El calvario de Lorena con su ex, policía

NACIONALES Por
El agresor la golpeó tras descubrirse la doble vida del hombre. Ocurrió en Corrientes, en plena vía pública.
temp_crop1553061468403.jpg_1734428432

"Esto no es nada", le juró un policía de la provincia de Corrientes a quien era su pareja hasta las últimas horas, cuando la sometió a golpes en la vía pública con la colaboración de su amante. La víctima descubrió la doble vida del agresor, quien se ausentaba de la vivienda, dejando desamparada a su hija, de pocos meses de vida.

Justamente eso le demandó la joven, pero fue el motivo suficiente para recibir una brutal golpiza por parte del agente policial, que continúa en libertad. Mientras cicatrizan las heridas en su rostro, pero no así su profundo pánico, Lorena Cardozo relató a Crónica que "el sábado me fui a la casa de quien creía que era mi pareja para hablar respecto de la cuota alimentaria de nuestra nena de 10 meses".

"El me cruzó el auto, me bajó de la moto, y su otra pareja me dijo que era suyo y me agarró del pelo, para luego tirarme", detalló Cardozo.

No obstante, "me atendió la hermana diciendo que yo no tenía nada que hacer ahí, y me empezó a insultar. Lo mismo la mamá, todo delante de mis dos hijas". Por esta razón, ante semejante hostilidad, Lorena decidió retirarse, principalmente para mantener a resguardo a sus dos niñas, la mayor, de 9 años.

A su regreso, en la intersección de la Ruta 12 y la calle Maipú, del barrio 17 de Agosto, de la ciudad de Corrientes, "él me cruzó el auto, me bajó de la moto, y su otra pareja me dijo que era suyo y me agarró del pelo, para luego tirarme", detalló Cardozo. Posteriormente "me pisó en la panza, me agarró de los pelos y no me dejaba que me levantara". Finalmente, la víctima fue rescatada por tres hombres, quienes descendieron de una camioneta Renault Trafic al advertir la terrible escena.

Los agresores, identificados como Daniel Pelozo y Noemí Maidana, se dieron a la fuga. La mujer golpeada ratificó su denuncia en la Comisaría de la Mujer de dicho barrio, pero hasta el momento ni siquiera han sido notificados por las autoridades. Es por esta razón que la denunciante dejó en claro que "quieren tapar todo porque él es policía y ella trabaja en el servicio penitenciario", ambos de la provincia de Corrientes.

En tanto, Lorena, quien ya había sido sufrido manifestaciones violentas del progenitor de una de sus hijas, incluso durante el embarazo y poco después del parto, remarcó qué "pido que lo detengan. Yo no puedo estar escondiéndome porque no sé que me puede pasar. Estoy muy expuesta, yo soy la que anda sola con las criaturas en la calle, y tengo mucho miedo".

Una angustia propia de haber padecido la acción demencial de un hombre, salvando su vida de milagro, pero que hasta el momento no ha impulsado a una orden de detención, ni siquiera la designación de una custodia policial, siendo ella la que está presa de sus miedos y de la amenaza que implica que su agresor siga libre.

Fuente; Cronica

Te puede interesar