Sebastián Villa: salida de emergencia

DEPORTES Por Omar EDEN
Condicionado por la causa judicial y la opinión pública, el delantero podría partir: el club y el entorno del colombiano empiezan a ver con buenos ojos una salida. El no saludo para su cumpleaños fue más que un mensaje...
descarga (2)

A esta altura de los acontecimientos, pocos imaginaban que un cumpleaños, y justamente el de Sebastián Villa, iba a ser el detonante de una situación que puertas adentro, de un lado y del otro, ya se vislumbra como “insostenible”. En definitiva, el no saludo virtual de Boca para el colombiano dijo más de lo que se quiso decir. O en todo caso, de lo que se quiso evitar decir. El club buscó hacer un control de daños en esa decisión institucional, pero terminó dejando un mensaje muchísimo más fuerte que ese comunicado light que exhibió en un primer momento, cuando saltó a luz la denuncia contra el colombiano de parte de su ex pareja, Daniela Cortés​. Lo que se eligió ahora fue una salida que empezó a darle forma al escenario de otra salida: la del delantero.

 
“Hoy es muy difícil pensar que, en este contexto, Villa pueda seguir jugando en Boca”. El efecto que esta situación generó en las últimas horas potencia esta frase. Para el club, la presión interna y externa, producto de la condena social que genera la violencia de género, se está haciendo “insostenible” (otra vez la palabra). Y aunque el escudo siga siendo la Justicia, el “no se puede culpar a quien aún no fue declarado culpable”, en el club coinciden en que hay que empezar a evaluar una posible transferencia o, en todo caso, un préstamo a otro club. Como muchos dicen, utilizando el lenguaje coloquial del caso: “Hay que sacarlo por un tiempo de este gran quilombo en el que se metió. Y si se lo puede vender, mejor”.

 

Desde el lado del jugador, curiosamente, recibieron en este tiempo más sondeos por el colombiano de los que tenían antes de la denuncia. La razón es simple: muchos creen que por esta situación Boca no tendrá muchas opciones para elegir, que tendrá que “agarrar la mejor oferta que haya y listo”, porque de lo contrario seguirá teniendo el problema adentro. “Y decí que no hay fútbol y que Russo no tiene que decidir si Sebastián juega o no el domingo”, marcan algunos como una “ventaja” de la pandemia. Mientras tanto, todavía no hay sanción deportiva ni económica para el jugador. Acaso, a la espera de una solución definitiva.


De todos modos, una salida en este momento, no parece tan sencilla. Primero, porque para Boca, después de las transferencias de Nández y Benedetto, el colombiano es uno de los jugadores más vendibles y buscará, dentro de un escenario complejo, defender su patrimonio. Y al mismo tiempo, surgen otras trabas. Por empezar, la cláusula del delantero es altísima: ¡40 millones de euros! Si ya era impagable por el impacto económico del coronavirus, ni hablar con una denuncia penal encima. “Aunque la Justicia todavía no se haya expedido, el daño ya está hecho. Porque si es inocente, quién le va a borrar todo lo que se dijo o pasó”, reconocen desde el entorno del jugador, avalando de alguna manera la búsqueda de una válvula que descomprima. Y todos saben que si finalmente llegara a ser encontrado culpable, todo sería más complicado para la carrera del jugador y también para las pretensiones del club: habría que ver qué equipo estaría dispuesto a incorporarlo bajo esa condena.

Lo que está claro es que, de repente, Boca está ante una situación que nunca imaginó: evaluar desprenderse de una de las revelaciones del campeón, que había encontrado su lugar en el equipo de la mano de Russo y que era una de las principales esperanzas de ingreso económico. Y lo mismo ocurre con el jugador. De ese “acá estoy feliz y quiero quedarme en Boca”, a esta situación en la que él tampoco se siente cómodo. Por eso, estaría dispuesto a buscar otro horizonte, en la medida de que también pueda salir del país. Fernando Burlando, abogado de la ex pareja del colombiano, pedirá que esa prohibición se extienda durante todo el proceso judicial.

Gran parte de los antecedentes de violencia de género en el fútbol terminaron con la partida de los jugadores involucrados o suspensiones de sus contratos. Es más, a Agustín Rossi, el arquero de Lanús cuyo pase pertenece a Boca, se le cayó una venta al Minnesota United de la MLS por tener una denuncia de este tipo en su contra. La situación de Villa, quien hoy deberá presentarse a declarar en la causa de la que se lo acusa, está en ese camino. Rumbo a una salida de emergencia

Fuente Ole

Te puede interesar