Gustavo Santos: “Los cordobeses quieren trabajo, no planes”

POLÍTICA 05 de septiembre de 2021 Por Martín SILVA
multimedia.normal.b98c2562619c5e8f.4775737461766f2053616e746f732063616d7061c3b1615f6e6f726d616c2e6a7067

María Jevos, de 89 años, vivía en la ciudad bonaerense de Caseros con la compañía de su nieto Agustín, quien cuidaba de ella y brindaba un parte informativo diario al resto de los familiares.

Pero en marzo de este año, el joven de 24 años comenzó a cancelar las reuniones familiares, argumentando diversas explicaciones. 

“La abuela está bien, dice que no quiere recibir a nadie porque le tiene miedo al coronavirus”, había expresado a las hijas de la mujer en una oportunidad, según informa TN.

 

Mirá también

 
Hallazgo en Santa Cruz
Encuentran "cajas con dólares termosellados" en Río Gallegos
 

En otro audio, Agustín continuó con la mentira y aseguró que “seguía media media”. Por eso les pidió dejar el encuentro para el otro día: "Hoy no le voy a decir nada, mañana vénganse y listo. Arreglé con mamá que si está medio pelo la traemos para acá y listo”, decía. Sin embargo, al otro día también volvió a cancelar el plan. 

El 29 de agosto, Agustín dejó de responder el celular, por lo que sus tíos decidieron ir a la propiedad de Jeves. 

En la puerta, se toparon con un cartel escrito por el joven, donde les pedía que no entraran y que llamen al 911. Cuando ingresaron, descubrieron que el cuerpo de la mujer estaba sobre su cama, tapada con una frazada y “en estado de descomposición”, según explicaron las fuentes policiales.

Además, encontraron la casa destruida, los ambientes completamente sucios y repletos de latas de cerveza, botellas de gaseosas y cajas de pizzas y empanadas.

El nieto les había dejado una carta donde explicaba: “La abuela murió hace unos meses por mi culpa y no sabía cómo decirlo. Aparentemente contrajo Covid-19. Un día la encontré media decaída y le dije de ir al médico. Pero al ser tan tarde no quería. Ese mismo día a la noche levantó temperatura y me la encontré tirada en el piso”.

Y continuaba: “Posponía los días porque no sabía cómo decirlo. Decidí irme, espero que algún día me perdonen. Toda la mugre que ves en casa se acumuló luego de la muerte de la abuela. Esos primeros meses fueron difíciles y recaí en el alcohol. Esto te lo digo para que sepas que la abuela no vivió en la mugre. Siempre estuvo de punta en blanco y como una reina. Me gustaría contarte bien cómo fue todo, pero no puedo. Un beso”.

El joven fue capturado por la Policía de la Provincia de Buenos Aires cuando regresó de Chascomús, donde había escapado tras constatar el deceso de su abuela. Sin embargo, regresaba mensualmente para cobrar la pensión, ya que no tenía trabajo.

En la causa intervino el fiscal de turno de la Unidad Funcional N°5 de San Martín, doctor Ignacio Correa. Estableció que el expediente sea caratulado como “averiguación de causales de muerte y abandono de persona”.

Fuente: Via Cordoba

Te puede interesar