Menos dólares para la Argentina: la sequía y los conflictos gremiales complican la cosecha de soja, trigo y maíz

ECONOMÍA 14 de marzo de 2021 Por Juan Martín Melo*
Las pérdidas potenciales por la reducción de las exportaciones podrían llegar a USD 2.500 millones. La Bolsa de Cereales recortó las estimaciones de cosecha de los principales cultivos por la falta de lluvias y las altas temperaturas de los últimos días. Dos protestas sindicales también impactaron en forma negativa
JD4XEFF7OMHV77K53QQBVXKEFI

En la presente campaña agrícola se profundizan los problemas para la soja, el maíz y el trigo, como consecuencia de los efectos de la falta de precipitaciones en varias regiones productivas del país y los conflictos gremiales de los últimos tiempos que todavía siguen complicando a las exportaciones y, por ende, el ingreso de divisas.

Ayer en su informe semanal, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires ajustó a la baja las estimaciones de cosecha de soja y maíz, por los efectos negativos de las condiciones climáticas. Mediante el Departamento de Estimaciones Agrícolas, se recortó la estimación de producción total de soja en 2 millones de toneladas para la presente campaña, de 46 a 44 millones de toneladas. En la misma línea, se redujo la previsión de cosecha de maíz , de 46 a 45 millones de toneladas.

De concretarse estas nuevas estimaciones, la cosecha de la oleaginosa se ubicará 5 millones de toneladas por debajo de lo obtenido la campaña 2019/20, mientras que el maíz sufrirá una merma de 6,5 millones de toneladas.

Además, en la semana que acaba de culminar, la Bolsa de Comercio de Rosario recortó en 4 millones de toneladas sus proyecciones de producción de soja, la cual pasó de 49 a 45 millones de toneladas. Economistas de la entidad, señalaron que el complejo sojero tendría una baja potencial de exportaciones de USD 2.262 millones tras el recorte en la estimación de producción. En el caso del maíz, otros analistas estiman que la merma potencial en las ventas externas alcanzaría los USD 230 millones. Entre la soja y el maíz, la pérdida rondaría los USD 2.500 millones.

En base a las últimas proyecciones de exportaciones realizadas por dicha entidad, los despachos del complejo sojero caerían hasta los USD 19.388 millones, mientras que los embarques totales de granos y subproductos se ubicarían en USD 33.659 millones.

Y en materia de exportaciones, el trigo atraviesa una situación compleja por las protestas gremiales, de recibidores de granos y aceiteros en diciembre y la de los transportistas autoconvocados en enero, provocando un freno en la comercialización de los puertos del sur de la provincia de Buenos Aires.

A raíz de esto, hoy la Bolsa de Rosario informó, en base a datos oficial del Indec y de la agencia de navegación marítima Nabsa S.A., que el trigo exportado en los últimos cuatro meses sumado a lo embarcado en lo que va de marzo más lo programado para embarcar en lo que resta del presente mes, alcanzaría un total de 4,7 millones de toneladas, muy por detrás de los últimos cuatro ciclos tanto en términos absolutos como relativos.

Además, el sector exportador había comprado al 3 de marzo pasado unas 9,20 millones de toneladas de trigo 2020/21 sobre un total potencial estimado en 10 millones de toneladas. Por otro lado, las Declaraciones Juradas de Ventas Externas (DJVE) de trigo suman a la fecha 9,44 millones de toneladas.

Soja y maíz

En el caso de la soja, el informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires reflejó que el saldo negativo de las precipitaciones durante febrero, junto a las elevadas temperaturas durante pleno llenado de granos en los lotes de primera, causaron pérdidas irreversibles sobre los rendimientos esperados en las principales zonas productivas.

En lo que respecta a la soja de segunda, actualmente está transitando estados críticos y se prevé rendimientos por debajo de los promedios históricos. Además, los técnicos afirmaron que habrá pérdidas de superficie por encima de la media, siendo el Norte de La Pampa, Oeste de Buenos Aires, el Centro-Este de Entre Ríos y el Núcleo Sur las zonas más comprometidas.

Pero también se encienden las alarmas por la falta de precipitaciones en la región del NEA, principalmente sobre la zona sudoeste de la provincia de Chaco.

Por su parte, los lotes de maíz con destino grano comercial comienzan a deteriorarse por la falta de lluvias, que impacta sobre los potenciales rendimientos a cosechar. Hasta el momento se ha cosechado el 3,5% de las 6,3 millones de hectáreas sembradas con el cereal, luego de relevar un avance intersemanal de 1,5 puntos porcentuales.

El relevamiento semanal de la bolsa porteña, señaló que “la condición del cultivo normal a excelente bajó 18 puntos porcentuales en los planteos tardíos y de segunda ocupación Esta importante baja se produce mientras buena parte de estos lotes transitan el período crítico de definición de rendimiento, con reservas hídricas heterogéneas”.

Por último, en la provincia de Córdoba, la principal zona maicera del país, “los lotes tardíos transitan el período crítico de definición de rendimiento con niveles hídricos entre adecuados a regulares, motivo por el cual son necesarias nuevas lluvias para sostener la expectativa de rinde. En las zonas Centro-Norte de Santa Fe y Centro-Este de Entre Ríos, se relevaron importantes avances en la recolección del cereal”, concluyó el informe.

 

 

* Para www.infobae.com

Te puede interesar