a Diputados

POLÍTICA Por
El jefe de la AFA mandará a otros dirigentes. Tenía quedar su opinión para combatir a las mafias del fútbol.
LEY ANTI BARRAS

El presidente de la AFA, Claudio Chiqui Tapia, no irá a la Cámara de Diputados para dar su opinión sobre el proyecto para combatir a las mafias del fútbol. Por la AFA serán de la partida este miércoles su prosecretario Marcelo Achile -presidente de Defensores de Belgrano-, y el asesor legal Andrés Paton Urich, según hizo saber a los diputados la entidad con sede en la calle Viamonte. También se confirmó la asistencia del director nacional de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos, Guillermo Madero, y por la Asociación Argentina de Arbitros de su tesorero, el árbitro Sergio Zoratti.

La invitación a "especialistas" del ambiente del fútbol fue la vuelta que se encontró al asunto luego del fracaso de Cambiemos en su intención de llevar la iniciativa y votarla en el recinto a fines de marzo. Por los desacuerdos entre oficialismo y oposición, no hubo dictamen al proyecto, y los presidentes de las comisiones de Legislación Penal, la radical Gabriela Burgos, y de Deportes, Daniel Scioli, acordaron estas invitaciones para escuchar "las voces del fútbol", como había pedido desde el comienzo del debate un sector del kirchnerismo.

El plenario de comisiones está citado para este miércoles a las 15. La ausencia de Tapia es indicativa de que el tema barras bravas no aparece entre las prioridades de la dirigencia del fútbol argentino; es un tema del que en general no se habla, salvo cuando hay episodios de violencia notorios.

Burgos y Scioli aguardan la respuesta a otras invitaciones en la que será la primera reunión informativa de dos previstas, antes de seguir el debate entre los legisladores, que hace un par de semanas estuvo atravesado de acusaciones e insultos.

La ley anti barras fue impulsada por la Casa Rosada en diciembre, como respuesta política al escándalo de violencia que frustró la superfinal de la Libertadores entre River y Boca, que se terminó jugando en Madrid. El Ejecutivo buscó darle tratamiento exprés y extendió las sesiones extraordinarias, incluso, con el fin de sancionar la ley.

Lo notable es que el 18 de diciembre el proyecto se aprobó por unanimidad en el recinto de Diputados, 201 votos a 0. Nadie quería quedar votando en contra de la ley para combatir las mafias del fútbol. Pero en la discusión artículo por artículo el debate se empantanó. Sin acuerdo, se decidió que volviera a comisiones, donde tampoco pudo destrabarse hasta ahora.  El proyecto oficial agravalas penas si los delitos son cometidos en espectáculos futbolísticos; crea nuevos delitos que antes eran contravenciones y busca cortar las fuentes de financiamiento de los grupos violentos que viven del negocio del fútbol.

Con información de www.clarin.com sobre una nota de Guido Braslavsky

Te puede interesar