Miguel Bein: "Un dólar fuera de control es muchísimo más perjudicial y nocivo que una tasa de interés alta"

ECONOMÍA Por
El economista analizó la política monetaria del gobierno de Mauricio Macri
MIGUEL BEIN

El economista Miguel Bein analizó la política monetaria del gobierno de Mauricio Macri y aseguró que "un dólar que se vaya de control es muchísimo más perjudicial y nocivo que una tasa de interés alta". Además, pronosticó una desaceleración de la inflación respecto de 2018 y habló de una mejora en "el bolsillo" de los trabajadores en el marco de un año electoral.

"Es un año electoral y en los años electorales todo va de acuerdo a un único objetivo que es ganar las elecciones, tanto para el gobierno como para la oposición. En los años electoral, la política económica se 'tunea' para llegar con laguna sensación de bienestar un poco mayor", afirmó el economista aunque advirtió que "si uno mira el largo plazo, a la Argentina no le va muy bien". Entre esas mejoras, Bein incluyó "una reforma previsional, una reforma tributaria a fondo, para dejar de castigar a los que producen y a los que trabajan, una reforma laboral y una reforma judicial".

Según su análisis, en el corto plazo, la pelea siempre tiene que ver con el ciclo económico y si la gente va a llegar a votar con un poco más o un poco menos de plata en el bolsillo. "Esto siempre fue igual. En 2011, 2013, 2015, 1017 la economía que andaba mal, llega mejor porque se hicieron determinadas acciones en la política económica que ayudaron a poner plata en el bolsillo de la gente. Pero cuando terminan las elecciones se volvió al ritmo natural de la economía", advirtió.

"Lo que genera en Argentina incertidumbre es el cambio de régimen. El suponer que no se sabe cuáles son las reglas de la economía más allá de octubre, es lo que generar incertidumbre. Todo el mundo hace la plancha y no toma decisiones de inversión porque uno no sabe si sigue con este mismo régimen, con el que decisión la inversión, o aparecerá otro completamente distinto donde uno tiene que repensar los proyectos y ver si invierte o no", añadió.

Con este panorama planteado, Bein opinión sobre la discusión entre un dólar caro o una tasa de interés alta. Para el economista "un dólar que se vaya de control es muchísimo más perjudicial y nocivo que una tasa de interés alta".

"No es dramático el valor del dólar, lo que pasa es que este es un país dolarizado, la gente ahorra en dólares, todos ahorramos en dólares, entonces cuando se mueve 50 centavos es noticia. Acá hay tipo de cambio flotante y el acuerdo del FMI limita la intervención; recién el Ministerio de Hacienda va a poder intervenir en unos 20 días y ahí el tipo de cambio va a perder volatilidad y se va a moderar", consideró.

Además, Bein pronosticó que en los próximos días va a entrar bastante plata plata de la cosecha. "Los puertos del Gran Rosario están colapsados de camiones. Esto recién arranca. Hemos pasado lo peor de la falta de dólares del año, que es febrero y marzo, donde no hay dólares de la exportación y se requieren dólares de insumos para producir", explicó.

En este sentido, el economista ve "un dólar bastante controlado" mientras dure el factor cosecha (tres o cuatro meses) y después vamos a tener que enfrentar el síndrome argentino de la dolarización generada por la incertidumbre electoral. "En los años de elecciones presidenciales tenemos mucha dolarización de portafolio en los dos meses anteriores a las elecciones", añadió.

"En el corto plazo va a haber más dólares de los que hubo en febrero y marzo y me parece que el dólar no tiene margen para un gran recorrido. Si va a subir, porque con 4% mensual de inflación es ridículo pensar que el tipo de cambio se mantenga completamente congelado. Seguro va a crecer algo por debajo de la inflación, pero no va a ser el dólar el que acelere la inflación como en mayo, junio, julio, agosto y septiembre del año pasado", afirmó en declaraciones a Radio Mitre.

Para Bein "una tasa muy alta obviamente es perjudicial para la economía, porque las empresas no se pueden financiar. Pero un dólar muy alto directamente hace explotar la macroeconomía", reflexionó.

Recordó que el sistema financiero tiene un stock de crédito al sector privado muy bajo. "Todo el sector financiero le presta a las familias y a las empresas un 12% o 13% del PBI, este número es 70% en Chile, 60% en Brasil y 200% en los Estados Unidos. La tasa de interés en Argentina no tiene una capacidad de daño de hacer desplomar la economía como si lo puede tener en otros países del mundo. La gente en general tiene poca deuda en pesos, las empresas también y prefieren vender sus dólares. Entre lo malo y lo peor, lo mejor es lo malo", sostuvo Bein.

Respecto a la resistencia de la inflación a bajar, el economista explicó que los alimentos aumentaron en marzo 5%, y entre ellos aumentó muy fuertemente la carne. "El año pasado el dólar aumentó su precio al doble, pasó de 19 a 38 pesos y hay alimentos básicos que son dólar puro, porque se exportan y por eso se venden localmente como se pueden venden afuera. Si en Europa se puede vender un kilo de harina a un dólar, acá también. Nadie va a vender más barata la harina si la pueden vender a 1 dólar afuera. Así pasa con la leche, el aceite, el pollo", advirtió.

Bein sostuvo que la Argentina está aumentando las exportaciones de carne un 70%, lo que hizo que faltara carne en el mercado local y provocó un aumento de 25% promedio. "Lo mismo pasa con la leche. Ser un país que exporta lo que come nos hace dependiente del tipo de cambio. Cuando el tipo de cambio se mueve muy fuerte, tenemos inflación cambiaria. Así pasó en agosto-septiembre del año pasado y de alguna manera tenemos algo similar en este principio de año. Los alimentos en la Argentina están con precios de paridad (dólar) porque exportamos los mismos alimentos que comemos", enfatizó.

Además, el economista recordó que la Argentina tiene una inflación indexada, donde los salarios de este año se van a fijar en función de la inflación del año pasado, con lo cual los salarios van a los costos de las empresas, las empresas los trasladan a sus productos y así no se puede controlar el aumento de precios. "Este año no se va a cortar la indexación. Pero supongo que en el próximo gobierno habrá un acuerdo de precios y salario para controlar esto", consideró.

Más allá de este panorama, Bein evidencia una leve perspectivas de recuperación de la economía en el corto plazo. "No es que vamos a llegar bien a octubre y noviembre, pero la economía va a tener una mayor actividad que en noviembre o diciembre del 2018. Está claro que no hace falta un ajuste del consumo como el año pasado con los dólares disponibles que hay de la cosecha y el FMI", afirmó.

Además, pronosticó una mejora de los salarios. "La masa salarial y jubilatoria (el ingreso de unos 30 millones de personas) va a tender a mejorar en términos reales a partir de abril y mayo hasta casi fin de año. El año pasado el salario perdió contra la inflación un 12%; este año el salario y las jubilaciones no van a perder contra la inflación".

Con información de www.infobae.com

Te puede interesar