Los inversores siguen apostando a que la inflación de este año será más alta que en 2020

ECONOMÍA 03 de febrero de 2021 Por Luis Beldi*
Hubo subas en los títulos públicos ajustados por inflación y en los depósitos que se actualizan por CER, que crecieron casi $ 700 millones en los últimos días
2LKH2TB7NO63AFKXBFS6GEFID4

Febrero comenzó sin sobresaltos para el dólar y los bonos, pero con una reacción notable de la Bolsa que se contagió de la euforia de Wall Street después del sismo que provocaron los integrantes del sitio Reddit en el subforo WallStreetBets, donde chatean los aficionados a las inversiones bursátiles y que, coordinando sus apuestas a determinadas acciones, desestabilizaron al mercado más grande del mundo. En esta rueda, la nueva legión apostó a algunas compañías mineras y a la plata subió hasta 30% en el mejor momento de la rueda, pero en el postcierre el metal se negociaba 0,31% abajo.

Los grandes inversores tratan de desacreditarlos y se esperan regulaciones para este tipo de compras, en medio del escándalo que desataría que se ate la mano a esta legión de pequeños y medianos ahorristas. Un prestigioso analista de Wall Street los calificó de “un grupo infinito de tontos” por comprar acciones sin sustento.

Los dólares alternativos que comenzaron la rueda con subas cercanas al 1% padecieron una leve intervención del Banco Central que no impidió que terminen con subas de 0,3%. El dólar Bolsa o MEP, con negocios por USD 28,1 millones, creció 45 centavos a $148,33, un precio similar a la plaza donde en lugar de operarse con bonos AL30 que utiliza el Central para intervenir y les ha puesto un cepo, se mueven con el GD30. Allí el MEP cotizó con escasa diferencia a $148,50, el mismo valor del viernes.

El contado con liquidación operó USD 52,1 millones y en la plaza oficial aumentó 47 centavos a $ 151. Pero en el mercado del GD30 cotizó 50 centavos por encima de la rueda anterior a $ 153,50.

La intervención vendedora del Banco Central en el mercado de futuros acompaña la estrategia de disminuir el ritmo de devaluación del dólar. La tasa de futuros ahora está en 45,5% anual, lejos del ritmo que impuso en diciembre. Pero esto responde más al poder de fuego que acumula el Banco Central en esta plaza (es uno de los ganadores de fin de mes porque siempre está en el lado vendedor) que a la percepción del mercado. El FMI le autoriza al Central intervenir con hasta USD 6.500 millones en este mercado.

El dólar mayorista acompañó la estrategia. El lunes aumentó 33 centavos -el Central computa los feriados para sumárselos a la devaluación del lunes- a $ 87,66 y no estuvo demandado por los importadores. Los exportadores hicieron crecer el monto de negocios a USD 242 millones. Esta circunstancia, le permitió romper el rally negativo de la última semana de enero y logró comprar USD 60 millones, pero las reservas perdieron USD 57 millones porque hubo pagarle USD 315 millones al FMI y quedaron en USD 39.457 millones.

El “blue” o dólar libre se mantuvo en $ 153 sin gran demanda a pesar de que su precio iguala al del dólar ahorro que compran los clientes bancarios en cupos de USD 200 mensuales. No hubo fervor por cubrirse en esta moneda, porque YPF mejoró notablemente su oferta a los acreedores y porque se aleja el peligro de default de la provincia de Buenos Aires, que tiene preparado un acuerdo que contaría con la aceptación de los acreedores. Solo se espera el momento exacto para anunciarlo.

Pero que le haya ido bien a los dólares marginales no significa que los inversores se hayan volcado a los bonos de la deuda. Los títulos con ley Nueva York que definen el riesgo país quedaron sin cambios y el riesgo bajó apenas 6 unidades a 1.442 puntos básicos. Volvió al nivel del jueves pasado.

La Bolsa mostró una suba que se parece a la euforia pero que es desmentida por el escaso monto de negocios. Es decir, la suba fue elevada, pero sin consistencia. Con operaciones por $ 754 millones el S&P Merval, el índice de las acciones líderes, aumentó 2,73% pero no logró perforar el techo de los 50 mil puntos para volver a los niveles acostumbrados.

Lo mejor pasó por Cresud (+6,94%), a pesar de la leve baja de la soja en Chicago, seguida de YPF (+6,44%) que volvió a tener credibilidad al mejorar la oferta a los acreedores. Central Puerto (+4,27%) fue el otro papel destacado.

Los ADR’s -certificados de tenencia de acciones que cotizan en las Bolsas de Nueva York- negociaron un volumen menor al habitual. Se operaron $ 1.882 millones. Los ADR’s argentinos se contagiaron de las Bolsas neoyorquinas que tuvieron alzas de 0,76% en el caso del Dow Jones, de 1,61% cuando se trató del S&P 500 y de nada menos que 2,55% en el Nasdaq. Lo mejor fue YPF (+9,86%), seguido de Despegar (+9,47%), Cresud (+7,68%) y MercadoLibre (+6,59%).

 

 

* Para www.infobae.com

Te puede interesar