¿River hizo una "macumba" en el vestuario de Boca?

DEPORTES Por
Las brujas no existen, pero que las hay, las hay. No se puede explicar de otra manera lo sucedido en el vestuario

 
Las brujas no existen, pero que las hay, las hay. No se puede explicar de otra manera lo sucedido en el vestuario visitante del estadio de River, el día del encuentro por la Copa LIbertadores, cuando dirigentes y la utilería de Boca llegaron al lugar pasadas las 14 para acondicionar el mismo y así recibir a los futbolistas, que arribarían poco tiempo después.


Cuando entraron al vestuario, se encontraron con un montón de cosas raras. Para algunos entendidos en el tema, "se hicieron trabajos". Para los que no entienden nada o no creen en estas cosas, solamente había polvo tirado en el suelo y muchas velas consumidas en distintos rincones del vestuario...

Velas negras, que aparecieron en la zona donde se cambian los jugadores, en la sala de masajes y en el lugar reservado para el cuerpo técnico, en fin... Todo el recinto que tenía que utilizar la delegación xeneize, estaba "decorado", por así decirlo, de manera muy extraña.

 
Los que entraron al vestuario dijeron que había polvo blanco por todos lados.
La gente de Boca llamó a la policía para que vieran cómo estaba el vestuario. No quedó claro si hicieron alguna denuncia, pero allegados a Boca saben quién fue el autor de los "trabajos", y que la directiva riverplatense no estaría ajena a estos hechos, ya que, aseguran, el nombre del "brujo" fue dado por la propia gente del club de Núñez.

Al fin y al cabo, para los que creen, esto es grave; para los que no creen, se trata de una tontería, una chiquilinada. Lo cierto y real es que este tipo de cosas en el fútbol, existen. En los clubes chicos y en los grandes. Cuando se está en mala racha o cuando se necesita conseguir un resultado, se recurre a lo que hay mano...

El rectángulo donde se pusieron las velas.
Este tema está tan expuesto que hasta el brujo Manuel apareció en Estudiantes y en Independiente, y sigue "trabajando" como si nada. El Bichi Borghi, cuando era entrenador de Boca, había llevado un "amigo" para hacer una "limpieza", lo cual fue rápidamente descubierto por la prensa.

 
Ni que hablar en la época de Alfio Basile en el Xeneize, cuando no podía existir ningún gato negro en el predio de Casa Amarilla, como sí había y que, extrañamente, desaparecieron de un día para el otro.

Creer o reventar, dirían las abuelas...

Fuente: Cronica

 

Te puede interesar